domingo, 11 de septiembre de 2011

PARA EL COCHE, NEKANE SE BAJA


-¿Miguel y tu…?

-no, somos amigos. –corto tajante.

-te vendrá bien tener un amigue te.

Dice Nekane camino del coche.

Mi humor cambia, ya no tengo ganas de nada, a gusto me hubiera ido a casa. Vamos en el coche en silencio, Miguel pone música, intentando llenar el incomodo silencio.

-¿a qué sueles venir a Donostia?

- cosas de Gema.

-ya, no me interesa nada que tenga que ver con esa persona, tu deberías hacer lo mismo, es mala influencia para ti.

-mira, Marian, no voy a sacar la cara a Gema, pero buena o mala, es lo único que he tenido durante mucho tiempo, interesa o desinteresada, ahí ha estado. De mi madre tengo vagos recuerdos, de mi padre, los últimos años, ella era la única que me visitaba.

-lo entiendo, lo hacía por el dinero que Manuel le daba a cambio.

-¿Dónde estaba mi padre?

-vele, vale, no te falta razón, no voy a entrar en esos temas, no son asunto mío. Eso lo tenías que haber resuelto con él, pero ya vas tarde, tu padre ya no está.

-Marian, dilo, ha muerto, dilo claro, cuando hablas parece que se ha ido de viaje. ¡Ha muerto Marian!

No le contesto por no llorar, aguantándome la rabia, no voy a permitir que Gema entre de nuevo en mi vida, esto es algo que él dejó pendiente, pero no es asunto mío, bastante tengo con mis cosas para ocuparme de algo que no me concierne, si él estuviera sí, pero ya no está, no quiero saber nada, su historia murió con él.

Pasamos el día tirantes, controlando cada palabra, Miguel me mira de reojo sin entender lo que pasa, ni se lo voy a explicar, en esa historia hubo muchas cosas que no cuadraban, pero da lo mismo, da igual lo que Manuel hiciera bien o mal, si me involucré, fue por él, por apoyarle, pero ya no me interesa nada de eso. Yo con Manuel estaba porque lo quería más que a mi vida, hubiera dado mi vida por él, ojalá hubiera sido yo la que se hubiera ido, no puedo cambiar los acontecimientos, pero si debo vivir mi vida desvinculándome de esas negras historias.

Si sigo en el hotel, es por ella, esperando que algún día se haga cargo, Menuel me pidio que me acercara a ella, que le diera lo que él no habia sido capaz, no lo he conseguido, está claro, pues lo siento mucho, he hecho lo que he podido.

-¿exactamente por donde me van a caer? Habla claro.

-no pretendo dejar te en la calle, pero ya ha llegado el momento de repartirnos la herencia de mi padre.

-haber si soy capaz de explicarte las cosas, para empezar no estas reconocida por él, legalmente no tienes nada que pedir, lo unico que te corresponde es parte de la herencia de tus abuelos, ese dinero se empleó para comprar el hotel, bien, mañana mismo se pone en venta, si  he seguido manteniendo el hotel, es por ti y por él. Manuel dejó todo bien atado, cosa que yo no sabía, pero que agradezco y no porque me mueva el dinero, tengo ovarios suficientes para empezar de cero si eso fuera lo justo, que no lo es. Yo no llegué a esta relación con las manos vacias,  aunque te perteneciese todo, en la calle no me quedo. Las cosas se van a hacer como tu padre dispuso, ni más ni menos. A él no te pareces, una pena que no lo llegases a conocer, era honrado, honesto, integro y muy listo, más que tu y Gema juntas, te lo aseguro. Voy a respetar escrupulosamente lo que él dispuso, no te vas a llevar ni un euro más de lo que te corresponde, sabes porqué, porque me estás intentando dar una puñalada trapera por la espalda, te va a salir mal, no he nacido ayer, me da pena, tenia la esperanza de que entre tu y yo las cosas fueran bien, pero no. Yo solo me rodeo de gente que considero que merece la pena. ¿ya sabes que el dinero, por mucho que sea, se gasta? Luego qué. Gema te dará la espalda, no vuelvas, la unica unión que existia entre nosotras era él, como tu bien dices, está muerto, no va a volver. Con lo cual la proxima conversación que tu y yo tengamos será a través de Fermín. Para el coche Miguel, Nekane se baja.



Hasta mañana. Agur.



MARIAN

Publicar un comentario