domingo, 4 de noviembre de 2012

¡CAYA YA COÑO!


Mientras que el que duerme plácidamente a mi lado ronca y ronca, ¿Cómo es posible que eche de menos sus ronquidos cuando no los tengo? Debo estar enferma, tendría que sicoanalizar el porqué, no es normal. A lo que iba, mientras este ronca mi cabeza intenta completar el puzle de mi vida con Manuel,  siempre supe que me escondía cosas, algo había en él que no cuadraba, eso siempre lo intuí, aunque no hiciera caso a esa sensación. Removió mucho en mi interior, no fui capaz de analizar muchas cosas, muchos comportamientos suyos. Ahí es donde entra la famosa Gema que tantos malos ratos me trajo. Quizá Miguel el roncador, tenga razón y sea mejor no revolver.
-¡caya un poco coño!
Le pego un codazo. Me dan ganas de tapar su boca con la almohada y eso que casi ni fuma.
La verdad es que lo que viví con él, con Manuel digo, fue muy especial, fue como el despertar violento de una pesadilla, me tranquilizaba y a la vez me hacia revivir una y otra vez, no fue así, me ayudó a quitar capas. Quizá debería quedarme con eso y no revolver porque esa parte que se empeñó en ocultarme realmente pertenecía a su pasado, supongo que no quiso mezclarme porque nada tenía que ver conmigo, pero me fastidia que él no confiara en mi, a lo mejor es que no estaba preparada para esa información ¡qué más dará a estas alturas!
Me levanto a fumar un cigarro, hace frio pero la noche está preciosa, me visto el chándal encima del pijama ¡como ha bajado la temperatura! ¡Qué frio! Y digo yo y no sé porqué ahora esto llega a mi cabeza, la seguridad social quiere quedarse con mi casa la mía la que pagué con el sudor de mi frente, de momento el tema ha quedado parado, pero no se por cuanto tiempo, el coche ya lo doy por perdido en cualquier momento ejecutaran el embargo y sin embargo de la casa que Manuel puso a mi nombre lo sé de cierto pues las escrituras están en casa y solo figuro yo ¿porqué no se meten con ella? Es raro.
-¿qué haces aquí?
Pregunta Miguel que sale a la calle tapado con una manta, debajo no lleva nada, lo sé de cierto.
-es imposible dormir con tus ronquidos
-¿desde cuándo te pasa eso?
Dice en tono jocoso.
-como se nota que tú no te escuchas, maja.
-¡que yo ronco! ¡Qué dices!
-no te preocupes que yo te quiero igual aunque parezcas un camionero.
-si te pregunto algo sobre Manuel ¿vas a ser sincero conmigo?
-no, no pienso contarte nada que tenga que ver con él, especula eso se te da bien.
Dice mientras me abraza haciéndome un hueco dentro de la manta.
-¿tú no llevaras una doble vida?
-de momento no tengo tiempo.
-ya me voy a encargar yo de que no te sobre ni un segundo. ¡Para!
- ¡cuántas capas llevas!
-estoy bien
-tienes las manos frías
-a pesar de los problemas económicas que tengo, estoy tranquila, me gusta como eres.

Hasta mañana. Agur.

MARIAN
Publicar un comentario