sábado, 23 de abril de 2011

TE QUIERO

Te necesito, cariño,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      tus ojos, tu sonrisa,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  necesito acariciar tu cuerpo                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  hacerte el amor y sentirte mía,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         vivo por ti y para ti,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        sin ti no soy nada,
Mírame
Regálame el brillo de tu mirada
Regálame tu sonrisa, tu risa
Regálame un trocito de tu alegria
Regálame un pedacito de tu vida.
Quiéreme
Dedícame un instante, un momento
Dedícame, un pedacito de tu corazón.
Dedícame la primera sonrisa del dia
Dedícame la última sonrisa del dia
Abrázame
Deja que sienta el latido de tu corazón
Deja que sienta tu respiración acelerada
Deja que sienta la electricidad que corre por tu cuerpo
Deja que sienta el placer atreves de ti.
Cierra tus ojos
Estoy aquí, delante de ti
Estoy aquí ofreciéndome, humildemente
Estoy aquí dándolo todo
Estoy aquí, solo tienes que sentirme.
- te estoy ofreciendo mi hombro.
-         no me estás ofreciendo nada, no juegues conmigo.
-        en fin, hablemos de algún otro tema sin resolver.

 -   ¿Cuál? Como tengo tantos podemos elegir.
-         de tu padre por ejemplo.
-         ¿a qué viene sacar a mi padre ahora?
-         elige tu otro, tú misma.
-         ¡qué cansino eres!
-         ya, ¿a qué me quieres igual?
-         no estoy segura.
-         ¿ah no? yo diría que sí, estas tan coladita por mí, como yo por ti, no me puedes engañar, mírame y dime que tienes dudas.
-         ya sabes que no- dijo mirándole a los ojos.
-        ¿sabes lo que me apetece hacer ahora mismo?
-        qué, cansino.
-        besarte.
-         ¿a qué esperas?
-         a que me des tu permiso
Acercó su boca a él, que reaccionó al instante. Haciéndola sentir, mil sensaciones, con ese roce de sus lenguas, mientras la abraza con tanta fuerza que siente pertenecer a su cuerpo, mientras acaricia su cara o su cabeza. Su corazón late desbocado, se fortalece con   el amor que mana de él, no hay sexo pero si instinto de posesión, sintiéndose tan cerca de él que nota el fluir de la sangre por sus venas, sintiendo la emoción compartida de volver a estar juntos, en esa intimidad que sólo pueden sentir dos corazones que se anhelan, dos cuerpos que se necesitan, dos mentes deseosas de compartir las mismas emociones.
Manuel se separa un poco de su boca, buscando sus ojos.
-         abre los ojos, nena, déjame que vea el calor de tu mirada.
Abre los ojos buscando los suyos, hay tanto amor y tanta dulzura que no puede evitar ponerse a llorar, sin saber muy bien porqué.
Manuel vuelve a abrazarla con fuerza, transmitiéndole toda su fuerza y dejando que  saque toda  la amargura que lleva dentro, si no es posible con palabras por lo menos en forma de llanto. Un llanto que sale de dentro, que empieza muy suave como un simple desahogo de húmedo de sus ojos, pero que acaba siendo desgarrador, una súplica desesperada  de su mente pidiendo ayuda, desmontando todas las murallas que ella construye para protegerse que no la dejan ver lo que tiene delante, para no sufrir, pero que en este momento se van derrumbando dejando al descubierto todas sus miserias, sintiendo el muro sobre sus hombros como una losa que la va hundiendo cada día más. D e repente siente rabia, esa rabia que ella se empeña en contener, en enterrar dentro de su estómago y que ahora tiene vida propia y no puede dominarla, que la asusta porque es un sentimiento que tiene enterrado, tiene miedo a dejar de controlar lo, sabe que su rabia está tan latente que va a ser imposible controlarla si la deja salir, que si se deja llevar por ella, puede ser capaz de cualquier cosa, incluso de matar. Se siente indefensa, si deja que salga dejará de ser ella, para convertirse en un ser maligno, deseoso de hacer daño, buscando venganza, ante tantas ofensas dirigidas hacia su persona, lleva toda la vida aguantando maldades, asumiéndolas como un castigo por algo que ni ella misma sabe porqué, asumiendo culpas que no le pertenecen, odiándose a sí misma, porque la rabia la siente hacía ella, por no saber defenderse, por no saber poner las cosas en su sitio.
De ahí ese afán se estar sola, esa necesidad de protegerse contra esa vida de mierda que le ha tocado vivir, esa necesidad de meterse dentro de ella y no dejar que nadie rompa ese muro ni se acerque a ella, mejor sola, controlando sus sentimientos, no hay emociones pero tampoco hay sufrimiento, no puede confiar en nadie, porque la traicionaran en algún momento, le harán sentirse mal. Pero ahora eso ya no le sirve, porque está Manuel, obligándola a sacar todo lo que lleva dentro ¡mierda! Ahí está el porqué de ese empeño en deshacerse de él, por el miedo a descubrir que esconde su cabeza,  saber cuál es el pecado que ha cometido que no la deja vivir en paz, que la corroe por dentro, ese cáncer que siente que nace dentro de ella, pero que no hay ningún tratamiento para él, que no la mata pero que tampoco la deja vivir.                                                                                                               
Ahora aparece Manuel, para mostrarle que la vida es algo más,  que hay cosas que ha olvidado pero que también forman parte de la vida, que existe el amor, el deseo, la necesidad de compartir  sentimientos, que la hace revivir, que cuando consigue enterrar tanto su culpa hasta es capaz de disfrutar, pero siempre aparece esa culpa que lo estropea todo, que l hace sentirse tan ruin, que la obliga a meterse dentro de la urna para no ver, no sentir, no sufrir. ¡Se está tan bien en sus brazos! ¡Le da tanto sin pedirle nada! Pero la obliga a enfrentarse a sus miedos, ella quiere, pero el miedo no la deja avanzar, la vergüenza no lo deja mirar lo que hay dentro ¡hay tanto amor en su mirada! .El lo sabe todo de ella,  y sin embargo la acepta y la quiere, la apoya y la ayuda.


Publicar un comentario