jueves, 4 de agosto de 2011

TENGO QUE CERRAR ESA PUERTA



El hombre es hijo de su pasado mas no su esclavo, y es padre de su porvenir              Viktor Frankl


Ahí está el cara borde ¿qué es lo que me frena a analizar el porqué? Todas las mañanas me hago el propósito de pensar en él durante la caminata, pero nunca lo cumplo. Hoy me he levantado tan decidida que no voy a ir a trabajar, voy a relajarme e intentar buscar los motivos de porqué que veo a este tipo todos los días a la misma hora sentado en mi cocina, porqué solo lo veo por las mañanas al levantarme, algo querrá decir, digo yo.

Voy a subir a la habitación de meditar, ahora mismo, hace mucho que no lo hago, pues ha llegado el momento, sea lo que sea tengo que saberlo. Llevo unos dos años que ni tan siquiera abro la puerta de esta habitación. ¿Qué es lo que me retiene en esta casa que tanto dolor me produce? La casa es grande, hay sitios en lo que no quiero entrar, lo que no entiendo es que hago aquí.

Me acuesto en la cama que fue de Manuel, cuando era soltero dormía en esta habitación, cierro los ojos, me relajo y dejo que los pensamientos acudan a mi cabeza. Imposible, sigue saliendo Manuel, pero un Manuel al que no conozco, percibo muchísima rabia, quizá sea la de antes de estar conmigo, se que en esta habitación lo pasó muy mal.

Este no es el Manuel que yo conocí, no ha sido buena idea, por eso dejé de hacerlo. Quizá lo que percibo sea mi propia rabia, esa que tengo escondida bajo miles de losas, que me niego a dejar salir, destrozaría la casa en este mismo momento, si me dejase llevar por lo que siento.

Me voy a trabajar, no ha sido buena idea.

Sigo con mi cochecito, el de Manuel sigue en el garaje, alguna vez lo cojo, pero es como violar una ley, voy a deshacerme de él, Nekane no lo quiere así que hoy mismo voy a ir al concesionario para que venga alguien y se lo lleve. Tengo problemas para meter mi coche en el garaje, así tendré más sitio.

No me voy a permitir pasar un mal día, ya van siendo muchos, tengo que acabar de adaptarme, mi vida ha vuelto a cambiar, tengo que asumirlo. Voy a tomar un café con Luisa, seguro que ya está en el bar, si no está la llamo.

Hasta mañana. Agur.

MARIAN.
Publicar un comentario