viernes, 22 de febrero de 2013

¡QUÉ MANERA DE COMPLICARME LA VIDA!




En cuanto Miguel se ha ido a trabajar he llamado a Nekane utilizando el numero con el que ella me llamó, me ha salido la Gema esa o como quiera que se llame. He preguntado por ella cortando cualquier conversación con esa tipa que se empeñaba en saber de mí. La voz de Nekane me ha alarmado, me ha pedido que vaya a buscarla. La he sentido más sola y perdida que nunca. Sin saber cómo lo voy a hacer le he dicho que sí.

Al momento he llamado a Luisa que enseguida ha venido a casa. Después de escuchar todos los despropósitos contra ella habidos y por haber, que ya sé que son con razón. He preguntado.
-¿qué vamos a hacer? Tanto que se os llena la boca hablando de que la familia siempre unida bla, bla, bla, ¿la vamos a dejar colgada?
-hay que hablar con Fermín, él decidirá.
En eso estábamos cuando a aparecido Miguel extrañado de que aun no haya ido a trabajar. Le he explicado los motivos.
-¿quieres ir a por ella?
-¡sí!
-muy bien, mañana vamos.
Ha dicho con una frialdad tremenda, me he quedado con mal cuerpo y un sentimiento de culpa horroroso. Ha salido dando un portazo. ¡Vaya manera más idiota de complicarme la vida! He pensado. Al momento he llamado a Nekane y acto seguido ¡a trabajar para que otros cobren! ¡Como me fastidia eso!
Fermín se ha presentado en la oficina un poco enfadado, dice que él irá a buscarla, me he alegrado al saberlo, al fin y al cabo él es su familia, yo no. Imagino que Miguel ha hecho algo al respecto. No he querido enredar más en el tema.
Lo curioso o no es que en el hotel nadie pregunta por ella, me parece muy triste, aunque se lo merezca. Es lo que hay.
Al salir del trabajo he parado en el pueblo para tomar algo con Miguel, sé que le gusta cuando voy, estaban las chicas de la cuadrilla. Se ha corrido la voz sobre el paradero de Nekane, por mi parte desde luego no, todo el mundo sabe que está en Burgos, con quien está, se empieza a especular sobre el futuro del bebe. De tal palo tal astilla…. Que se puede esperar con la vida que a llevado… que si la historia, de la que nadie sabe casi nada, se repite….. que si pobre padre de la criatura.. Que si, que sí. Asqueada como no veía a Miguel me he ido a casa, allí me lo he encontrado, con una cara de preocupación importante.
-lo siento.
He dicho pensando que yo era el motivo de su preocupación
-te quejarás tu de cómo vives
-no tengo ninguna queja.
-no hemos solucionado el problema de un desahucio y ya tenemos otro.
-¿podemos hacer algo?
-apoyar.
-ahí estaré.


Hasta mañana. Agur.


MARIAN
Publicar un comentario