lunes, 11 de julio de 2011

NECESIDADES CORPORALES


-nena.

-qué guapo.

-¿quieres despertarte ya de una vez? Me aburro.

-¿qué hora es?

-la hora de hacerme caso.

-llevo rato despierta, no hace mucho que te he oído roncar. Tienes mejor cara, menos marcadas las ojeras ¿has descansado?

-mi cara es el reflejo de la tuya, soy tu espejo, si tú estás bien, yo también.

-si tu eres guapo entonces ¿yo también?

-más.

-¿me quieres?

-no demasiado, lo único que quiero es meterte en mi cama, ya no se dormir solo. ¿Por qué te crees que no me voy?

-yo también te quiero ¡qué haces!

--nada, tocando huesos, para un buen caldo estás bien.

-para que no estamos solos.

-está dormida, si eres discreta no tiene porque enterarse.

-¡para!

-hoy te darán el alta, hoy te toca dormir conmigo.

-ya tengo ganas de irme a casa.

-que me lo digan a mí.

-¡quieres estarte quieto!

-shhhh, discreción, si te callas no se entera. Las alubias que te vas a comer tú.

-¿qué hacemos con los gases?

-inquilino que no paga renta a la puta calle.

-ya, como tú haces.

-¿tú no te echas cuescos? Mira esta.

-si, como todo el mundo, pero lo hago con discreción, no se entera nadie, además los míos ni suenan ni huelen.


-eso no es normal, un buen cuesco tiene que hacer ruido y oler al poder ser mal.

-¡qué marrano es! Todos huelen mal, especialmente los tuyos.

-sssshhhh, ríete más bajo, vas a despertar a tu vecina de cama. Hay que ser naturales.

-a que le llamas tu ser natural ¿a tener que ponerse una mascarilla?

-¿a ti no te gusta el olor de tus cuescos? Ssshhh.

-ahora me dirás que te gusta como huelen tus ventosidades.

-son míos.

-¡cómo se puede ser tan marrano!

-sssshhhh. Ríete más bajo.

-los míos no huelen.

-alguna vez ya me ha llagado un olor extraño, pero soy discreto y no te he dicho nada, no como tú que sales del baño haciendo aspavientos cuando entras después de que haya soltado la carga.

-¡marrano!

-ahora me dirás que no dejas pasar al talgo cuando llega, con lo placentero que es, es como echar un polvo, te quedas como Dios.

-¡venga ya! Me lo va a comparar.

-te guste o no es así. Sshh más bajo, escandalosa. Cuando te da el apretón te sientas, dejas que pase el talgo con bocina y todo, no me negarás que es placentero.

-ya, como cuando tienes hambre y comes, sed y bebes, pero no tiene nada que ver con el sexo.

-todo son necesidades corporales, la única diferencia es que para el sexo mejor acompañado, para comer también, ahora que lo pienso mejor, una copa en buena compañía, lo mismo…

-para que te veo llegar, no pienso acompañarte al baño, eso lo haces tú solo y si no te importa me avisas para que no entre en un rato.

-tú te lo pierdes. Shhhh, ríete más bajo.

-¡marrano!

-ha vuelto mi gatita loca.

-ándate con tiento que a lo mejor no me vuelvo a ir.

-que el que dicen que está ahí arriba, te escuche.
Publicar un comentario