lunes, 15 de agosto de 2011

¿A quién observo yo ahora?


No anheles impaciente el bien futuro: mira que ni el presente está seguro
 Félix María Samaniego


El cara borde sigue tan aburrido como siempre, era más divertido cuando cambiaba de postura, me dan ganas de cambiar la silla de sitio, solo por saber cómo reacciona, si es que lo hace. En fin.

 En el hotel estamos a tope, pero las cosas marchan bien. Hay dos chicas nuevas, como el blanco y el negro. Una parece un terremoto y la otra se pasa el día en las nubes. Aunque me parece a mí que el terremoto tiene un poco de morro, es de esas personas que se mueven mucho pero si te paras a observar lo que ha hecho te das cuenta que ni la mitad de la que se supone que está es las nubes, ya he conocido muchas de esas. Le haré un comentario a Andrés a ver qué opina él.

Luisa vuelve a tener problemas con el dinero, no sé qué pasa con esta chica. ¿Debería volver a mis charlas con ella? No sé si en este momento podría aguantar sus ataques, mejor no, no voy a meterme, por lo menos mientras pueda evitarlo.

Me han dicho que Miguel se ha ido unos días de vacaciones ¡vaya! Me ha dado pena ¿a quién voy a observar a hora?  Me voy a aburrir. Siempre estoy pendiente de él, si paso por el ayuntamiento, miro no sé muy bien por qué, si está dentro no lo veo, bueno pero yo miro. Si me siento en la plaza, es para ver si lo veo pasar, hacia muchísimo que no me sentaba en la plaza a tomar algo sola, ahora lo hago por él. Ya volverá, esperemos que no tarde mucho.

Si no a ver qué hago yo.



Hasta mañana. Agur.

MARIAN.

Publicar un comentario