lunes, 17 de octubre de 2011

YA NOS VAMOS CONOCIANDO UN POCO MAS


-¿te ha costado dos horas ponerte un vestido y peinarte?

-no me voy a molestar ni en explicártelo. Ya que me he preparado, vamos a dar una vuelta por ahí.

-no tengo ropa adecuada, voy a desmerecer a tu lado estás radiante.

-no me hagas la pelota y vamos.

-no tardaras otras dos horas en quitártelo ¿no?

-deja de vacilarme y vamos.

-si te lo quito yo, creo que tardaré menos. ¿Quieres que probemos?

-vamos ¿Quién es Pili?

-qué Pili.

-la que hoy te ha llamado dos veces.

-mañana la conocerás.

-¿es la alcaldesa?

-es Pili, llanamente. Si vas a tardar dos horas en quitarte ese vestido ¿no crees que podías empezar ya?

-¡quieres dejar en paz mi vestido!

-no me interesa tu vestido, por eso te estoy diciendo que te lo vayas quitando.

-estás un poco pesadito ¿no te parece? Deja de mirarme así.

-es que estoy intentando formarme la película, por más vueltas que le doy es imposible.

-¡ya vale Manuel por favor!

-me has llamado Manuel.

-lo es y lo siento.

-no consigues olvidarle.

- te equivocas, él es pasado, no voy a negar que aún me acuerdo de él, pero cada vez menos, cada vez lo siento más lejano. Ahora el que ocupa mi cabeza eres tú.

-¿estás conmigo por no estar sola? O hay algo más.

-mucho más, no buscaba una relación con nadie, que quede claro, por eso me costó tanto decidirme. Ahora que ha empezado, me alegro de haber dado el paso, estoy muy a gusto contigo.

-pero no me quieres.

-para eso hace falta tiempo, el día que te diga que te quiero será porque así lo siento. Si lo que quieres saber es si me interesas, mucho, me gusta como me tratas, vamos que me gustas, es lo que yo quiero decir, lo demás llegará. ¿Por qué crees que he tardado dos horas en ponerme el vestido? ¿Cómo es ella?

-quien – dice sonriendo.

-la Pili esa.

-nunca he conseguido entender a las mujeres ¿qué tiene que ver Pili con tu atuendo?

-ella no tiene nada que ver con mi ropa.

-estoy perdido.

-¡tan difícil no será de entender! ¿Me vas a hacer decirlo?

-el qué.

-¡ya te vale ¡ te estás haciendo el tonto. Todo esto lo hago para que me mires a mí, no a esa.

-a quién.

Ríe, se lo está pasando bien.

-la Pili esa, como tú la llamas, está casada, nunca la he mirado como mujer.

Ríe más complacido que otra cosa ¡capullo!

-eso era lo primero que tenias que haberme dicho ¡con las películas que me he hecho!

¡Qué gracia le hace!

-o sea que cuando quedemos con alguien, primero tengo que hablarte de mis sentimientos hacía esa persona y si me parece atractiva o no.

-¿cómo es él?

-un tío muy feo.

-tu no eres nada serio, engañas.

-¿Quién te ha dicho a ti que soy serio?

-películas mías.

-¡peliculera!

-eso pasa por no contarme las cosas como Dios manda, ahora piensa dónde vas a llevarme a cenar. Ponte el pantalón vaquero y la camisa blanca.

-tu no eres tan modosita como quieres aparentar.

-¿Quién te ha dicho a ti que yo doy modosita?

-ya nos vamos conociendo un poco más.

 Hasta mañana. Agur.

MARIAN

Publicar un comentario