viernes, 29 de abril de 2011

¿COMO ES TU MUJER IDEAL FISICAMENTE HABLANDO?

-Es la última vez que meto mi coche por aquí.
-dijiste lo mismo la ultima vez, arréglalo, no sé a qué esperas.
-a tener tiempo.
-¿lo vas a arreglar tu? Manda a que lo hagan.
-ya veremos, aunque mande a alguien, tengo que venir.
-tú mismo.
¡Pero qué desaborido está! Y qué guapo, le veré tan guapo porque estoy enamorada o porque lo es, ¡qué tontería! Siempre me ha atraído, cuando le veía en el pueblo, yo también le observaba, siempre iba pendiente de mirar si estaba. Yo estaba en otro momento, no sé si hubiéramos tenido algún tipo de relación, me hubiera enamorado de él, a lo mejor sí, lo que sí es cierto es que si me fijé en él, nos limitábamos a saludarnos y mirarnos. Cuando me quede sola, ya no estaba para nada, ni para miraditas tontas, aunque no le saludase ni le mirase directamente, iba pendiente de si estaba o no, no sé porqué,  en eso momento por lo menos no sabía porque lo hacía. Si llego a saber lo que se hoy, en fin, no se puede volver atrás. Cuando empecé a encontrármelo, todos los días a la misma hora delante de su casa, aunque no le saludase ni le mirase, iba pendiente de si estaba o no, pocas veces faltó a su cita, como él dice, el día que no lo veía, algo me faltaba ese día, mira que me volví antipática, en fin, pasado. Claro que es guapo, es guapísimo, soy afortunada, tengo buen gusto para los hombres, ¡qué tontería! Todos en los que me he fijado son guapos.
-qué pasa contigo que me miras con esa sonrisa.
-nada, estaba pensando si de verdad eres guapo o te veo guapo porque estoy enamorada de ti.
-¿qué conclusión has sacado?
-que eres el hombre más guapo del planeta.
-es porque me miras con buenos ojos.
-no, soy afortunada, tengo buen gusto con los hombres. ¿Cómo te gustan a ti, físicamente hablando las mujeres?
-tu
-olvídate de mi, como si no existiera, ¿en qué tipo de mujer te sueles fijar?
-esto sí es una conversación tonta.
-vale, pero contesta, todos nos fijamos en alguien por algo ¿cómo es para ti la mujer perfecta físicamente hablando?
-tu
-antes de conocerme, no te vayas por peteneras, ni me digas lo que yo quiero oír, se sincero
-no sé a dónde quieres ir a parar, me gustan todas.
-altas o bajas, rubias o morenas, fuertes o delgadas, chico no es tan difícil.
-depende.
-me quieres contestar, me pone negra que no quieras contestarme.
-vaya tontería de conversación.
-rubias o morenas.
-si lo que quieres saber qué es lo primero que miro a una mujer, el trasero o la delantera, según me pille.
-vas directo al grano, sin tonterías.
-sí, que quieres que haga, es así, me da lo mismo que sean rubias o morenas ¡qué más da! Una mujer tiene que ser femenina en su comportamiento, en sus andares, no me gustan fuertes, pero tampoco muy delgadas, a ti dos o tres kilitos más te vendrían bien, lo siento no haber preguntado.
-yo empeñada en comer lechuga.
-no me escuchas, ¿Cuántas veces te he dicho que dejes en paz el michelín?
-es feo.
-es sexi.
-ya, pero no hablemos de mi, hablamos de las mujeres en general
-la pregunta te la hago yo a ti ¿Cómo te gustan los hombres?
-yo lo tengo claro, lo primero que me fijo es en los ojos, en la mirada, si eso me llama la atención, vamos bien, si encima es moreno, un poco más alto que yo, y la sonrisa, eso también es importante para mí, me fijo en las manos, tiene que ser fuertes, masculinas, deja de mirarte las manos, ayúdame a recoger todo esto.
-luego, tenemos cosas más importantes que hacer ahora.
-¿por ejemplo?
- deja las bolsas, luego ya recogeremos, te voy a enseñar in situ, qué me gusta de las mujeres en general y de la mía en particular.
-vaya, y eso que la conversación era tonta.
-hace rato que ha dejado de ser tonta, ahora me interesa ¿por qué te has puesto ese niky?
-porque hace calor.
-ya, el tirante se te cae solo o haces tú que caiga.
-a ti que te importa eso.
-mucho, me tiene intrigadísimo, contesta y se sincera.
-me corta hablar de estas cosas, una cosa es que haga cosas para llamar tu atención y otra que le lo cuente. Ya te lo dije el otro día.
-¿qué diferencia hay entre el otro día y hoy?
-que el otro día necesitabas que te animase,  hoy ya estas animado.
-se te ha vuelto a caer el tirante.
-vaya…..
-ven, deja eso. ¿Quieres que te cuente la versión censurada de Heidi y Pedro? Lo que hacían cuando el abuelo se iba a vender los quesos.
-¿qué quesos?
-ven siéntete a mi lado que te lo cuento, otro día te contare lo que hacia el abuelo cuando decía que iba a vender los quesos.

jueves, 28 de abril de 2011

AMOR O ENAMORAMIENTO

-¿Quieres conducir tu?
-¿yo? Ni de coña, ¿estás cansado? Tienes mala cara.
-estoy agobiado, necesito desconectar, ¿tomamos algo antes de ir para allá?
-sí, tenemos que pasar por la tienda.
Marian entró en la tienda, mientras Manuel iba al bar. No llevaba cinco minutos cuando Manuel ya se asomaba  por la puerta de la tienda.
-qué ¿tenemos para mucho?
-no, ya voy, es que Idoia se me enrolla.
-ya, ya, no sé que le haces, pero no puede marcharse del pueblo sin venir a verte. ¿Habéis terminado ya de confesaros?
-me ha dicho Marian que os vais a Paris, quince días.
Risas por toda la tienda.
-ya caerá algún día. Vamos  o qué.
-agur a todos, que me voy rumbo a las montañas con Heidi, perdón con Pedro.
-¿quieres un café? – dijo Manuel  ya en la calle.
-no, da lo mismo.
-no se puede aguantar el gallinero que hay en el bar. En este pueblo las putas mujeres se pasan la mañana en el bar, solo les ha faltado preguntarme qué hago a estas horas en el bar y solo.
-eh… ¿qué pasa? En el bar es donde se arreglan las cosas del pueblo, ¿qué te habías pensado? Ni alcalde ni nada, ¿les has dicho porque estabas en el bar?
-no faltaba más que eso, explicaciones les voy a dar yo.
-haber dicho que nos íbamos a Paris, no sabes, Manuel, hay que informar poco y mal.
-de eso ya te encargas tu.
-vámonos que ya veo que necesitas irte de aquí urgentemente. Apaga el teléfono.
-no puedo hacer eso.
-si que puedes, necesitas desconectar, apágalo y dámelo. Ya me encargaré yo, me lo das o te lo quito, elige.
-te lo doy, pero encendido.
-no, me lo das y punto pelotas, ya llamaré un par de veces al día. Si se queman los hoteles, que soplen, si se inundan que naden, clientes incluidos. No puedes seguir con el ritmo que llevas, relega un poco, en una semana no se te va a hundir los negocios, dame ese teléfono, como hay un dios que te lo quito.
Por fin le dio el teléfono, está agobiadísimo, no puede ser, no sé que está pensando, ojalá lo supiera, pero lo que si percibo es su malestar, voy a quitarle lo que sea de la cabeza.
-¿tú estás enamorado?
-¿cómo?
-contesta sí o no, no es tan difícil.
-es que no se si te he entendido bien.
-que te digo, que si estás enamorado.
-supongo que sí, qué pregunta más tonta.
-oye no te pases, lo tienes que tener claro, si o no.
-yo creo que sí.
-no se puede vivir sin amor.
-confundes el amor con el enamoramiento, no es lo mismo.
-¿no?
-no, el enamoramiento dura poco, el amor si es de verdad toda la vida.
-pues yo sí que me siento enamorada.
-no avanzas, yo quiero algo más.
-¡qué dices!, yo estoy enamorada y te quiero, ¿tú no estás enamorado? ¡Vaya! Yo que pensaba tener una conversación tonta contigo, me estás dejando hecha polvo.
-eso es tu inseguridad, no creo que haya dicho nada,  para que te sientas así. No es una conversación tonta, es muy interesante.
-ya no pienso decir nada, haber si ahora va a resultar que tu lo único que quieres es sexo.
-sexo y algo más. La primera vez que me fijé en ti, me gustaste físicamente, no tiene nada que ver con ser guapa o fea, estar buena o no, me llamaste la atención, sin más, entonces solo buscaba sexo, si hubieras estado libre, te hubiera tirado los tejos hasta conseguir mi objetivo. Hasta ahí ¿de acuerdo?
-no me lo contaste así, esa versión yo no conocía.
-Luego a base de observarte, verte por el pueblo, me fui enamorando, cada vez me interesabas más, ya me iba apeteciendo conocerte más de cerca, pero al final todo se reducía a sexo, como no te vi muy interesada, nunca hice nada, observarte, tú me mirabas , me saludabas y punto, seguías tu camino, siempre enganchada al teléfono, por cierto, luego te quedaste sola, la casa cambió, dejaste de mirarme, a mí y a todo el mundo, yo cada día me sentía con más ganas de llegar a ti, de conocerte, me fui enamorando, casi sin darme cuenta. Lo que tiene el enamoramiento es que tienes ganas de sexo, idealizas a la persona, todo es fantástico en ella, en eso consiste el enamoramiento, ni más ni menos, no te deja ver como es la persona en realidad. El amor es mucho más que todo eso, me estoy poniendo tonto, cuando conseguí acercarme a ti y fui descubriendo lo que había detrás de esa pantalla que te pones, fue cuando empecé a quererte, cada cosa que descubría de ti me gustaba, descubrí a una mujer de los pies a la cabeza, eres de las pocas mujeres reales que conozco que es mucho más bonita desnuda que vestida, metafóricamente hablando y físicamente, el primer día que te vi desnuda, ¡madre mía! Me quedé fascinado, no solo porque estuviera enamorado y con  ganas de sexo, lo que esconde esta mujer, pensé. Las mujeres os vestís y os presentáis ante los hombres intentando aparentar, que sois fantásticas, que sois atractivas, todas esas cosas que hacéis para impresionar a un hombre, pero tú eres distinta, hablo desde mi experiencia, no me había enamorado nunca, no soy enamoradizo, tú en vez de mostrar tus encantos, te los guardas, los reservas, solamente los muertas a quien tu quieres, lo cual me encanta, por cierto. Te muestras completamente diferente a como eres.
-¿dices que no estás enamorado? Solo una persona enamorada puede hablar así.
-es amor, no enamoramiento.
-tu confundes el enamoramiento con la atracción física.
-no, yo me he sentido atraído por muchas mujeres, por su físico, por lo que sea, siempre he sido muy sexual, los hombres somos así, como animales, necesitamos copular,  si la hembra acepta, pues ya está, y si no buscas otra. Eso se llama atracción física, o sexual más bien, cuando te enamoras, dejas de fijarte en otras mujeres, o lo haces de distinta forma, en tu cabeza está ella, como me lo pusiste tan difícil, claro que tuve sexo, con cualquiera que cayese, pero en mi cabeza estabas tú. Ahora, eso ha cambiado, sigo mirando a las mujeres, pero se reduce a eso, no me apetece sexo con ninguna, solo contigo, quiero mucho más que sexo contigo, lo quiero todo, quiero mi vida a tu lado, compartirlo todo contigo, necesito tenerte cerca, se reduce a que lo quiero todo de ti.
-yo sigo pensando que estas enamorado.

miércoles, 27 de abril de 2011

TE ECHO DE MENOS

-¡hola guapo! ¿Qué haces?
-limpiando y ordenando, tengo el garaje hecho un desastre.
-estás lleno de polvo.
-quítamelo, últimamente no me quitas el polvo.
-¿qué dices?
-lo que oyes, me tienes desatendido.
-eso no es cierto ¿por qué dices esas cosas?
-¿Cuánto hace que no me esperas de forma especial? Me gusta pensar que haces esas cosas pensando en mí.
-las hago pensando en ti, ¿crees que es casualidad que muchos días lleve solo el albornoz? O que aparezcas justo en el momento en el casualidades de la vida estoy poniendo la lavadora con la ropa que llevo puesta, o cuando me vuelvo muy torpe y las cosas se me caen y al agacharme te des cuentas de lo que me falta, o cuando estoy indecisa sobre que ropa ponerme por la mañana y me visto y desvisto un montón de veces, sabiendo que me estás mirando.
- necesito que hagas esas cosas para mí.
-hago muchísimas cosas para llamar tu atención, para que me mires, ¿porqué  crees que mariposeo tanto delante de ti? Porque sé que me estás mirando y me encanta. Bueno espera me he equivocado, yo no mariposeo, voy de aquí, para allá.
Manuel rió a carcajadas complacido.
-ya sé que últimamente ando muy metida en mis historias,  que igual no estoy tan atenta contigo como siempre, pero sigo deseándote como el primer día, siempre voy a hacer cosas para llamar tu atención, me encanta cuando me miras con esa sonrisa maliciosa que pones cuando te provoco o la cara que pones cuando se supone que me pillas en alguna postura indecorosa, que casi siempre son planeadas, por cierto.
-estoy echando de menos esas cosas, ¿cuánto hace que no te sientas en el sofá conmigo por las noches? Te sientas delante del ordenador, es como si no estuvieras, nena, necesito tus atenciones, me gusta que te quedes dormida en mis brazos cuando estamos en el sofá. ¿Por qué ya no te metes en la cama a la vez que yo?  No me puedo dormir hasta que no me abrazas. Te estoy echando mucho de menos.
-lo siento, no se va a volver a repetir, me paso el día escribiendo sobre ti y luego no te hago caso, cuando eres lo único que tengo en mi cabeza.
-¿nos perdemos por ahí una semanita los dos solos?
-me encantaría, ¿una semanita en la cabaña?
-por ejemplo  o donde sea. Necesito dos días para dejar organizado el trabajo y nos vamos. ¿Me quieres?
-más que a mi vida, eres todo lo que necesito.
-tengo día tonto hoy, necesito ración extra de atenciones. Normalmente te das cuenta sin que tenga que decírtelo.
-ando un poco despistada, ya sabes cómo soy, esta semana de vacaciones, va a ser toda dedicada a ti, te voy a cansar, vas a necesitar otra semana para descansar, no vamos a salir de la cama.
-podemos empezar ahora ¿no tienes una lavadora que poner?
-sí, precisamente estaba pensando en ello, por cierto la tubería del la fregadera está  atascada. Tendrás que desatascarla.
-¿de qué estamos hablando, nena?
-no me mires así, esto…… lo que yo quería decirte es que, bueno ya sabes…
-no sé de qué me hablas, dilo. Te estás poniendo roja, dime lo que estás pensando, me va a encantar.
-es que si me miras así, no puedo, me acabo de meter yo sola en un berenjenal.
-así es, así que suéltalo, no me dejes con las ganas, dilo ¿quieres que haga de fontanero?
-el otro día no se que le hacías al coche, tenias medio cuerpo fuera, se te marcaba todo el paquete, no veas las tentaciones que tuve de ir a tocarte,  me dio un morbo, que no me mires así, me corto.
-joder, nena, no te contengas, coño, eso se piensa y se hace.
-estabas en la calle, cuando sacaste el cuerpo de debajo, tenias la cara un poco manchada de grasa, te hubiera desnudado ahí mismo.
-¿te gustan los mecánicos grasientos?
-no, no te equivoques, me gustas TU, con mayúsculas, estas cosas solo se me ocurren mirándote a ti, no te rías.
-que no me ría dice, mira con lo que me viene ahora, madre de dios, eres lo mejor que me ha pasado en mi puta puta vida, si me rio, claro que me rio, de satisfacción, te echo tanto de menos.

domingo, 24 de abril de 2011

¿ME ESTARÉ VOLVIENDO LOCA ?


ESTA ES UNA ENTRADA ANTIGUA, PARA COMPARAR COMO ERAN ANTES MIS AISLAMIENTOS, COMO DICE MANUEL, EL ULTINO A IDO MUCHO MEJOR, LO DEJO A VUESTRO CRITERIO. UN BESO A TODOS.
LOS MOTIVOS POR LOS QUE LA ENTRADA COMIENZA EN UN HOSPITAL, ES PORQUE AVECES, LOS NERVIOS Y LAS MALAS EXPERIANCIAS POR ALGUN LADO TIENEN QUE SALIR, Y YO PARECE SER QUE TENGO LA MALA IDEA DE AUTODESTRUIRME, INCONSCIENTEMENTE, NO OS ASUSTEIS.
Se quedó sola ¡qué le den! ya vendrá.Se quedó dormida enseguida.
Pasó una semana, más muerta que viva, deseando que su cuerpo perdiese la conciencia, pero no lo consiguió.Estuvo completamente sola, nadie fue a visitarla, ni sus hermanas.-Vuelvo a estar aislada, mejor,así no se sufre, ni tengo que estar todo el dia dando explicaciones de lo que hago, o digo.Mejor sola que mal acompañada, a la mierda con todo el mundo.-
Los primeros dias se los pasó durmiendo practicamente todo el dia.Venian los celadores para ayudarla a levantarse, y volvia a dormirse en el sillón.
Hasta que desapareció el sueño por completo, y ya casi no dormia ni a la noche.Pidió algo para poder dormir, pero el médico le dijo que si se pasaba el día durmiendo era normal que a la noche no yubiera sueño
Empezó a moverse poco a poco por la habiatación,Se levantaba y se duchaba No ulilizaba nada de lo que Manuel le habia comprado, se vestia con los camisones del hospital,No salia de la habitación, se sentaba en la repisa de la ventana mirando la calle, no sentia nada, ni bueno ni malo, su cabeza estaba vacia.Los primeros dias lo poco que estubo despierta , si pensaba en él, incluso hubo dias que le pareció hasta verle, pero ya no, le daba todo lo mismo, pasaba el dia sentada esperando que anocheciera para meterse en la cama y dormir.Comia lo justo para que el estomago no la molestara.ya que era lo unico que parecia funcionar, era la unica sensación que tenia,hambre. La ducha diaria tambien se habia convertido en otra necesidad, si no se la daba se sentia incómoda.No tenia más sensaciones que esas, su cerebro habia dejado de funcionar, era lo mejor, no habia vida, pero tampoco sufrimiento.
A los nueve días vino el médico con el alta.
-aquí ya no podemso hacer nada más por ti, Si quieres hablo con siquiatria y antes de irte vas ha hablar con ellos.
-no. Lo que quiero es irme a mi casa.
-en tus manos queda , piensalo.
Se vistió, metió todo lo que habia en el armario,en la maleta y esperó a que viniera la enfermera con los papeles.
Salió del hostital, no llevaba dinero , la cartera estaba en casa.
Cogió un taxi con la intención de pagarle cuando llegase a casa. De camino se dió cuenta de que tampoco llevaba las llaves de casa-pues vaya. Tendré que pasarme por las VentasII-eso si que no le hacia ninguna gracía, tendria que ir a rebajarse y pedirle las llaves.Verle en ese momento era lo ultimo que queria, pero no habia más remedio,Cuando empezó a subir por la pista que llevaba a las VentasII empeó ponerse nerviosa, no sabia que se iba a encontrar, posiblemente no quisiera ni verla,Ni tan siquiera sabia si lo encontraria allí.
No iba a hablar con él. No tenia nada que hablar, ya habia quedado todo claro.
Salió del coche dejando sus cosas en él.Habia ido muy pocas veces desde que Manuel habia cogido el hotel, Entró, no le sonaba la chica de recepción que la saludó cordialmente.
-Manuel?-dijo por todo saludo, y muy secamente.
-ahora mismo le aviso.
-dile que soy Marian y que llevo mucha prisa.
Le entraron ganas de llorar,Lo vio aparecer enseguida y se le cayó el alma a los pies. Tenia ante si un hombre envejecido, seguia con las manchas negras debajo de los ojos, le habian salido muchas más canas, lo peor eran los ojos, estaban tan muertos como su cerebro.Habia adelgazado muchisimo.
-vamos a la oficina - le dijo agarrandola del brazo.
-tengo un taxi fuera esperando, hay que pagarle.
Salió y al momento apareció con sus cosas.
-ven.-dijo sin mirarla.
Entraron en la oficina y cerró la puerta con pestillo.Marian se quedó depies y él se sentó en el escritorio.Ninguno de los dos se atrevia a romper el silencio.
-Ya estás bien?-dijo Manuel por fin.
Hizo un gesto con la cabeza, si intentara hablar lloraria.
-me alegro, ¿qué vas ha hacer ahora?
Por respuesta hizo un gesto con los hombros.No podia ver esos ojos tan tristes,No habia preparado  nada para cuando le viera, pero no se esperaba encontrarlo en ese estado,le faltaba la vida igual que a ella.
-¿quieres que te lleve a casa?
Hizo un gesto afirmativo con la cabeza.
-vamos.
Fueron todo el camino sin hablar,Manuel tenia la mano en la palanca de cambios, deseo tocarsela, poner la suya encima ¿cuantas veces lo habia hecho? no se atrevió.Entró en casa pero no supo que hacer si coger sus cosas e irse o quedarse.
-tenemos que hablar, Marian, vamos a sentarnos, ven-la sujetó del brazo y la conduzco al sofá.-mirame,nena ¿tu crees que así estamos bien?
Negó con la cabeza.Manuel le acarició la mejilla, y ya no pudo reprimir el llanto.Le cogió la mano,
-Tenemos que arreglar esto, te echo mucho de menos, no puedo vivir sin ti,tenemos que arreglarlo .
Afirmó con la cabeza, le acarició la cara.y secó las lagrimas con sus manos.Cada vez que miraba sus ojos se hundia más.Manuel la abrazó ,la envolvió en sus barzos, lloraron juntos, el llanto de Manuel era para ella como cuchillos que se le clavaban en el alma, cada vez se sentia peor, más culpable, tenia la sensación de que llevaba meses sin ducharse, estaba muy incomoda,necesitaba darse una ducha, le parecia que olia mal.Se separó de sus brazos, y se fue al baño, sabia que eran cosas suyas,se habia duchado todos los días, además como una necesidad de la que no podia prescindir,Pero se sentia sucia, no merecia su abrazo, Queria que su cerebro dejase de funcionar otra vez ,era mejor estar muerta que senirse una basura mal oliente.Se sentó en la taza del water sin saber que hacer, no le apetacia meterse en la ducha, habia pasado la sensación de suciedad,no queria quitarse la ropa le daba la sensación de que quedaria desprotegida, de que algo pasaria si se quitaba la ropa y se metia en la ducha,-si por lo menos pudiera dormirme,dejaria de sentir esta sensación que me corroe- cerró los ojos intentando que el sueño llegase, pero no llegaba, era peor, solo veia la tristeza de su mirada.
Manuel entró en el baño.
-hola preciosa-dijo levantando su cara y sonrriendo.
No pudo sostener su mirada,cada vez se sentia más miserable,-tengo que irme a mi casa-pensó-es lo mejor.
-habla conmigo, cariño.
-quiero irme a mi casa.
-esta es tu casa.
-no.
Se levantó, salió del baño, fue a buscar las llaves de casa y salió a la calle.
No habia recorrido ni cien metros cuando Manuel paró el coche a su altura.
-ya te llevo, monta.
Estaba tan cansada y abatida que se montó en el coche sin decir nada.No tenia ganas de encontrarse con nadie por el camino.Manuel volvia a tener la mano sobre la palanca de cambios, deseó poner su mano encima, acariciar su mano.Aguanto las ganas de llorar como pudo.Manuel pasó por su casa sin parar, pero ella no se dió cuenta hasta que ya habia pasado un buen trecho.
-me he montado en el coche porque pensaba que me ibas a llevar a casa, y me he montado en el coche por que no me apetece ver a nadie por el camino.
-ya lo se,No podemos dejar las cosas así, vamos hablar quieras o no. Si tu no tienes nada que decirme, calla, pero vas a tener que escucharme.
-ni voy ha hablar ni te voy a escuchar, has el favor de parar el coche ahora mismo que me voy a bajar.
Dió la vuelta y la dejó en la puerta de casa.Fue derecha a la cocina se tomó una pastilla y subió a acostarse.
El sueño no llegó tan rápido como a ella le hubiera deseado, puso la tele,pero nada.Bajó de nuevo a la cocina y se tomó otra pastilla.Por fin se quedó dormida.
Cuando volvió a abrir los ojos no estaba segura de donde se encontraba,le costó un rato darse cuenta de que estaba en su casa,se levantó fue al baño.No se extrañó cuando se encontró la toalla colocada en su sitio, se duchó se puso el albornoz, sin pensar en como habia llegado allí, cuando antes no estaba.Bajó a la cocina,tenia hambre,tampoco pensó como era posible que hubiera una caja de leche y un paquete de galletas al lado de la cafetera, simplemente se hizo un café y desayunó con las galletas.No tenia ni idea de la hora que era, tampoco le importaba .Sabia que era de noche ,porque por el belux no entraba claridad. Se sentó en el sofá y puso la tele,solo por escuchar algún ruido de fondo,no le interesó lo más minimo la programación, se tumbó e intentó no pensar en nada, tenia esa capacidad, y lo sabia,Le pareció oir un ruido en la casa pero no hizo ni caso, se levantó y cogió un libro, estuvo leyendo hasta que se aburrió, cerró el libro sin acordarse de lo que habia leido, pero habia pasado el rato, esa era la función del libro, dejar que las horas pasasen sin molestarla mucho. Se preparó otro café y se tomó otras dos pastillas, si se extrañó al ver la caja de las pastillas, ella juraria que habia más, pero no le dió mayor importancia, cuando se acaben ya iré a por más.
Subió a la habitación, por el belux entraba ya algo de luz,-creo que está amaneciando-pensó-qué más da-
Puso la tele, se metió en la cama y el sueño no tardó en llegar.
Se despertó con la sensación de haber soñado muchisimo pero no se acordaba de qué,-qué más da-
Se levantó fue al baño volvia a estar todo colocado, no lo pensó, se duchó y bajó a la cocina.Puso ha hacer café y tampoco le dió importancia a que la leche estubiera en la cámara, cuando ella no la habia recogido y que las galletas esta vez fueran de chocolate,desayunó la mar de agusto porque eso si, se despertaba con hambre. Como era de dia abrió las ventanas para ventilar,le molestó la luz del sol,corrió las cortinas y se sentó en el sofa con la tele puesta, se entretuvo mirando un rato la tele,no se le ocurrió preguntarse como era posible que la tele estubiera apagada cuando ella no la habia apagado.Pensó en salir a dar una vuelta, pero descartó la idea, no tenia ganas de ver a nadie y tener que dar explicaciones, no , era mejor quedarse en casa y dejar que pasara un poco más de tiempo.A veces Manuel entraba en su cabeza ,pero lo sacaba de inmediato, no queria pensar en él, se cansará de esperarme y se olvidará de mi, es lo mejor.No tenia ni idea del tiempo que habia pasado desde la ultima vez que le vió,tampoco sabia cuantas horas dormia,lo unico que controlaba eran las horas que pasaba despierta, seis horas, que se le estaban haciendo larguisimas, ya no sabia en que pasar el tiempo, no queria pensar pero su cabeza se empeñaba en traerle a Manuel,Deambuló por la casa intentando encontrar algo con que pasar el tiempo, se acordó del ordenador, pero estaba, se quitó de la cabeza rapidamente la casa de Manuel, Lo tengo todo allí, habia salido de esa casa solamente con las llaves, seguia sin cartera, o por lo menos no recordaba haberla cogido el bolso,o si,-me parece que lo he visto en la habitación de la entrada,no recuerdo haberlo dejado ahí,¡qué más da!-fue a la habitación-lo he dejado ahí y no me acuerdo,da lo mismo, el caso es que está-Se aburrió de dar vueltas por la casa , de ver la tele, de intentar leer sin ser capaz de asimilar lo que leia,Salió al jardín pero ensaguida se dió cuenta de que podia verla su vecina, y de verdad que no tenia ganas de ver a nadie, además el jardín estaba hecho un desastre,cerró las contraventanas, puso la cafetera se comió las pocas galletas que le quedaban, quedaba un cuarto de hora para que pasaran las seis horas , ya no esperó más.Abrió la caja de pastillas,-o me estoy volviendo loca, o me las estoy tomando sin darme cuenta, o qué coño pasa-intentó hacer memoria de las pastillas que se habia tomado-pues no me cuadra, haber si estoy equivocada, y ha pasado más tiempo del que yo recuerdo,¡qué más da!mañana pido hora y que el medico me de más, no me voy a romper la cabeza con esa tonteria.-Se tomó dos pastillas y subió a la habiatción.Puso la tele, cuando se estaba quedando dormida le pareció escuchar el timbre de la puerta, pero no hizo caso.
Se despertó con la sensación de que Manuel habia estado en su cama, pero pensó que lo habia soñado.
Se duchó con él en la cabeza, por mucho que intentó no logró sacarlo.Salió de la ducha-no se que me está pasando, no recuerdo haber dejado el albornoz ahí,¡qué más da!-bajó a la cocina, como era de dia abrió las ventanas para ventilar, al lado de la cafetera habia otro paquete de galletas distinto, se quedó pensando un momento-¿cómo eran las galletas que me comí ayer? yo juraria que me las comí todas,no se, como ando tan despistada a lo mejor no terminé el paquete,pero este está sin empezar,¡claro ahí está! este es otro y ayer no me di cuanta de que habia más-Se hizo el café y desayunó agusto.Pensó en llamar al médico para pedirle más pastillas -no tengo teléfono, aquí ya no hay linea, ¿tendré el movil en el bolso?-efectivamente el móvil estaba en el bolso-¿qué hora es? las siete y media, tendré que esperar hasta las ocho,¿ya tengo ropa para ponerme? no habia pensado en ello, algo habrá, digo yo,se me podia haber ocurido antes y hubiera lavado el chandal, estoy a tiempo, voy a poner la lavadora-bajó a ponerla,delante de la lavadora habia un chandal de Manuel, el que se ponia cuando estaba en casa,antes de que le diera por ponerse el pijama.Para ella fue como si lo tubiera delante,tuvo que aguantar las ganas de llorar,por un momento desapareció la coraza que se habia puesto,lo cogió -por Dios cuanto le estoy echando de menos ahora mismo, si llego a verle no voy a ser capaz de mirarle a los ojos-abrazó el chandal como si fuera él, y lo tiró llorando al cubo de la ropa sucia-¡mierda,¡-sin poner la lavadora subió corriendo a la cocina -no recuerdo que ese chandal estubiera ahí antes,he venido muchas veces a casa y yo creo que no estaba y menos ahí, no puede ser,qué explicación le doy yo a esto, a lo mejor si estaba y no me he dado cuenta, no suelo bajar mucho por aquí cuando vengo, igual estaba y me estoy emparanollando yo sola,¡Cómo le estoy echando de menos!¿qué estará haciendo ahora?ya estará levantado seguro,Tengo que quitarmelo de la cabeza-miró la hora -ya son las ocho ,mejor que me agencie otra caja de pastillas, si no, lo llevo claro.-pero Manuel seguia en su cabeza, su sonrrisa sus caricias.-me voy a tener que ir de aquí, si no va a ser imposible,no voy a poder distanciarme de él,en cuanto lo vea caigo de nuevo,le estoy haciendo daño, no quiero volver a verle en ese estado, con esas ojeras, y esa mirada tan triste, tengo que alejarme, no se a donde voy a ir, pero es mejor que me vaya.-Llamó al ambulatorio para pedir hora, le dieron para las nueve- haber que me pongo, no me llevé toda la ropa,además con todo lo que he adelgazado, seguro que tengo un momtón de ropa de la que me ponia antes.Rebuscó en los armarios y sacó un pantaón vaquero que hacia unos cuantos años que no se ponia,se lo probó y le gustó como le quedaba,era un pantalón que siempre le habia sentado muy bien, dejó de usarlo cuando sustituyó toda su vestimenta por chandals,cuando los utilizaba los llenaba más pero le gustó como le quedaban, encontró un jersey, que tambien podia ponerse, y una botas.-pues ya está, ya tengo ropa para ponerme-sin saber muy bien porque se esmeró en arreglarse, algo estaba cambiando, tenia la sensación de que iba a una cita-¡qué tonteria!¿para qué estoy haciendo todo esto?si solo voy al médico, y lo que tarde en comprar las pastilas y me vuelvo a casa rapidamente,no voy a parar ni por el bar.
Hacia frio, pero el día estaba precioso,El ambulatorio, era una casa pequeña que estaba en el centro,solo habia dos consultorios uno para la emfermera y otro para el médico y una pequeña sala de espera, que daba directamente a la calle,lo malo que tenia era que habia que subir una cuesta, normalmente cuando iba por no tener que subir la cuesta solia ir en coche,aunque por fortuna pocas vaces habia ido,no sabia ni quien era el médico.No estaba segura de la ultima vez que fue,pero tambien fue a por pastillas para dormir, ya que la farmaceutica no se las queria dar sin receta, asi que no le quedaba más remedio que ir, Desde que habia empezado la relación con Manuel no habia vuelto a tomarlas,pero ahora eran vitales para ella,o eso le parecia.Descansó un momento antes de abril la puerta del ambulatorio-¡joder con la cuesta!-pensó-y eso que llevo mucho tiempo sin fumar.-
Abrió la puerta y se encontró con Manuel sentado justo en frente .El corazón se le volvió loco.
-¡hombre Marian!-le saludó sonrriendo.
Se quedó parada mirandole-qué guapo está-pensó
-hola-contestó intentado disimular.
Habia cambiado la expresión de su cara, seguia teniendo ojeras,pero sin manchas negras,las canas le sentaban de maravilla,su mirada tambien habia cambiado,no habia brillo en sus ojos, pero ya no estaban tan tristes.Dejó un banco de separación y se sentó.
-¿qué haces por aquí?¿no estás bien?yo te veo guapisima.
No pudo evitar sonrreir.
-nada, una tonteria, vengo a por unas recetas.¿y tu?
No podia dejar de mirar sus ojos
-una bobada que no se si me va a poder solucionar, pero vengo de todas formas.
-¿qué te pasa?-la estaba atrayendo como un imán.
-una tonteria,el corazón que a veces no va como antes, vine el lunes y me dijo que ella no podia hacer nada.Voy a ver si hoy consigo que me haga caso.
-¿no te ha mandado hacerte ninguna prueva?
-no, dice que es mal de amores, y que ella no puede hacer nada.-le dijo sonrriendo.
Marian se rió.
-que bobo eres.-si la seguia mirando así a la más minima iba a caer en sus brazos.
-ya pasará,todo es cuestión de tiempo, ¿no te parece?-le dijo serio.
-si, supongo que si.
Entró otro vecino en la sala de espera.
Se pusieron a charlar los dos.Manuel estaba especialmente simpatico ese día, no hacia más que sonrreir,
-hace mucho calor aquí-se levantó para quitarse la cazadora.
Llevaba la miama ropa que ella le habia sacado el dia que se casaron, un pantalón negro vaquero que le sentaba de maravilla y una camisa blanca,Dejó la cazadora en un asiento y volvió a sentase, siguió hablando con el vecino, sin ni tan siquiera mirarla.-Esto no es casualidad, aquí esta pasando algo¨,Pero él no sabia que yo iba a venir , o si, muy capaz de haber estado pendiente, me estoy poniendo mala, si está aquí por mi¿porqué no me mira?si se cree que así va a conseguir algo, lo lleva claro el capullo este.-
El médico salió llamarla.
Antes de hacerle la receta le dió una charla de como debia comportarse, con un riñon se vive perfectamente, pero habia que cuidar el que le quedaba y más teniendo en cuenta de que ya le habia dado algun problema,tenia que llevar una vida lo más sana posible, debia de cuidarse y mucho.No podia seguir tomando pastillas a la buena de Dios,Solo quiso hacerle una receta, cuando normalmente le hacia unas cuantas
Hizo como que la escuchó, no le replicó practicamente nada,la dejó hablar y cuando tuvo oportunidad y ya con la receta en la mano salió de la consulta.-tu me vas a decir a mi lo que yo tengo que hacer -pensó-lo llevas claro, ya conseguiré las pastillas por otro lado,por internet seguro que las consigo sin tener que dar ninguna  explicación.
Manuel hablaba en euskera con el vecino.
-bueno yo ya he terminado, ya me voy, que no sea nada lo tuyo,-le dijo sonrriendo-Hasta luego-se despidió de los dos.
-gero arte, Marian- le contestó él
Salió del ambulatorio, mirá la hora, era pronto.La farmacia no estaba abierta aún, -¡qué guapo está!-tenia el estómago lleno de hormigas,-tengo que dejar de pensar en él, como sea-tenis en su cabeza sus ojos y su sonrrisa-¡qué dificil,! con lo que le estoy echando de menos, necesito un cigarro.-El bar tampoco estaba abierto- en este pueblo todo se abre a las diez, desde luego mucho no madrugan.-Se sentó en un banco de la plaza a esperar, no merecia la pena irse a casa,además el día era precioso, se sentó al sol,para poder sentir su calor.Pasó Manuel en el coche ,la saludó con la mano, pero no paró.-está jugando conmigo,lo lleva claro, no pienso ir donde él, capullo.Necesito un cigarro ¡ya!
Pasó la farmaceutica que también la saludó con la mano, esperó un poco, antes de ir. Según se iba acercando vio a Manuel en la puerta esperando.
-¡hola Marian!o no nos vemos o nos vemos a cada momento.
-ya ves, cosas de la vida-dijo sonrriendo.-no voy a entrar en su juego, este ya sabe que iba a venir a la farmacia, se ha debido de pensar que soy gilipollas.-pensó.
Como él habia llegado antes le dejó pedir, sacó una receta del bolsillo-algo tendrá,no se lo creee ni él, a saber lo que le ha dicho al médico para que le haga una receta,seguro que le ha dicho que le duelen los huevos, este es muy capaz-tuvo que aguantar la risa, se dió la vuelta y se puso a mirar las estanterias que habia.
Manuel hablaba con la farmaceutica en euskera, como parecian que la ignoraban volvió al mostrador y dejó su receta encima, la miró entró para dentro y saco las pastillas.
Marian sacó la cartera,llevaba doscientos euros-yo nunca llevo tanto dinero,esto es cosa de este-se quedó un momento pensando antes de pagar, miró de reojo a Manuel que la sonrrió.Sacó un billete pagó y salio de la farmacia-¿cuando me ha metido ese dinero en la cartera?-le dió por reir-habrá sido antes de que saliera de su casa, quiero pensar.Ultimamente ando muy despistada, pero esoy segura de que yo no he metido ese dinero en la cartera,¡qué más da!-tenia ganas de reir,no sabia muy bien por qué,pero agusto habria echado una carcajada..
Entró en el bar, pidió un café y un paquete de tabaco-me parece que de aquí en adelante me lo voy a encontrar por todos los lados-sonrrió, se tapó la boca para que nadie la viera.
Lo vió pasar en el coche- a que viene- estuvo pendiente de verlo entrar en el bar, se iba a hacer la tonta, se levantó a por el periódico para disimular.Manuel no vino, se sintió un poco desilusionada-que le den-Terminó el café y salió a la calle, mirando por todos los lados deseando verle,pero no lo vió por ningún lado.
No le apetecia meterse en casa, pero no tenia muchas altenativas, o tiraba para la zona de la casa de él, o subia cuestas, o tiraba para la zona de su casa,Tiró para su casa,pasó de largo y fue hasta la ermita, pero no daba el sol aún y hacia mucho frio, desandubo lo andado y se fué a casa, se le caian las paredes encima,- no me puedo quedar a quí, tengo que salir ¿qué hago?no pienso ir a su encuentro,Podia coger el coche y perderme un rato por ahí, pero para eso tengo que ir a su casa, y el coche no es mio,es suyo,no creo que deba entrar en esa casa sin estar él, al fin y al cabo es suya, pero mis cosas están ahí,¡qué más da! puedo prescindir de todo eso.Pero resulta que es mi marido-sonrrió-lo suyo es mio, puedo ir cuando quiera, y coger mis cosas,y el coche me lo regaló, es mio.santa rita ,rita, lo que se da no se quita- se rió sola.-¡por Dios, cómo le estoy echando de menos!lo que daria ahora mismo por que estubiera aquí, pero no le voy a llamar¡capullo! se está haciendo el interasante,lo lleva claro-cerró los ojos-me estoy poniendo mala.Voy a la tienda, tendré que comprar algo para comer, aquí no hay nada.
Salió de nuevo y fue a la tienda, hizo una buena compra, charló un roto con la chica de la tienda. Iba muy cargada, llebava en la mano un pak de leche, y de repente le vino a la cabeza-de donde han salido las galletas  que me he estado comiendo y la leche y el café-le entró la risa ,ni la reprimió-la madre que lo parió ha sido él,¡será capullo!-fue todo el camino riendose, sola.-ha estado entrado en casa mientras yo dormia..¿Pero como no me he dado cuenta antes?salí de su casa solo con las llaves, el bolso tambien me lo ha dejado él, ahora si que me acuerdo perfectamente, yo no lo he dejado ahí,, ni tampoco el chandal de delante de la lavadora¡por favor!¿cómo es posible que no me haya dado cuenta hasta ahora?si yo no he fregado ningún baso,¿cómo es posible que todos los días me lo encontrase fregado y en su sitio?la madre que lo parió-Entró en casa riendose-¡será posible!me apostaria el cuello que me ha estado quitando pastillas, seguro, no me estaba volviendo loca ¡madre mia!cómo le estoy echando de menos¡será capullo!y yo tonta del culo.¿habrá estado en casa mientras yo he estado fuera?-se dió una vuelta por toda la casa-¿y el albornoz y la toalla?yo misma lo retiré todo cuando nos fuimos al otro lado,y me los he encontrado todos los dias en su sitio cuando yo los dejaba tirados encima del bidé, ahí donde están ahora,¿pero cómo es posible que no me haya dado cuenta?
Se pasó un buen rato riendo sola,Estuvo tentada de llamarle, pero no.-ojalá viniese,tengo que verlo, seguro que me lo encuentro en el pueblo-salió de casa.
No lo vió por ningún lado, entró en el bar pidió otro café y se sentó a esperar, en algún momento seguro que aparece.No tardó mucho en verlo pasar con el coche.-seguro que entra,lo llamó mentalmente-
Lo vió pasar andando, entró en el otro bar-¡vaya!.-.Terminó el café y salio.Pasó por delante del bar, pero o no la vió o no le dijo nada. Fue hasta la farmacia, compro una aspirinas y volvió a pasar, se lo encontró apoyado en la puerta.
-¡hola Marian!-le dijo sonriendo.
-¡hola Manuel!¿qué haces?
-¿te apetece un café?
-¡vale!mejor que un café prefiero una menta, llevo ya unos cuantos y terminaré pagando el exceso de cafeina.
-como quieras.
Se miraron un buen rato,Manuel tenia el brazo apoyado en la barra, estuvo tentada de acariciarle la mano, no se atrvió.Su mirada, su expresión facial y corporal,la estaba atrayendo como un imán,solo tenia que dar un paso para que la enbolviera en sus brazos,-¡qué necesidad tenia de él!-no se atrevió a dar el paso, no estaba segura de lo que podia pasar, se aguantó
-¿qué tal estás?-Manuel rompió el silencio.
-muy bien, en todos los aspectos-le dijo sonrriendo.
-me alegro, te veo muy guapa, tienes muy buen aspecto.
-¿tu qué tal estas?¿qué te ha dicho el médico?-solo un paso, y estoy en sus brazos.
-nada, me ha vuelto a decir que ella no puede hacer nada.¿tienes algo que hacer al mediodia?¿te apetece que comamos?
-no tengo nada que hacer, me parece una buena idea¿donde vamos?
-donde quieras ¿algún sitio en especial?
-no, me da lo mismo, si quieres aquí o en casa, que por cierto he hecho compra-no pudo evitar reirse.
-vamonos por ahí, ya pensaremos donde.-se tomó el vino de un trago-vamos.

sábado, 23 de abril de 2011

TE QUIERO

Te necesito, cariño,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      tus ojos, tu sonrisa,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  necesito acariciar tu cuerpo                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  hacerte el amor y sentirte mía,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         vivo por ti y para ti,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        sin ti no soy nada,
Mírame
Regálame el brillo de tu mirada
Regálame tu sonrisa, tu risa
Regálame un trocito de tu alegria
Regálame un pedacito de tu vida.
Quiéreme
Dedícame un instante, un momento
Dedícame, un pedacito de tu corazón.
Dedícame la primera sonrisa del dia
Dedícame la última sonrisa del dia
Abrázame
Deja que sienta el latido de tu corazón
Deja que sienta tu respiración acelerada
Deja que sienta la electricidad que corre por tu cuerpo
Deja que sienta el placer atreves de ti.
Cierra tus ojos
Estoy aquí, delante de ti
Estoy aquí ofreciéndome, humildemente
Estoy aquí dándolo todo
Estoy aquí, solo tienes que sentirme.
- te estoy ofreciendo mi hombro.
-         no me estás ofreciendo nada, no juegues conmigo.
-        en fin, hablemos de algún otro tema sin resolver.

 -   ¿Cuál? Como tengo tantos podemos elegir.
-         de tu padre por ejemplo.
-         ¿a qué viene sacar a mi padre ahora?
-         elige tu otro, tú misma.
-         ¡qué cansino eres!
-         ya, ¿a qué me quieres igual?
-         no estoy segura.
-         ¿ah no? yo diría que sí, estas tan coladita por mí, como yo por ti, no me puedes engañar, mírame y dime que tienes dudas.
-         ya sabes que no- dijo mirándole a los ojos.
-        ¿sabes lo que me apetece hacer ahora mismo?
-        qué, cansino.
-        besarte.
-         ¿a qué esperas?
-         a que me des tu permiso
Acercó su boca a él, que reaccionó al instante. Haciéndola sentir, mil sensaciones, con ese roce de sus lenguas, mientras la abraza con tanta fuerza que siente pertenecer a su cuerpo, mientras acaricia su cara o su cabeza. Su corazón late desbocado, se fortalece con   el amor que mana de él, no hay sexo pero si instinto de posesión, sintiéndose tan cerca de él que nota el fluir de la sangre por sus venas, sintiendo la emoción compartida de volver a estar juntos, en esa intimidad que sólo pueden sentir dos corazones que se anhelan, dos cuerpos que se necesitan, dos mentes deseosas de compartir las mismas emociones.
Manuel se separa un poco de su boca, buscando sus ojos.
-         abre los ojos, nena, déjame que vea el calor de tu mirada.
Abre los ojos buscando los suyos, hay tanto amor y tanta dulzura que no puede evitar ponerse a llorar, sin saber muy bien porqué.
Manuel vuelve a abrazarla con fuerza, transmitiéndole toda su fuerza y dejando que  saque toda  la amargura que lleva dentro, si no es posible con palabras por lo menos en forma de llanto. Un llanto que sale de dentro, que empieza muy suave como un simple desahogo de húmedo de sus ojos, pero que acaba siendo desgarrador, una súplica desesperada  de su mente pidiendo ayuda, desmontando todas las murallas que ella construye para protegerse que no la dejan ver lo que tiene delante, para no sufrir, pero que en este momento se van derrumbando dejando al descubierto todas sus miserias, sintiendo el muro sobre sus hombros como una losa que la va hundiendo cada día más. D e repente siente rabia, esa rabia que ella se empeña en contener, en enterrar dentro de su estómago y que ahora tiene vida propia y no puede dominarla, que la asusta porque es un sentimiento que tiene enterrado, tiene miedo a dejar de controlar lo, sabe que su rabia está tan latente que va a ser imposible controlarla si la deja salir, que si se deja llevar por ella, puede ser capaz de cualquier cosa, incluso de matar. Se siente indefensa, si deja que salga dejará de ser ella, para convertirse en un ser maligno, deseoso de hacer daño, buscando venganza, ante tantas ofensas dirigidas hacia su persona, lleva toda la vida aguantando maldades, asumiéndolas como un castigo por algo que ni ella misma sabe porqué, asumiendo culpas que no le pertenecen, odiándose a sí misma, porque la rabia la siente hacía ella, por no saber defenderse, por no saber poner las cosas en su sitio.
De ahí ese afán se estar sola, esa necesidad de protegerse contra esa vida de mierda que le ha tocado vivir, esa necesidad de meterse dentro de ella y no dejar que nadie rompa ese muro ni se acerque a ella, mejor sola, controlando sus sentimientos, no hay emociones pero tampoco hay sufrimiento, no puede confiar en nadie, porque la traicionaran en algún momento, le harán sentirse mal. Pero ahora eso ya no le sirve, porque está Manuel, obligándola a sacar todo lo que lleva dentro ¡mierda! Ahí está el porqué de ese empeño en deshacerse de él, por el miedo a descubrir que esconde su cabeza,  saber cuál es el pecado que ha cometido que no la deja vivir en paz, que la corroe por dentro, ese cáncer que siente que nace dentro de ella, pero que no hay ningún tratamiento para él, que no la mata pero que tampoco la deja vivir.                                                                                                               
Ahora aparece Manuel, para mostrarle que la vida es algo más,  que hay cosas que ha olvidado pero que también forman parte de la vida, que existe el amor, el deseo, la necesidad de compartir  sentimientos, que la hace revivir, que cuando consigue enterrar tanto su culpa hasta es capaz de disfrutar, pero siempre aparece esa culpa que lo estropea todo, que l hace sentirse tan ruin, que la obliga a meterse dentro de la urna para no ver, no sentir, no sufrir. ¡Se está tan bien en sus brazos! ¡Le da tanto sin pedirle nada! Pero la obliga a enfrentarse a sus miedos, ella quiere, pero el miedo no la deja avanzar, la vergüenza no lo deja mirar lo que hay dentro ¡hay tanto amor en su mirada! .El lo sabe todo de ella,  y sin embargo la acepta y la quiere, la apoya y la ayuda.


viernes, 22 de abril de 2011

ESTOY MUY ASUSTADA, VAMONOS

-¿qué llevas que vas tan cargado?
-mis cosas.
-¿ya sabes que tenemos media hora de caminata hasta las rocas?
-sí, anda y deja de refunfuñar.
-no te he dicho nada.
-por si acaso, no me fio nada de ti, eres capaz de  empezar a ponerme caritas y nos quedamos a mitad de camino.
-perdona, guapo, el que siempre pone pegas para andar eres tú.
-Bah, bah, bah, excusas.
Qué guapo está con la visera, se pasa el día huyendo del sol, ¿cómo es posible que este tan moreno? Y tan guapo. ¿Qué coño llevará en la bolsa? A saber que se le ha ocurrido, si es que va todo cargado, entre la bolsa misteriosa, la guitarra.
-déjame que te ayude, ¿ya sabes que todo lo que baja sube?
-se dice al revés, todo lo que sube baja.
-ya pero nosotros estamos bajado, y digo yo ¿subiremos no?  O a lo mejor, como no te gusta andar y menos subir cuestas, tú eres capaz de quedarte allí.
-No me importaría nada tener una casita por aquí, igual algún día me lo planteo en serio ¿te imaginas?
-en verano está bien,  cuando llegue el invierno ¿qué hacemos cuando azote el agua? Y ¿esos temporales que suele haber? ¡Qué!
-ya veo que no te ha gustado la idea, yo pensaba que te gustaba el mar, ver un temporal desde una ventana, tiene que ser espectacular.
-sí, supongo que sí. Yo creo que he debido de tener un susto con el mar, no sé si en la playa, no sé, en algún sitio o quizá si es verdad que nos reencarnamos creo que en mi vida anterior morí ahogada en algún mar.
-explícame eso.
-a lo mejor solo es una pesadilla. Tengo la sensación de que el agua me arrastra y no puedo hacer nada, lo curioso es que de pequeña solía dejarme llevar por la resaca, me encantaba la sensación de ser arrastrada por el retroceso de las olas, pero ya de mayor, no sé, me da un poco de miedo el mar, es más al pensarlo, porque luego cuando voy a la playa no tengo miedo, no sé si me explico.
-más o menos.
-una vez en Hendaya, antes de vivir en el pueblo solía ir a darme caminatas a la playa de Hendaya, hacia una vuelta por arriba y volvía por la playa, una vez no calcule bien y en la zona de rocas me lo hicieron pasar muy mal las olas, fue una tontería, simplemente me mojaron, pero me cogió en medio y no tenía más remedio que seguir para a delante, me asuste muchísimo, no volví a hacerlo ni aunque la marea estuviera baja. Lo pasé fatal. Tuve la sensación de que no iba a salir de allí.
-no sabía que las olas te daban miedo, no hubiéramos venido.
-me dan mucho respeto, y que conste que de cría me encantaba jugar con las olas, es más, cuando había temporal íbamos al paseo nuevo a esquivar olas, nos encantaba, acababa siempre empapada, hoy en día no te dejan ni acercarte cuando hay temporal, pero entonces que todo estaba permitido lo hacíamos, una temeridad, para habernos tragado el mar. En las rocas, madre mía, para habernos matado, cuando había mucho oleaje no nos dejaban bañarnos, pero más de un arañazo con las rocas ya nos hemos llevado, y algún golpe también.
-tú no te das cuenta, nena, pero cuando estás mal, en esos momentos en los que te encierras tanto en ti misma, me llamas, me pides ayuda, yo pensaba que eran cosas mías, pero esta vez me ha quedado clarísimo, ¿sabes por qué estamos aquí? Porque tú me lo has pedido.
-es imposible, como mínimo tendría que haber pensado en este sitio, te aseguro que no lo he hecho.
-no sé como lo haces, pero lo haces, nena. Te metes en mi cabeza, no sé cómo explicarlo, pero sé que lo haces y me has pedido que te traiga aquí.
-no tiene sentido, se que alguna vez he hecho que me llames pensando en ello, hasta he llegado a saber dónde estabas, solo pensando y hablando contigo mentalmente, pero he sido consciente de lo que hacía, pero en esos momentos en los que para mi cerebro no puede ser, para hacerlo tengo que querer ,me tengo que relajar. Igual es cosa tuya.
-tu cabecita es mucho más lista de lo que tú te crees, nadie puede parar el cerebro, nena, ni  tú, aunque te parezca que si, no sé como lo haces, pero lo haces, me llamas, me pides que te saque de ese estado y esta vez hasta me has dicho donde quieres que te traiga.
-no sé, Manuel, da un poco de miedo eso.
-es un poco raro, pero miedo no.
-fíjate que casi me dan ganas de darme la vuelta, me está dando mal rollo.
-no va a pasar nada, vamos a pasar un tarde tranquilos nada más.
-pues ya no voy a gusto, para un poco. Vamos a hablarlo. Cuando pasó eso con la innombrable, que te juro que sigo sin acordarme de lo que pasó, lo único que te puedo decir, es que quise defenderme, si no hubiera sido por Ramón, me hubiera enzarzado con ella, quería pegarle, Manuel, cuando a mí la violencia me asusta, me alejo de ella, me metí en medio de la pelea, cosa que no hago nunca, no sé si le pegué, no recuerdo lo que pasó. Los días siguientes he estado rodeada de sangre, la he tocado, olido, quizá sea un recuerdo de algo, no lo sé, algo a tenido que pasar para que yo tenga esa sensación, no sé lo que es, de verdad, ahora creo que fue en las rocas, lo que sea que pasó fue aquí, me da miedo, no sé si la sangre es mía o de otra persona, pero sé que he estado rodeada de sangre. No quiero seguir bajando. Me da miedo.
-¿confías en mi?
-igual no es algo que tú puedas controlar, si confío en ti, lo mismo que confiaba en mi padre en ese momento, pero algo me dice que puede pasar algo.
-estando a mi lado, nadie te va a hacer daño, nena, nadie, confía en mí. Lo que te está pasando es que tienes miedo a lo que puedas recordar ahí abajo. Solo va a ser un mal recuerdo, dame la mano, lo pasaremos juntos, si estamos aquí es por algo, tenemos que seguir.
-pues ya está llegando, pero no estoy segura ¿y si es algo que mi cabeza crea?
-dilo.
-fue mi hermana, me pegó y me asustó con su mirada puedo sentir sus ojos llenos de odio ya sé lo que pasó, vámonos de aquí por favor, ya vale por hoy. Creo que mi hermana quiso matarme. Cuando veníamos aquí éramos muy pequeñas, mi hermana pequeña, no había nacido todavía, dejamos de venir, no sé porqué, igual ahora si lo sé, aquí paso algo muy grave entre mi hermana y yo. Ahora se porqué desde siempre hay ciertas miradas que me dan miedo, pensaba que era cosa de mi madre, pero no, esos ojos llenos de odio que acabo de ver, son los de mi hermana. Vámonos quiero irme, yo me voy.