miércoles, 21 de diciembre de 2011

AQUÍ TERMINO LA DISCUSION


-¿ya hay algún interesado en comprar el hotel?

-que yo sepa no, de todas formas tendría que hablar con Fermín, no sé nada.

-lo has dejado todo en sus manos y te has despreocupado, eso no está bien.

-no me apetece ir. Es un tema que lo tengo atascado. Mientras en mi cuenta llegue dinero todos los meses, prefiero no meterme.

-ya sé que confías en Fermín, es de fiar, pero no haces bien dejando el hotel en manos de otras personas.

-Andrés hace bien su trabajo, ojala lo pudiera comprar él, aunque me vendría bien el dinero para mis planes, da lo mismo. Sigo manteniéndome en lo que dije, si se lo queda él dejo mi dinero, para que él no tenga que empufarse tanto, pero no pienso ir, no es mi sitio.

-tú verás lo que haces, espero que no te arrepientas.

-¿sabes algo que yo no sepa?

-la vida, lo bien hecho, bien hecho está.

-ya. Va a costar mucho venderlo, no es un buen momento. Quizá no haga bien, pero si voy me da la sensación de que retrocedo en el tiempo, es un tema que lo tengo atascado.

-tiempo al tiempo. Un día de estos vamos los dos a dar una vuelta.

-vale. Tenemos la navidad a la vuelta de la esquina, si pudiera chasquearía los dedos y pasaría al siete de enero.

-a mí me gustan, momentos de familia. No sé como lo ves tú, pero va llegando el momento de que te presentes ante mi familia como mi pareja. Este sería el momento más adecuado.

-¿saben lo que hay entre nosotros?

-más o menos. Como todo el pueblo.

-vale, noche buena con tu familia, navidad con la mía. Hace un montón de años que no celebro la navidad, este año la voy a celebrar por ti.

-no quiero que hagas eso, no quiero que hagas nada si no lo deseas. Yo tengo que dedicarles por lo menos un día, son mis hijos, mi madre y mi hermano. Si tú prefieres quedarte en casa, yo voy como con ellos y vuelvo. Me parece tristísimo que pases la navidad sola.

-no quiero pasarla sola. No lo había pensado seriamente, ahora tengo suegra. ¿Cómo es tu madre? Nunca he hablado con ella.

-como todas las madres.

-vaya cosa que me dices. ¿Va incluido en el paquete?

-¿por qué dices esas cosas? Tengo madre y me alegro de ello, un hermano al que veo poco, dos hijos a los que casi no veo, es normal, son ya mayores y hacen su vida, como yo hago la mía, estoy deseando verlos a todos juntos tú estás incluida en ese paquete, pero si aún no quieres, no seré yo el que fuerce ninguna situación.

-ya.

-habla, consuerte, dime que ronda por tu cabeza.

-olvídalo, lo dicho navidades en familia, no hay más que hablar.

-yo diría que sí.

-pues yo digo que no. Se acabó la discusión.



Hasta mañana. Agur

MARIAN

Publicar un comentario