jueves, 22 de diciembre de 2011

¿LO LOGRARE?


Por lo menos no tiene hermana, una menos con quien ¿competir? Dichosa familia, si quiero seguir con esta relación, no me queda otra que por lo menos intentar relacionarme con ellos, miedo da.

A su madre la he visto muchas veces, nunca he hablado con ella, es una mujer muy mayor, no sale de casa, él va a verla todos los domingos a la tarde, pasa dos horas con ella. Lo curioso es que nunca me ha llegado ningún comentario sobre ella, no sé si eso es bueno o malo. Esto lo tengo que hablar con Luisa, seguro que ella sabe algo.

Su hermano me cae bien, es simpático, poco más puedo decir de él, la verdad, hemos coincidido con él varias veces en el bar o dando una vuelta por el pueblo, poco más. Está soltero, aunque creo que tiene un rollito con una chica de mi calle, no estoy segura. Este no me preocupa.

Luego están los hijos:

El hijo, Manes simpatiquísimo,  cuando nos vemos me pregunta ¿todo bien Marian? Y se ríe, tiene los mismos ojos que su padre. Creo que conoce la historia desde el principio o casi. Está emancipado, tiene trabajo. Este tampoco me preocupa.

La hija,  Nahia, miedo da, se ven poco porque está en la universidad, una niña muy mona, se parece muchísimo a su padre. Creo que no le caigo bien, no me mira recto, las pocas veces que hemos coincidido, ni me ha mirado a la cara. Es muy joven, tiene que ser duro para ella ver a su padre con otra mujer, tiene que ser duro vivir el divorcio de tus padres. Vive con su madre cuando no está fuera estudiando, aunque según Miguel, es posible que una vez que acabe los estudios se quede en Barcelona, hay más oportunidades para lo que ella está estudiando que aquí. Esta si me preocupa. Va a ser un reto para mí, espero saber hacerlo bien, es importante para él y para mí. ¡Qué dios me pille confesada!

Quizá para empezar con buen pie debería comprarles un regalo, es el momento indicado para ello, no tengo ni idea de qué. A lo mejor resulta un poco ñoño si lo hago, a lo mejor pueden pensar que intento comprar su aprecio.

Uff ¡qué calor! ¡Ya me está dando de nuevo la calorina!

No sé ni qué hacer, la verdad, no sé como presentarme ante su familia, si pudiera chasquear los dedos y saltar hasta el siete de enero, sería feliz en este momento, aunque no resuelvo el problema con eso, la familia sigue aunque me salte las navidades dichosas.

Bueno, una mantita para la madre, le vendrá bien, está en silla de ruedas, esperemos que no me la tire a la cara, seguro que tiene diez y ocho mantitas. Su hijo la tiene bien atendida, no tengo duda de ello, no creo que le falte de nada. ¿Qué coño le compro? ¡Por dios! ¡Qué difícil!

Al hermano una cartera, con los hombres es más fácil, al hijo otra y listo, sin complicarme más la vida.

¿A la niña mona? Con esta no acierto, seguro, esto no es que me lo tire a la cara, seguro que ni abre el paquete, va directo a la basura.

¡Qué rollo! ¿No me puedo quedar solo con él? No necesito nada más.

Hasta mañana. Agur.

MARIAN

Publicar un comentario