sábado, 10 de septiembre de 2011

ALGO OCULTA

La incertidumbre es una margarita cuyos pétalos no se terminan jamás de deshojar
 Mario Vargas Llosa



En mi incomodidad, no he sido muy cariñosa con Nekane, en el primer momento. Es como su padre, ha hecho que enseguida recuperase la normalidad.

-¡hola pareja!

Miguel venía detrás de mí se han saludado como viejos amigos. ¡Qué facilidad tiene para  relacionarse! ¡Solo se han visto un par de veces!

-no me has avisado que venias.

-ya, ¿quieres que me vaya? Te llamo y vuelvo.

-déjalo.

-si te llamo estás esperándome con el reloj en la mano, así que me presento sin decir nada.

-ya.

-¿qué te pasa?

-nada, porqué

-estás rara, ¿te he pillado en mal momento?

Ha dicho con cierto retintín y mirando a Miguel.

-no, venía a darme una vuelta por la oficina, pensaba pasar el día fuera.

-no cambies los planes por mí, vengo a pasar unos días, nos vemos luego.

-vente, vamos a Donostia.- ha dicho Miguel.

No tengo nada que ocultar, pero me incomoda la situación,  parece que se ha dado cuenta.

-no quiero molestar.

-tú no molestas, es más estoy encantada de verte, vente, hace un día precioso para darnos un paseo por Donostia. Es mi ciudad ¿la conoces?

-sí.

-¡ah sí!

-he venido muchas veces, de hecho vengo de allí.

La miro y enseguida me doy cuenta de que algo oculta o simplemente no quiere contar.

-¿te animas?

-vale. – dice bajando los ojos.

Ahora la incómoda es ella.



Hasta mañana. Agur

MARIAN

Publicar un comentario