sábado, 6 de agosto de 2011

¿Qué hay en la vida de Manuel que me asusta?

Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior
 Frida Kahlo



¡Vaya susto me he pegado hoy! Estaba llegando al hotel cuando he visto salir corriendo a la gente, he entrado en recepción con el alma en vilo. Se había colado un jabalí, despistado, en esta zona hay muchos. El pobre Andrés andaba detrás de él intentando mostrarle la salida. Al final a sido un circo, todos nos hemos reído. ¡Esta gente se asusta por nada! ¡Qué sosos!

Se nos ha ido un tipo sin pagar, como teníamos sus datos y el número de tarjeta hemos intentado cobrar, pero está seco. Lo hemos dejado como la buena acción del día, ha comido y dormido gratis dos días, pues que le aproveche, no merece la pena darle más vueltas. Andrés ha dicho que había que denunciarlo, he pensado que no merecía la pena, bastante desgracia tiene con tener que andar de esta manera. Contentos con que no se ha llevado nada de la habitación y la ha dejado en condiciones. Hay quien paga y si pueden se llevan hasta las manillas de la puerta, que ya lo hemos visto, por no hablar de las condiciones en que suelen dejar la habitación ¿no les dará vergüenza? En fin, hay gente para todo.

He ido al apartamento que Manuel tenia privado, ya está vacío, según he abierto la puerta, he tenido que cerrarla, no sé qué me pasa, no he podido entrar ¿por qué me pasa eso cuando intento entrar en una parte de él que usaba cuando era soltero? No lo entiendo, serán cosas mías. Dejaré pasar un poco más de tiempo y lo intentaré de nuevo.

Hoy he comido en el hotel, es la primera vez que lo hago desde que Manuel se fue. He cambiado de sitio, por supuesto. No ha sido buena idea, me gusta comer tranquila, leyendo un libro o el periódico. No ha sido posible, me he visto obligada a charlar, con unos y otros. Ahora entiendo cuando Manuel llegaba a casa y necesitaba ese ratito,  tomarse una cerveza tranquilo, sin hablar. Cambio de tema. Lo de comer en el hotel no se repetirá de momento.



Hasta mañana. Agur

MARIAN.



Publicar un comentario