sábado, 19 de marzo de 2011

ENTRE TÚ Y YO

 
 -Mi hermana dice que se viene a pasar unos días a mi casa, para desconectar.
 -  ya.
-¿ya lo sabías?
-ya te he dicho que me ha llamado, Josetxo deja la casa para ella, para que este tranquila.
-ya lo has organizado todo tu solo. No tiene porque irse.
-lo ha decidido él, además es lo correcto. No es asunto nuestro.
-ya, pero podemos cotillear.
-eso sí, especular también.
-¡cómo te gustan estas cosas!
-una apuesta.
-ya hay una apuesta, tal y como van las cosas, a lo mejor, Luisa y yo perdemos.
-está, entre tú y yo.
-¿qué nos apostamos?
-si yo gano, tienes que hacer lo que yo quiera.
-de eso nada, para que acepte, tienes que decirme qué es lo que me vas a pedir, si pierdo. Es la primera vez en todo el día que te veo sonreír .¿dónde anda tu cabeza?
-imaginado, si gano, que voy a ganar, si hace falta los meto yo en la cama.
-sin trampas. No me fio nada de ti, eres un tramposo.
-no me va hacer falta. Una partida a cartas, un poco especial, solo puedes llevar, las botas negras, esas que tienes con mucho tacón, un tanguita, sujetador negro trasparente, una blusa ceñida. Nada más. Cada vez que pierdas, tienes que ir quitándote lo que yo te diga.
-¿y si gano yo?
-pide.
-cena romántica con velitas y todo, ve pensando en el sitio. ¿En qué consiste la apuesta?
-Josetxo la va a invitar a cenar, el primer día, una cena de amigos. Luego va a ser ella, la que le va a invitar, pero en casa. Lo siguiente ya entra dentro de otra apuesta.
-¿sabes al que yo no sepa?
-no, mi experiencia en la vida.
-¡anda ya! ¡fantasma! Yo creo que a Josetxo le va a costar, seguramente la invite a cenar, seguro, no tengo duda, ella irá, hará el tonto, pero no le va a dar pie para nada de momento., esta semana no.
-vale, apuesta hecha.
-Vale. Ahora hablemos de Nekane.
-no me cortes el rollo, nena.
- sí, te estás poniendo tonto, lo que va a pasar es que yo en este momento por complacerte, voy a hacer lo que me pidas.
-¿qué problema hay?
-ninguno, solo que me siento mal por lo de esta mañana. Haría cualquier cosa por ti ¿lo sabes?
-lo sé, pero nena ¿Dónde está el problema? A mí me parece bien, lo que ha pasado esta mañana es una tontería, solo tiene la importancia que queramos darle. Mira la parte positiva, ahora yo estaría trabajando, tú en casa aburrida, sin embargo, estamos juntos, pasando un buen rato, especulando, sobre algo de lo que no tenemos ni idea, bueno yo algo sí.
-eres un tramposo.
-la apuesta está hecha, ya no te puedes echar para atrás.
-mira, guapo, porque el plan me gusta, si no la apuesta no sería válida.
-¿por qué lloras?
-porque te quiero.
-¡pues vaya!



Publicar un comentario