miércoles, 10 de agosto de 2011

EL CARA BORDE ME DA LA ESPALDA


Esta mañana le he echado la bronca al cara borde, ha tenido la mala idea de cambiar de postura, dándome la espalda. ¡Será posible! Vuelvo a reírme hablando de él. Le he advertido que como mañana lo vuelva a ver su espalda le quito la silla, a ver donde se sienta. ¡Mal educado! Este no me conoce, a mi me va a venir con semejante desaire. ¡Lo lleva claro! ¡Estaría bueno que yo consintiera eso!

Primer día sin Andrés y problemas a la vista. A quedado claro que la imagen que tienen de mi es puramente decorativa, así que he tenido que ponerme en mi sitio, no me conocen, no suelo intervenir porque no es necesario, no me gustan las trifulcas, pero no me ha quedado más remedio que sacar las uñas. Creo que a todo el mundo le ha quedado claro de que aunque Andrés falte, aquí las cosas se siguen haciendo como es debido ¡estaría bueno! Que no se le vaya a ocurrir a nadie echarme un pulso, carácter fuerte no tengo, pero mala leche mucha. Cuidadito conmigo que soy yo la que tiene aquí la última palabra. Espero haber acabado con el problema.

Hoy he cambiado un poco el recorrido de mi caminata, he ido hasta la poza. He disfrutado del baño, del sol, de la tranquilidad. Ha estado muy bien hasta que los recuerdos se han instalado en mi cabeza, me he levantado y me he ido.

Me he cruzado con Miguel en distinto sitio, la verdad es que no se el recorrido que hace ¿irá hasta la poza? No tengo ni idea. Me ha hecho gracia la cara que ha puesto cuando me ha visto, lo he sorprendido, no esperaba verme. Me ha mirado de arriba abajo, luego me he dado cuenta, no he ido preparada para el baño, ¡qué pinta llevaría! Por no hablar de mis pelos. He debido parecerle la bruja de los montes.

-¿todo bien?

-todo bien.

-aio, Marian.

Agur, Miguel.

He aguantado las ganas de reír.

Hasta mañana. Agur.

MARIAN.
Publicar un comentario