martes, 30 de agosto de 2011

¡OSCAR ME HE CONTESTADO!


No es la recompensa lo que eleva el alma, sino la labor que le ha valido esa recompensa


-¿Qué opinas de lo que te conté ayer?- Le he preguntado a Oscar

-esa niña es lo mejor que hicimos, da lo mismo como ocurriese

¡Me ha hablado! ¡Increíble!

Me he quedado mutis, no he sabido que decirle. Poco a poco.

La cena con Miguel, estuvo muy bien, estoy descubriendo a un hombre que desde luego no conozco de nada, no callamos en toda la noche, no hubo silencios incómodos, la charla fue fluida, creo que los dos nos sentimos a gusto juntos, por lo menos yo sí, deduzco que él también porque me he acostado a las cuatro y media de la madrugada, la ultima hora la pasamos en el coche, en la puerta de mi casa. No sé si esto llegará a más, pero si sé que es una persona a la que me gustaría conocer, saber más de él. Algo ha cambiado entre nosotros, quizá sean cosas mías, esa forma suya de mirarme, su lenguaje corporal, su sonrisa. Sí, yo diría que vamos avanzando, poco a poco. Lo que tenga que ser será.

Casi no he dormido, he echado de menos su compañía, aunque me cueste admitirlo, algo más que compañía me hubiera gustado, pero no voy a provocar nada, si sale algo de esto, que sea porque ha de ser, no busco un revolcón, quiero algo más y no creo que me equivoque, este es el hombre que me conviene, cada cosa a su tiempo. ¡Le tengo unas ganas! ¡Por favor! Es tan correcto, que me dan ganas de decirle algo, pero no, paciencia, lo que tenga que ser será.

Me voy a trabajar, va a ser lo mejor, pasaré por el pueblo despacito a ver si lo veo.



Hasta mañana. Agur.



MARIAN

Publicar un comentario