viernes, 5 de agosto de 2011

¡POR FIN UN BUEN DIA!


El estudio de la motivación debe ser, en parte, el estudio de los fines, de los deseos o de las necesidades últimas del ser humano
 Abraham Maslow




Ha amanecido un día precioso, cuando he abierto la ventana el sol me ha cegado, me he quedado un momento recibiendo sus ansiados rayos. ¡Por fin! No soy de playa o piscina, pero al ver el día tan esplendido me han dado ganas de ponerme el bikini e irme a la playa.

Hasta el cara borde creo que tiene mejor aspecto, porque ahora que lo pienso tiene cara de enfermo de tan blanco que está, está como descolorido ¿no saldrá nunca a que le dé un poco el aire? Le vendría bien.

He bajado la capota del coche, de tan animada que estaba, era un poco temprano y soy muy friolera, así que la he subido de nuevo.

La piscina del hotel, estaba abarrotada, ¡qué griterío de niños! Me he sentado en la terraza a disfrutar del panorama, hacia días que no se escuchaba tanta animación en el hotel. ¡Cómo cambia todo con un día soleado! ¡Qué estamos en agosto, que se note! ¡Leches! El sol es vida.

A la hora de darme la camina es cuando el sol molesta un poco, he cambiado la ruta y me he metido por zona de arboles, dejé esa ruta porque perdía la cobertura del móvil,  Manuel se ponía muy nervioso si me llamaba y no le contestaba. Como ya no está, tengo vía libre para ir por donde quiera. Me he tumbado un rato en la hierba, entre sol y sombra hacia mucho que no lo hacía, he estado agustisimo, ha sido una buena recarga de pilas. Ojalá dura el buen tiempo.  De vuelta a casa me he cruzado con Miguel, como todos los días. Hoy la sonrisa a durado un poco más, igual son cosas mías.

Hasta mañana. Agur

MARIAN.
Publicar un comentario