sábado, 10 de noviembre de 2012

¿CURASAN O CRUASÁN?


-te voy a hacer un regalo.
Me dice entrando en el bar abarrotado de hombres, menos mal que no he entrado sola.
-¿me vas a invitar a un curasan?
-¡curasan! ¡Cruasán!
-¿también tengo que aprender francés?
-no, ¿te apetece pasar el día conmigo?
-vaya regalo, ya lo pensaba hacer.
-los dos solos, boba.
-¿eso es un regalo para mí o para ti?
¡Chulo! Comienza a saludar a todo el mundo, se ve que no es la primera vez que viene, cosa que yo ya sabía claro está. Pongo cara de domingo y beso por aquí, manos por allá, ¡como me aburren estas cosas! ¡Estas tontas conversaciones forzadas! De que se supone que tengo que hablar, ¿de palomas? ¿Becadas? Si yo no tengo ni idea, además me da grima tener un pobre pájaro muerto en mi mano, no me agrada ni comérmelos, cosas mías pero es así. Cuando escucho, ante una nueva presentación.
-ahhh, tu nueva pareja ¡qué maja!
¡Qué pasa! ¡Todos los años trae una nueva! ¡Que se me pone la vena celosa! ¡Ojito! Él sigue la conversación como si nada, Miguel digo. Pero mi cabeza ya está dale que te pego. Que yo sepa soy la segunda pareja formal que ha tenido, imaginarle en esta misma situación con Blanca, su ex, aunque sin sentido me fastidia y mucho. Estuvo veinte y cinco años casado con ella, como es lógico vendría con ella, pero como es tan reservado…. Me ha contado muchas cosas de ella pero de esta parte no sé nada. ¿Habrá habido alguien más y no me lo ha contado? ¡Qué mal me ha sonado lo de tu nueva pareja! Haber… algún rollito habrá tenido, es normal, aunque a mí me jorobe pensarlo.
-¿en qué piensas?
Dice traspasando mi cerebro con su mirada. Hace rato que me he perdido en mis pensamientos ajena a toda conversación.
-¿Qué numero hago yo?
-la decima.

-no has parado.
-se ha hecho lo que se ha podido.
Lo dicho a chulo no le gana nadie y a orgullosa  a mi tampoco, así que no le doy muestras de mis absurdos celos. Sigue intentando adivinar mis pensamientos con su penetrante mirada, pero no le voy a dar el gusto.
-vamos a comer a un sitio que te va a gustar ¿te apetece?
Hago un gesto afirmativo con la cabeza, sonriendo y evitando su mirada.
Ya en el todo terreno me dice.
-suéltalo, venga, antes de explotes y de tu boca comiencen a salir sapos y culebras.
-¿Cuántas?
-cuantas qué
-Blanca y…
-y tu.
Ahora llega el interrogatorio, no haberme dado pie, ahora te fastidias.
-¿Cuántos ligues has tenido entre tu ex y yo?
-¿ligues? Más hubiera querido yo, alguna tontería nada más. Solo sexo.
Para qué preguntaré si prefiero no saberlo, en fin.
-¿venias con tu ex?
-muy pocas veces, al principio porque los chavales eran pequeños, para cuando empezaron a venir las mujeres con nosotros ya estábamos separados.
-ya.
Pues me alegro, pero no pienso decírtelo. Me estoy comportando como él ha hecho hace un rato, la diferencia es que yo me he dado cuenta y le he dado su sitio, cosa que él parece que no piensa hacer  eso fastidia y mucho.
-cuando aceptamos que las mujeres se unieran a nosotros, yo ya estaba solo. Hubo alguna reticencia sobre todo  por mi parte. Pasadas las primeras tensiones al final vimos que no era mala idea.
-ya, ¿por?
Se ríe ¡capullo!
-no tenemos que limpiar, ni cocinar, solo dedicarnos a lo que nos gusta.
¡Ya me ha dado mi lugar! No tiene este morro ni nada. Voy a pensar que contestarle.

Hasta mañana. Agur

MARIAN
Publicar un comentario