viernes, 18 de febrero de 2011

capitulo 95 YA VALE DE LLORAR

Salió a la calle, le molestó el reflejo del sol. Le dolía la cabeza, horrores, parecía que tenía un montón de enanos dentro tocando el tambor, tenía el estómago revuelto. Vio a Manuel sentado en una roca tallando.
-¿qué haces?
-pasar el rato.
-me encuentro fatal, tengo la boca estropajosa, me duele la cabeza.
-eso es lo que normalmente se llama resaca- dijo riendo.
-hazme un sitio.
-hay más rocas, siéntate en otra.
¡Este es tonto o qué le pasa! Fue a sentarse a otro lado consternada por la contestación. Sentó dándole la espalda al sol. Lo siento Lorenzo me duele la cabeza. Miró hacia donde estaba él que la miraba, según ella con cara de no haber roto un plato, nos hemos vuelto a quedar sin vajilla, no has dejado ni los basos.Tonto del culo, ¿porqué me habrá dado a mi ahora por llamarle eso?capuyo, me gusta más.
Manuel estaba a su lado.
-¿qué haces?
-¡NADA!
-hazme un hueco.
-búscate otra roca, hay más- ¡toma! donde las dan las toman.
-yo también estoy de resaca y no lo pago contigo.
-pues mira que bien.
-habrá que echar a suertes quien prepara el desayuno.
-que lo prepare Agus, yo no tengo la menor intención.
-nena, cuando te pones desagradable eres la mejor.
-yo soy la mejor en todo, tengo un diploma en mi casa por ser la mayor borde del planeta.
-no me extrañaría nada, ¡desagradable!
-que te den majo.
-que te den a ti guapa.
Manuel entró a la casa.
¡Será idiota! Si ha empezado él, lo lleva claro, ¿qué se habrá pensado que soy? La mayor jalapillas del mundo, haber si hay suerte y no se da cuenta.
Se quedó un rato más refunfuñando. Voy a tomar algo para el dolor de cabeza. Entró en la casa, Manuel estaba desayunando y compartiendo las galletas con mantequilla con Agus.
-acostúmbrale mal que luego ya verás.
-siempre que anda Agustín por aquí como con él, por lo menos no me pone morros.
-mira que bien.
-lo que te fastidia es que no te unte a ti las galletas, él no me trata mal, es mi amigo.
-lo que tu digas.
-toma Agus.
-la culpa es tuya, no haberme emborrachado.
-ya eres mayorcita para saber lo que haces, yo lo único que hice fue sacar la botella, no haber bebido.
-como que no nos conocemos, a otra con ese rollito, majo, sabes manipularme muy bien. No tengo ganas de discutir contigo, lo dejamos así.
Se sirvió un café y salió a la calle.
-¡coño cómo se ha levantado la cachorrita! ¡Vaya mala uva que tiene eh Agus!
-No lo sabes tú bien, murmuró.
Se sentó debajo de un árbol evitando el sol, intentando no pensar en nada, con un poco de suerte los enanos de su cabeza se llevaban con ellos el mal humor, Un día tranquilo, necesito un día tranquilo, pasar un día bonito, hay que volver, me gustaría irme con buen sabor de boca, retomar el día a día con la sensación de haber tenido unas bonitas vacaciones, ¡tan difícil es! Tengo a mi lado al hombre más maravilloso del mundo, ¿por qué no soy capaz de disfrutar, sin más pretensión que esa, pasar un día bonito, tener una vida completa con él?
Siempre las mismas preguntas sin respuesta, ¿sirve de algo tantos sacrificios? ¿Tantos malos ratos? Mientras no termine de contestar mis preguntas, va a ser imposible vivir disfrutando de la vida,  la única forma es esa, dejando que mi cerebro me vaya mandando retazos de recuerdos a los que debo de hacer caso, aunque duelan, el problema es que cuando consigo sacar alguna conclusión no se qué hacer con ella. ¡En fin! Algún día conseguiré lavar mi cerebro del todo y llenarlo de cosas buenas, que también las ha habido.
Ufffff¡cómo le estoy echando de menos! Voy a ver que hace.
Escuchó su voz según iba acercándose a la casa.
-no hay quien entienda a las mujeres, Agus, son la rehostia. ¿Tu que haces cuando alguna gata te pone morros sin motivo?, a ti te da lo mismo, te lo montas con otra. El problema es que yo no quiero montármelo con otra, la quiero solo a ella, ella es mi vida, por la que me levanto todas las mañanas, es lo mejor que ha pasado por mis manos, te lo digo yo, que he conocido a muchas, es la mujer más noble que he conocido, si se viese como yo la veo, si perdiese ese miedo que tiene a buscar dentro de ella, está a punto de conseguirlo, solo necesita un poco más de tiempo, un poco más de esfuerzo, lo conseguirá. Llevo un año de relación con ella, Agus,  la he visto pasar por un montón de fases, ahora está en la más dura, en el último repecho. Es lo más bonito que ha pasado por mi vida, me tiene tonto perdido, si pudiera le quitaría esa losa que lleva sobre sus hombros, yo cargaría con ella, pero es imposible es ella la que tiene que ir desmontándola, poco a poco irá pesando menos, lo sé por experiencia, irá pasando, con un poco más de esfuerzo por su parte, lo va a conseguir. Esto es la hostia, Agus, le estoy diciendo estas cosas para animarla, y se me cae el alma a los pies al oírla llorar así. Me acabo de cargar otra vajilla. La voy a recomponer ahora mismo, le voy a dar una serenata, hace mucho que no lo hago, hoy se va a reír, como le gusta a ella, alocadamente, hasta que le duela la barriga. Vamos a hacer de hoy un día bonito, como a ella le gusta. Si hace falta la emborracho a otra vez, que se pone muy graciosa. Eso si Agus, mañana le das tu los buenos días.

Publicar un comentario