domingo, 16 de octubre de 2011

MMMMMMMM SOY MONA, MONISIMA, MMMMMM LA ROPA ME SIENTA DE MARAVILLA.


Después de…..

Una ducha, un “pilin” corporal y facial, con tanta piscina, chorros y aguas medicinales, tengo la piel estropajosa, hay que arreglar un poco, dos botes de hidratante corporal,  menos mal que ya venía depilada, una mascarilla súper hidratante facial, los que si tengo que vigilar son los tres pelillos que últimamente me salen en la barbilla, será cosa de la edad porque antes no los tenía ¿me estaré transformando en un hombre? Espero que no. Divago mientras mi cutis absorbe la mascarilla ¿cómo será la alcaldesa? ¿Qué edad tendrá? ¿Será mona? Espero que tenga unos sesenta y muchos y un envejecimiento prematuro ¿Cómo el mío? Cambio de tema, que para que todos los potingues hagan bien su efecto tengo que relajarme.

Mmmmmmmmmmmmm soy mona, monísima, me conservo estupendamente. A Miguel le gusto, por algo será.

¿Cómo será el marido de la alcaldesa? ¡Qué más me dará a mí!

Otra mascarilla, de estas que estiran el cutis, esperamos que el efecto dure lo suficiente. ¡A relajarse!

Mmmmmmmmmmmmm, soy mona, monísima, la ropa me sienta de maravilla, más vale pagué una buena pasta por ella.

¿Por qué nos complicaremos tanto la vida las mujeres? Miguel se cuida mucho físicamente, pero lo hace para estar en forma, no por coquetear, eso creo.

¿Cómo será la alcaldesa? Miguel para la edad que tiene está muy bien, a mi me gusta y yo tengo buen ojo para los hombres, todos los que elijo me gustan, faltaría más ¡qué chorrada! Todos me acaban pareciendo los más guapos del mundo, tengo buen gusto. Objetiva con mis hombres no soy, ¿a la alcaldesa también le parecerá guapo?  Y si es así qué, que mire a su marido. La pregunta del millón ¿a Miguel le parecerá la alcaldesa guapa? Prefiero no contestarla, para empezar porque no tengo ni idea, no tengo argumentos ni para especular.

Mmmmmmmmmmmmm soy mona, monísima, me da lo mismo como sea la alcaldesa esa. ¡Coño! Él solo me mira a mí con ojos golosos, eso espero.

Por cierto ¿Dónde está? A dicho enseguida vengo, pero no me ha dicho a donde iba, a ver si ha ido a por tabaco y ya no vuelve.

Ya volverá. Que le gusto no me cabe duda ¡me echa unas miradas! Llevamos tres días juntos, casi sin separarnos, todo el día en bañador y albornoz, cada vez que me lo quito, pasea sus ojos por todo mi cuerpo, nunca me ha gustado que me miren así, él lo hace de una forma que me alaga, no sé explicarlo.

Ampolla flass, para ayudar al estiramiento y que el maquillaje dure más. No me gusta ir demasiado maquillada, además nunca he sabido hacerlo bien, así que si no quiero hacer el ridículo, lo mejor va a ser que vaya discreta, poca cosa, no quiero parecer una puerta mal pintada.

¿Dónde andará Miguel? ¡Qué raro! Voy a llamarle por teléfono, es raro que tarde tanto. Mala idea el aparato está aquí, se lo ha dejado. Pues vaya. Momento ideal para el cotilleo, aunque no me hace sentirme muy bien, solo un poco, las ultimas llamadas. Pili ¿Quién será Pili? Y ¿Mónica? Su secretaria en el ayuntamiento se llama Mónica, esperemos que sea ella, aunque no sé por qué tiene que llamarle, está de vacaciones. Paso.

A ver qué hago con mis pelos, ni pensar en alisarme no tengo los aparatos necesarios, me saco bien los rizos y a correr, ya me estoy aburriendo.

A vestirse, este vestido me sienta bien, a mi por lo menos me gusta cómo me queda, esperemos que a Miguel también y me mire a mí y no a la alcaldesa esa.

¡ya está aquí!

-¡coño! ¿Qué te has hecho?

Será bobo.

-¿qué planes tenemos? ¡Cómo te sienta ese vestido! No te lo había visto puesto, date la vuelta.

-para un momento, guapo ¿Cómo que qué planes tenemos?

Encoje los hombros.

-Miguel ¿me estás vacilando?

-no.

-¿no habíamos quedado con la alcaldesa esa?

-mañana.

-¡NO  FASTIDIES MIGUEL! ¡QUE ESTO ME HA LLEVADO DOS HORAS! ¡COÑO!

 Hasta mañana. Agur.

MARIAN

Publicar un comentario