jueves, 30 de agosto de 2012

NO ME VOY POR EDUCACIÓN. ESTA NO ES MI IDEA DE UNA BODA.


Como dije anteriormente estamos de fiestas, hoy es último día. Paramos en el pueblo. Veo a Luisa meter dos bolsas en el carro, la miro interrogante, se ríe.
Salimos del pueblo camino de las Ventas ¡JA! ¡ilusa! Nos desviamos hacia la ermita. Bueno, vale, una visita a los del “asau”. Ultimo día de fiestas, día tracidicional por autonomasia. Acuden vecinos de otros pueblos, hasta algún francés descarriado se deja caer. Descontrol total, todo vale, todo se acepta con buen humor. Dos veces he acudido a esa comida, pero siempre como mera espectadora, nunca me he involucrado, nunca he participado activamente en el descontrol. Hasta hoy.
Más besos, achuchones, felicitaciones, bromas y de más. Su expresión y su sonrisa me alertan, algo oculta, algo trama. ¿Qué pinto ahí con mi precioso vestido azul de ceremonia y mis zapatos de súper tacón?
-¿qué hacemos aquí?
-comer.
-¡¡comer!! ¡¡Venga ya!! ¿Qué clase de boda es esta? ¡¡De qué vas!!
-¿confías en mi?
-si, pero esta no es la idea que yo tenía de mi boda.
-es la primera noticia que tengo de ello. Se suponía que te daba lo mismo, que no era más que un tramite…..
-vámonos no sé qué hacemos aquí.
Miro a mi familia, se han cambiado de ropa, lo primero que te dicen cuando te apuntas es que lleves ropa vieja.
-¿confías en mi?
-¡QUE SÍ! Pero vámonos.
-tenemos una mesa preparada para nosotros. Relájate. Tu pon lo limites. Confía en mi.
Por supuestísimo que pongo limites. No me voy por educación y por que no puedo hacerle ese feo delante de todo el mundo. Pero no es así como esperaba pasar este día. No pido mucho, solo pasar un día bonito en el que me sienta protagonista ¿he dicho yo eso?  En fin, es lo que hay. Culpa mía por no preguntar, por dejarle hacer las cosas sin preocuparme del tema, eso me suena, ahora no puedo quejarme, pero nunca pensé que fuera a ser así. Tradicional, estirado, serio en público, eso no es del todo cierto. Pensé que sería una boda bonita, sin lujos pero con buen gusto. Es lo que hay. Más vale que nadie me tire nada, no quiero ni una sola mancha en mi vestido ni en su ropa. Si quiere desmelenarse que lo haga él solo. He dicho.

Hasta mañana. Agur

MARIAN.
Publicar un comentario