lunes, 7 de marzo de 2011

¡BOBO! ¡TONTO DEL CULO! ¡MACHISTA!

-¿por dónde empezamos?
-Por darme un beso, parece que estás enfadada conmigo
-ni mucho menos, estoy un poco rabiosa, pero no enfadada contigo.
-¿qué hacías tu el uno del uno del ochenta y uno en Penélope?
-lo mismo que tu, enrollarme con el que luego fue mi marido.
-¡cuántas coincidencias! Yo estudiando en el politécnico, tú en el instituto de al lado, Has nacido el mismo día que la coneja.
-¿porqué la llamas así? Si ya se, se quedaba embarazada a la mínima. ¡Qué pasada!
-¿ibas mucho a Penélope?
-todos los sábados y domingos, desde que cumplí los diez y seis hasta que lo cerraron. ¿Tu?
-de vez en cuando, me quedaba un poco lejos de casa. Pero esa noche estábamos los dos, nena. ¡Qué pena! Lo distinta que hubiera sido mi vida, ya conocemos otra vez que nos podíamos haber conocido y nos dimos la espalda.
-me he puesto nerviosa cuando has dicho la fecha, nunca lo habíamos hablado.
Manuel hizo un gesto con los brazos quitándole importancia, acarició su mejilla, besando dulcemente sus labios.
-¿me quieres?
-más que a mi vida.
-no serias tu el chico al que pedí baile, en un acto de valentía que me dio en ese momento.
-espero que no.
-¿porqué me acuerdo yo de eso? Creo que  es al único chico que he pedido balee y me dice que no, no volví a hacerlo. Eras tú, no sé porqué lo sé, pero lo sé. ¡Capullo!
-¿tu pedias baile a los chicos?
-solo lo hice una vez y me salió mal, no volví a hacerlo, íbamos de modernas, no sé, nos dio por ahí, lo recuerdo como si fuera hoy, hasta recuerdo el comentario que hizo tu amigo, “para una tía que te pide baile, dices que no, no hay quien te entienda”, o algo así. Eras tú, seguro, si no, no tiene sentido que me acuerde de eso, si ya lo digo yo eres un capullo.- rió- recuerdo tu prepotencia ¿de qué me suena eso? Tenias que haberme dicho que si ¡tonto del culo!
-yo no recuerdo nada.
-todo hubiera sido distinto, ¡bobo!
-te estás pasando, nena, en esa época no era normal que una chica pidiera baile a un chico, ¡lista!
- cosas de la vida, ya salió el machista, pues mira, cosas del destino, fuiste al único que me atreví a pedir baile. ¡Bobo! Tú estabas destinado para mi, tonto del culo, no había entrado Oscar todavía en mi vida y la coneja tampoco. ¡Machista de los huevos!
-haberme avisado, tú que lo sabes todo, que eres medio bruja.
-ya, pero entonces no lo sabía, ¡prepotente!-dijo riendo- tonto del culo.
-ya te vale, nena, te estás pasando. ¿Por qué no moviste tu culito como haces ahora delante de mí? Te hubiera pedido yo baile.
-porque entonces no tenía ni la mitad de malicia que tengo ahora. ¡Bobo! a mí era a la que tenias que golear, no a esa.
-mira que te meto el gol ahora, no provoques, que todavía te hago un hijo, que tengo buena puntería, cuidadito conmigo.
-algo debe estar fallando, porque cuidado no ponemos, por cierto creo que Nekane nos ha oído, tendremos que ser más discretos ¿porqué todo el mundo se tiene que enterar que lo hacemos?
-eres una escandalosa.
-¡yo!- se puso roja como un tomate- ni que tú fueras discreto, es tu el que siempre empieza.
-ya, pero tú no dices que no, yo se que te gusta, a mi no me engañas.-dijo metiéndole las manos debajo del jersey.
-esas manos quietas, de aquí en adelante te va a costar más llevarme a la cama, me voy a hacer la estrecha, te vas tú a enterar. ¡Siempre pensando en lo mismo! Estás enfermo, pensándolo mejor, llevamos treinta años de retraso, nos va a costar mucho ponernos al día.
-todo es cuestión de ponerle empeño, tu sigue moviéndote delante mío como tú sabes, ya verás cómo nos ponemos al día rápidamente ¡provocadora! Luego dirá que no pienso en otra cosa y se pasa el día provocando.
-tienes una mente calenturienta, yo no hago nada, soy así, eres tú, ves sexo en todo lo que hago.
-no te das cuenta pero eres muy sensual, lo haces de una manera tan natural que me vuelves loco, tu forma de hablarme, de mirarme, de moverte delante mío, cuando sabes que te estoy mirando. Ayer conseguiste que terminara el día sintiéndome el hombre más afortunado de la tierra, me estoy poniendo tonto, cariño. Tengo tanto miedo a que aparezca algún hijo de puta y quiera llevarse lo que es mío, si me dejase llevar por mis celos, te pondría un burka, para que nadie ponga sus ojos en ti, miedo me da que alguien pueda encapricharse de ti, es difícil llegar a ti, eso me da cierta tranquilidad. Dices que no me conocen, a ti tampoco. Eres lo que cualquier hombre puede desear, en todos los aspectos de la vida, juega a mi favor que tú no te das cuenta.
-eres tú que me miras con buenos ojos, en el pueblo dicen que soy más rara que un perro verde. Siempre me ha molestado que me digan que soy rara, pero ya no, de hecho me gusta salirme de la norma, eso es porque tú me aceptas como soy. ¿Qué me dices de Gema?
-no quiero hablar ahora de esa, no la metas en este momento tan especial, solo abrázame, hazme feliz con tu presencia, con tu amor, con tus rarezas, que me encantan, con tus atenciones, con tus besos, déjame que acaricie tu cuerpo, eres lo más importante de mi vida, sin ti no soy nada.
Publicar un comentario