domingo, 14 de agosto de 2011

ME ESTABA ESPERANDO


No pretendas que las cosas sean como las deseas; deseálas como son
 Epicteto

El cara borde sigue pensativo, le he mirado fijamente, como hace él, intentando meterme en su cerebro, nada, tiene el cráneo durísimo.

Hoy he ido a trabajar, sin ganas, la verdad. Me he pasado la mañana de cháchara, intentando que las horas pasaran rapidito. En el restaurante teníamos una boda, una chica del pueblo, muy joven me ha parecido para casarse, luego me he enterado de que está embarazada ¿la gente se sigue casando por ese motivo? Esperemos que las cosas les vayan bien, los dos son muy jóvenes. He esperado a que la novia viniese para irme, se ha acercado a saludarme y me ha dado un poco la tontería, no sé el motivo.

Me he ido a casa a comer.  Hoy también he cambiado la ruta de mi caminata, para evitar, me ha salido mal, me lo he encontrado cuando llegaba a casa. Me he dado la sensación de que me estaba esperando, no lo sé seguro, a lo mejor son cosas mías.

-¿todo bien?

-todo bien.

-aio, Marian.

-agur Miguel.

Me niego a admitirlo, pero me he alegrado de verle, no me ha apetecido meterme en casa después del breve encuentro, he ido hasta el pueblo deseando encontrármelo de nuevo, me he sentado en la plaza a tomar un refresco, lo he visto pasar, creo que no me ha visto.

Hasta mañana. Agur.

MARIAN

Publicar un comentario