martes, 15 de enero de 2013

CREO QUE ES SU PRIMER LLANTO







No confesé mi pecado, no me fumé todo el paquete, ventilé bien, me lavé los dientes, pero esta mañana cuando he ido a por el paquete no estaba, ha desaparecido, se a volatilizado. Con ganas me he quedado pero he luchado hasta media tarde con la tentación de acercarme a la máquina de la cafetería a comprar, todo el día con el cigarro metido en la cabeza, diciéndome, luego, más tarde.
Cuando he llegado al hotel Nekane y la cartera esperando ¡mal empezamos la mañana! He firmado la misiva de hacienda y he guardado.
-¿podemos hablar?
Dice Nekane con cara de no haber roto un plato en su vida. ¡Miedo da!
-vamos a la oficina.
Un cigarro me hubiera venido bien.
-estoy embarazada.
En su tónica, a bocajarro lo ha soltado. Ya me había dado cuenta de que algo ha engordado, pensaba que era por la vidorra que se pega.
-enhorabuena.
-¿tú qué harías?
-¡yo! Lo que yo hiciera no tiene nada que ver contigo, no es vinculante. Tu ¿qué quieres hacer? ¿De cuánto estas?
-tres meses.
-¿Qué te planteas? Casi no quiero saberlo.
-eres lo más parecido que tengo a una madre y ahora necesito una.
-está claro que no has conocido una madre si no, no dirías eso.
-no quiero que la historia se repita.
-en tu mano está, ser madre es lo mejor que te puede pasar, todo lo que necesitas es amor ¿conoces esa palabra? ¿Has querido alguna vez a alguien? ¿Te quieres a ti? Por cierto ¿quién es el padre? ¿Tienes pareja? Buen momento para reflexionar qué le pides a la vida, como diría Miguel.
Hablo y hablo sin esperar respuesta pero observando el cambio en su mirada, es idéntica a su padre y si algo sabia su padre era amar de eso doy fe.  Una terrible duda comienza a roerme.
-¿quieres deshacerte de él? Ya es tarde.
Creo que es la primera vez que la veo llorar, por lo menos de corazón.

Hasta mañana. Agur.

MARIAN

Publicar un comentario