sábado, 3 de noviembre de 2012

ME SIENTO TRAICIONADA


Hago caso a Miguel y me relaciono, aguanto conversaciones tontas y participo en conversaciones no tan tontas, paseo sola y acompañada, participo en torneos de parchís o chinchón, estoy aprendiendo a jugar al mus, tarea pendiente para mi, en el pueblo todo el mundo incluidas las mujeres de todas las edades juegan al mus.
Otra tarea pendiente para mi es el euskera, vivo en un pueblo euskalparlante,  el no saberlo limita a participar en muchas actividades, con las chicas con las que estoy pasando esta semana todas hablan euskera, por mi hacen el esfuerzo de hablar en castellano pero a veces se olvidan. La verdad es que entiendo mucho, aunque a veces me siento un poco incomoda.

Cuando estamos todos, los maridos regresan sobre media tarde, es cuando me siento más incómoda, hasta Miguel termina hablando en euskera, sé que es normal que lo hacen por inercia, que cuando se dan cuenta enseguida cambian al castellano pero me hace sentirme incomoda.
-tendrás que aprender euskera.
Dijo miguel una noche ya acostados.
-difícil a estas alturas de mi vida, no lo hice cuando tuve oportunidad, ahora es tarde.
-nunca es tarde.
-no comiences a filosofar, no es el momento ni mi cabeza está para eso, tengo demasiadas cosas en la cabeza, demasiadas preocupaciones.
-churri….
-¡churri!
-¿alguna vez as cazado?
-sí a ti.
-¿te apetece venir mañana a pegar unos tiros?
-bueno, últimamente estoy haciendo cosas que nunca había hecho.
-eso está bien.
-¿puedo hablar de algo sin que te mosquees conmigo?
-Suéltalo
-como ya sabes no me he deshecho del ordenador, ahora me arrepiento ¿sabes por qué?
-no
-¡no! Yo creo que si
-habla claro Marian
-me siento traicionada.
-no creo haber hecho nada para que te sientas así.
-no estoy hablando de ti y lo sabes.
-lo que hayas encontrado en ese ordenador no tiene nada que ver conmigo.
-eso espero. ¿Tú conocías la doble vida de Manuel?
-Marian no revuelvas, no está para darte explicaciones, yo no te las puedo dar ni quiero. ¿Se portó bien contigo?
-si
-pues quedarte con eso.
-no, ¿qué ha pasado con esos negocios turbulentos que llevaba?
-¡dilo claro! ¡Qué negocios turbulentos ni que tonterías!
-me siento tan mal con el tema que no me sale.
-regentar un club de alterne no es un delito.
-hacerlo a mis espaldas sí.
-pues ya es tarde para juzgarle. Pasa página.
-siento demasiada rabia en este momento para pasar página.

Hasta mañana. Agur

MARIAN.
Publicar un comentario