lunes, 21 de febrero de 2011

VUELVE LA CALMA

Cambió el llanto por la risa ¡qué bobo es! Los enanos habían dejado de tocar los tambores dentro de su cabeza, habían desaparecido despacito y de puntillas, se habían llevado el mal humor pero se les  olvidó llevarse la tristeza, claro es que no se lo he dicho, seguro que eran hombres y hay que decírselo todo.
-¿rebobinamos? Hago como que me acabo de levantar.
La miraba tan intensamente, a la vez con tanta ternura, le costó controlar el impulso de buscar sus brazos y seguir llorando, Se acabó el llorar por hoy, no más llantos. Se tragó las lágrimas, cerró la herida por la pérdida de una parte de ella, con cuatro puntos de sutura, volvería a abrirse, pero de momento la dejaría tranquila. Canjeó el llanto por una sonrisa, despejó la niebla sobre su cabeza, abrió la puerta a un bonito día soleado, recibió su mirada de amor con alegría, intentó corresponder de igual manera.
-hazme un sitio.
-no……….
-venga tonto, échate payá. Lo bien compartido sabe mejor.
-tienes que pagar peaje, pasa la tarjeta – dijo señalando sus labios- sube la barrera.
Atrapó su boca, dándolo todo, pasándole toda la gratitud por el apoyo recibido, reflejando su amor con cada caricia de su lengua, él correspondió a su beso de igual manera. El deseo se iba apoderando de ellos, no fue suficiente el contacto de sus bocas, intervinieron las manos  deseosas de explorar cada centímetro de piel, buscando los rincones más placenteros, dejando que la sangre fluya por sus cuerpos  desbocada bombeada por los descontrolados latidos del corazón, renovándose con cada caricia con cada gemido, uniendo sus cuerpos como si fuera uno solo.
-perdona guapo, creo que ya he levantado la barrera.- dijo riendo con picardía
Cayó su risa posando su boca encima.
-para un poco, que hay que hablar.
-no seas bruja, nena.
Se introdujo dentro de ella, suavemente, disfrutando del contacto, su cuerpo estaba demasiado excitado y deseoso de sentirlo suyo, se olvidó de sus juegos, se dejó llevar por el deseo de dar y recibir, moviendo las caderas extasiada, sintiendo su posesión en cada embestida, en cada caricia posesiva de sus manos, uniendo sus bocas en ese afán de sentir el gozo ajeno como propio, compartiendo una  inmensa satisfacción , llegando a la culminación placentera de sus cuerpos al mismo tiempo.
Siguen abrazados, mientras sus cuerpos recuperan la compostura, sus corazones suavizan las pulsaciones, emocionados por todo lo que son capaces de sentir estando juntos, conectando sus miradas, sobran las palabras. Acaricia su mejilla con la ardiente llama de deseo reflejada en el brillo de sus ojos.Sonrrie complacida volviendo a abrazarle con fuerza, queriendo alargar al máximo ese goce de sus cuerpos y sus mentes.
-me quedaría así toda la vida, pegadita a ti.
Se sentia tan agustito, reconfortada, acariciaba su espalda dejandola en un estado de autentica serenidad, calma placentera donde podia quedarse durante horas , siglos………
-guapo.
-zalamera.
Publicar un comentario