jueves, 12 de enero de 2012

LE FALTA SENTIMIENTO


Regreso a casa sintiéndome más cerca de esta mujer, mi suegra, digo. El vino dulce tomado en su compañía, va haciendo su efecto, me siento rara, pienso en ella y sonrío, vuelvo a pensar en ella y me entra la llantina. Mientras hago la cena, pienso en su historia, en la frialdad con que me la  ha contado, le ha faltado sentimiento, como si hubiera leído un aburrido cuento, ahora me doy cuenta de su tragedia, pero cuando la contaba solo la escuchaba, me ha hecho el relato de su vida, de una parte, con una frialdad tremenda, no le pega, pienso, esta mujer es viva, de lenguaje mordaz, no le pega esa frialdad, algo no está bien, algo no cuadra. Cierto es que dice que no recuerda muchas cosas, parece que alguien le hubiera contado su historia, es raro.

El sonido de la puerta al abrirse me saca de mis pensamientos, ahí llega mi chico, al que según su madre tengo que cuidar, pero sigo un poco mosqueada con él, solo le pedí que hiciera tres cosas, no ha hecho ni una. Así que si quiere cenar ya está subiendo las sillas al desván, ¡pero a la voz de YA! Ya le vale al huevón este. Mientras le pongo verde mentalmente siento como sus manos atrapan mi cintura, aparta la sartén del fuego, en fin para qué seguir, es fácil imaginar el final.

Las sillas las he subido yo al desván, después de que el señor alcalde ha cenado, eructado, se ha ido a la cama con cara de felicidad y yo como una boba haciendo lo que él debería hacer. Este es muy listo, demasiado diría yo, me parece que me va a costar enderezarlo, pero lo conseguiré. Algún día me pillará con el cable cruzado,  no van a servir de nada sus zalamerías, ya verá, como me llamo Marian, que a este yo le hago colaborar en las tareas de la casa. Faltaría más.

Se ha empeñado en que mañana vayamos al hotel, no me apetece nada, preferiría no ir. Preferiría mantenerme al margen de todo, que pase lo que tenga que pasar, realmente me da lo mismo. Me da la sensación de que vuelvo al pasado, aunque no tenga sentido, así es.

Me voy a la cama.



Hasta mañana. Agur.



MARIAN

Publicar un comentario