viernes, 23 de septiembre de 2011

PENSAMIENTOS TONTOS



Estaba holgazaneando en el sofá, sin ganas de nada, ni de ir al pueblo a comer, ni de ver la tele, de hecho rara vez la pongo, ni de sentarme delante del ordenador, cosa extraña, pues es mi mejor entretenimiento. Con al pijama puesto, esperando que el día pase rápidamente y sin molestar demasiado, mirando al techo sin pensar en nada en concreto, eso se me da bien. Va necesitando una mano de pintura, ya se hará, a las paredes también les vendría bien una manita de pintura, es por el tabaco, mira que es sucio, no quiero ni pensar como estarán mis pulmones, negros como el carbón, de algo he de morir, ¡vaya pensamiento más gilipoyas! Porque claro que moriré a causa del tabaco pero será una muerte lenta y dolorosa, como relatan los mensajes que ahora les ha dado por poner en los paquetes,  las fotos ¡tela! Ahora, digo una cosa y no es por hacer humor negro, pero el tipo de la boca, esa foto de una boca muy asquerosa digo, aparte de fumar ese o esa no se ha lavado los dientes en la vida, no ha pisado un dentista ni de lejos, es un dejado. Yo fumo, como un carretero en este momento, pero mi dentadura está bien, quizá un poco………
Ya está el pesado del teléfono dando por saco. Miguel.
-¡hola!
-hola.
-te estoy esperando para comer.
-me duele la cabeza.
-ya te llevo una aspirina.
-no, prefiero quedarme tranquila en casa.
-voy a buscarte.
- estoy en pijama y no pienso vestirme.
-tienes diez minutos para cambiar de opinión, voy a buscarte, si quieres salir en pijama por mí no hay problema.
-no pienso salir.
-yo creo que sí, muñeca, decide en pijama o vestida.
-no te empeñes que no pienso salir, no tengo buen día.
-ya, por el tono en que me hablas ya me he dado cuenta, voy a buscarte.
-¿en qué tono te estoy hablando?
-¿estás con la regla?
-¿cómo?
-Qué si estás con la regla o a lo mejor te tiene que bajar o a lo mejor estás menopáusica, nunca hemos hablado de eso.
-para mi desgracia sigo con regla o periodo, pero no estoy con el semáforo en rojo, ni lo espero de momento, aunque nunca se sabe, mis reglas llevan su ritmo, son independientes, vienen y van cuando les da la gana.
-entonces tu mal humor no tiene nada que ver con la regla.
-¡NO!
-entonces necesitas hablar.
¿Porqué me atraerán los hombres que no aceptan un no por respuesta? ¡Qué pesadez!
-me duele la cabeza.
-no te estoy pidiendo sexo, no necesitas esa escusa. Posiblemente si hablases un rato conmigo se te pasaría sin aspirina ni nada ¿qué tomas para el dolor de cabeza? Es para estar preparado.
-nada, dejo que pase solo.
-mala idea, está claro una charla te vendrá bien, voy para allá.
-ven si quieres pero no pienso salir, ni voy a cocinar, un café como mucho te puedo preparar, nada más, así yo que tu comería.
-nos quedaremos los dos sin comer.
¡Joder! De verdad ¡qué paciencia tengo que tener! Luego dirán que soy desagradable, ¡no me hacen ni puto caso!
-tu mismo.
No me pienso vestir, si no le gusto en pijama, que mire para otro lado, de casa no me muevo, diga lo que diga. A lo que iba, ¡ah sí! lo de mi dentadura, decía que está bien, un poco amarillenta, eso sí, algún día iré al dentista a blanquearla, de momento no, ¿para qué? En dos días otra vez amarillos, no merece la pena, de eso a dejar que se te pudran hay un largo camino.
Ahí está el pesado de Miguel, no pienso salir, diga lo que diga.
-¿así es como piensas salir?
-que no voy a salir.
-te espero en el coche, tengo exactamente hora y cuarto libre, me gustaría pasarla contigo no en el coche esperando, se me va a hacer un poco largo.
¡Y se va! Estas situaciones me ponen negra, de verdad, me dan unas ganas de salir y pegarle cuatro gritos, no lo hago, porque no me conoce todavía, lo mismo se asusta, que si no me escucha. ¡Joder, joder, joder! ¿Por qué me gustarán los hombres mandones? Si a la que le gusta mandar es a mi ¡coño! Vamos a darle un poco de tiempo a que se confié, ya lo pondré yo en su sitio. De momento no me queda otra que vestirme y salir. ¡Con lo a gusto que estaba yo pensando en chorradas!

Hasta mañana. Agur.

MARIAN

Publicar un comentario