domingo, 23 de enero de 2011

apitulo 78 SIGO SIENDO UNA PARDILLA

-¿Así te sientes mejor?.
-mejor cómo, cerdo , hijo de puta.
-pensando que soy Juan Carlos.
-no lo pienso lo eres. Cada vez que pienso en que me besas me sale él.
-no soy Juan Carlos, cariño, soy Manuel, párate un poco a pensar.
-no tengo nada que pensar, no sé lo que haces en mi cabeza pero ya estás saliendo, estas invadiendo mi intimidad, sal.
-nena, piensa.
-no intentes llevarme a tu terreno, ya está bien, ya sé quién eres, no te quiero en mi vida ni en mi cabeza, ¡lárgate!
-nena, piensa.
-que me dejes en paz,¡ que desaparezcas ya de una puta vez¡
-vale, pero primero me escuchas, solo un momento, luego me voy ¿vale?
- no tengo nada que hablar contigo. Que desaparezcas.
- deja de pensar en mí, es fácil si estoy en tu cabeza , deja de pensar en mi.
-fuera, ¡mamarracho de mierda!
-llama a tu hermana y pregunta por Juan Carlos, nena, solo eso. Hazme caso, no tiene sentido lo que está pasando.
-no tengo la menor intención de hacerlo, no sé como ha pasado ,pero vete.
-vete al pueblo y espérale, te lo vas a encontrar, habla con él.
-te voy a ignorar por completo va a ser la única manera.
Se tomó un café con una pastilla y se fue a la cama. Se levantó a la mañana siguiente, tranquila con la sensación de que por fin estaba sola, se sentía liberada, por fin podía retomar su vida siendo ella, sin tanta presión. –Esto no tiene sentido-pensó.-Manuel no me suele presionar, Juan Carlos si lo hizo-intentó quitarse las dos imágenes de su cabeza-me voy a dar una vuelta, ya estará abierto el bar-
Salió a la calle, el día era precioso, el cielo estaba completamente raso, hacia frio pero el día invitaba a darse un buen paseo, sin pensarlo mucho paró en el bar se tomó el café rápido , venció la tentación de comprar tabaco y salió a darse una buena caminata, hacia mucho que no lo hacía. Pasó delante de la casa de Manuel sin mirar hacia ella, siguió su camino.-Aquí ha vivido un Manuel Garmendia, eso ya lo he comprobado, ¡qué lio! ¿Cómo es posible que se mezclen los dos en mi cabeza? no entiendo nada ¿porqué quiero pensar en Manuel y sale ese mamarracho? Igual es porque lo tengo sin resolver, siempre me ha quedado esa espinita de que no actué bien con él, igual es eso, aunque no se lo merezca porque es basura , no es motivo para dejar sin resolver lo que paso, asumir mi parte de culpa y lo demás es suyo, que se quede con su basura, yo solo soy responsable de mis faltas, aunque las suyas sean más graves, voy a hablar con él ,zanjo el tema y busco de nuevo a Manuel, ¡pobre! Lo vuelvo loco, menos mal que me quiere cualquier otro ya  habría pasado de mi.
-Manuel, ¿Dónde andas?
-Ve a hablar con el mamarracho , déjame tranquilo.
-vale cariño, no te enfades.
-histérica¡
-perdona, listillo.
-menos mal que no me voy muy lejos , vaya manía que tienes de mandarme al carajo, me voy a cansar de ir y venir.
-¿me sigues queriendo?
-para mi desgracia sí.
-te recompensaré, tranquilo. Yo también te quiero. ¿Me invitas a comer? Los dos solos, por ahí perdidos, en cualquier lado de esos que tú conoces.
-primero busca al mamarracho y habla con él.
-¿dónde está?
-llama a tu hermana.
-¡ni de coña¡
-agur.
-para, vamos a hablar, no hay porqué meter a mi hermana en esto.
-usa tus artimañas de mujer, para sacarle información sin meterla.
-no se hacer eso, se va a dar cuenta enseguida.
-hasta que  no hables con él  no me llames, déjame tranquilo.
-por favor, ayúdame, venga, ven conmigo ¿Está en el pueblo?
-no tengo ni idea.
-si lo sabes, venga listillo, se bueno conmigo.
-¡ja!no te lo mereces. Dices que no sabes cómo sacarle información a tu hermana sin meterla en el asunto, pues métela , es tu hermana, a lo mejor no le importa ayudarte.
-¿cómo quieres que le cuente lo que me está pasando a mi hermana?¿quieres que me meta en un siquiátrico?¿ Que le cuento?¿ que hablo con un ente?, ya la estoy viendo reírse de mí, no pienso darle el placer.
-a lo mejor, es que también tienes cosas que resolver con tu hermana ¿no te parece?
-¡qué pesado! De momento con Juan Carlos ya tengo bastante.
-ya, pues resulta que una cosa te lleva a la otra.
-eso no tiene sentido.
-cuando estuviste con Juan Carlos¿ ella no andaba también por ahí?
-trabajábamos juntas, de algo si se enteró. Me dijo que ese chico no andaba muy bien de la cabeza, que lo único que buscaba era con quien hablar. También me dijo que tenía que sepárame definitivamente de Oscar y dejar pasar un tiempo antes de iniciar una relación.
-razón no le faltaba.
-ya, pero no me des la chapa con el tema, no  pienso recurrir a mi hermana para esto.
-¿cómo lo piensas hacer entonces?
-mentalmente por ejemplo, él ha entrado en mi cabeza sin permiso, lo echo y punto.
-eso ya lo has hecho, ya has hablado con él mentalmente ¿es suficiente?
-para mi si, es un problema que ha creado mi conciencia, ya lo he resuelto, no necesito hablar con él, era mi problema, mi conciencia y eso ya está resuelto.
-tu misma, si así te quedas satisfecha está bien, ya veremos lo mismo mañana vuelves a verme como si fuera él.
-¿no tendrás tu algo que ver con eso? A ti te encanta hacerte pasar por otras personas.
Manuel se rió a carcajadas.
-eres un capullo. ¿me quieres decir por qué haces esas cosas? ¿qué sentido tiene?
-que te desahogues y laves tu conciencia, que te des cuenta de que no tienes la culpa de todo lo que pasa a tu alrededor. No quieres confesarlo abiertamente pero te sentías culpable, cuando en realidad los dos jugasteis, cada uno se ha llevado lo suyo. El es mucho peor que tu, ha intentado hacerte más daño, tu como siempre has pecado de pardilla.
-no te pases.
-no tienes malicia , nena.
-eso lo dirás tu.
Publicar un comentario