miércoles, 13 de febrero de 2013

EL HOMBRE MÁS TONTO DEL MUNDO







Hoy he hecho algo que hacia muchísimo que no hacía, he intentado hablar con Manuel, ya sé que suena raro, hasta puede que sea peligroso, para mi salud mental más que nada, pero necesitaba saber que está pasando. Tengo la mala sensación de que algo malo va a pasar y él intenta advertirme.
He seguido todo el protocolo, todo ha sido distinto. Lo único que ha quedado en mi cabeza es el pensamiento de “cuida de Nekane” ya lo hago. No sé que más hacer. Quizá vaya al caserón y lo intente de nuevo, quizá allí salga mejor. Lo malo es que ahora están los obreros y para eso tengo que estar sola.
Nekane no ha venido esta mañana, me ha extrañado, pero no tiene que ser agradable para ella las malas caras que Miguel le pone. Como hoy no podía ir al médico con ella, no he querido molestarla.
Por empeño de Miguel, es más pesado que una vaca en brazos, hemos ido a Pamplona. Van ha hacerme alguna prueba más y si todo va bien de aquí a quince días paso por quirófano. Hasta ahí todo normal. Lo que no me parece normal es pasar por quirófano para unos simples pólipos. A mi hermana se los quitaron sin abrirle ni nada. Un poco mosca quizá sin sentido he preguntado.
-¿me estás ocultando algo? Mira que yo no tengo un pelo de tonta.
-pues yo diría que lo eres y mucho.
-¡hombre pues muchas gracias!
Así ha sido la conversación, tal cual. Hemos parado a mitad de camino para tomar un café. El de cháchara con la camarera, parece ser que se conocen y sin hacerme el más mínimo caso. He cogido un donut y he ido  a sentarme sola a una mesa. Enseguida ha venido él.
-¿porqué te vas?
-siéntate y háblame clarito, sea lo que sea quiero saberlo. Estás muy preocupado, a mi no puedes engañarme, dime qué es lo que tengo. Si fuera una tontería, tú no me traes a Pamplona. Aunque  te parezca tonta se leer entre líneas.
-no hay un diagnostico claro todavía, cuando se aclare serás la primera en saberlo.
-ya sé tengo cáncer.
-¡qué dices! ¡Eres más exagerada!
-Y a ti se te da muy mal disimular.
-vale, estoy preocupado, a parte de los pólipos parece que hay algún bultito que no quiere decir que sea malo, cuando te hagan el scanner se verá mejor. No hay porqué levantar la liebre antes de tiempo. Así que nos olvidamos del cáncer porque nadie ha dicho que lo tengas.
-aplícate el cuento. Mira desde que bajé del hospital he leído mucho sobre el tema, a las malas ¿qué puede pasar? ¿Que me dejen sin aparato reproductor? Para lo que me sirve. Da lo mismo.
-pues eso ¿para qué preocuparnos?
-¿tengo que saber algo más?
-no, lo que pasa es que no sabia como te lo ibas a tomar.
-pues ya ves que muy bien. Ahora si que quiero que me lo quiten cuanto antes.
-así se hará.
-bien, que se note quien eres.
-¿Quién soy?
-el hombre más tonto del mundo

Hasta mañana. Agur.

MARIAN.

Publicar un comentario