miércoles, 28 de marzo de 2012

¡NO! ¡NO!¡NO!¡POR FAVOR!


Los tacones se hunden en el césped, voy de puntillas.

-¿nos sentamos?

-sí, con tacones no puedo andar por aquí, teníamos que haberlo pensado antes, creía que el plan era darnos una vuelta por Donostia, que no me importa,  pero de haberlo sabido me hubiera puesto otra ropa, pero da lo mismo, yo estoy bien, si tu quieres me quito los zapatos y damos una vuelta ¿te apetece? Vamos, demos una vuelta nos vendrá bien, el día es precioso.

-¿por qué estás tan nerviosa? ¿Qué te pasa ahora?

-nada, yo estoy bien ¿tu?

Se sienta y tira de mí para que haga lo propio.

_ ¿cómo ves tú nuestra relación?

Me suelta de buenas a primeras ¿qué le digo yo ahora?

-yo estoy a gusto.

Digo por decir algo, cuando me pongo nerviosa mi cerebro deja de funcionar correctamente, cuando más lo necesito me deja colgada el muy idiota.

-y tú.

Pregunto intentando darle largas a la pregunta.

-yo también estoy a gusto.

-me alegro.

Eso de que quiera decirme algo y no arranque me pone negra” dime lo que sea” me gustaría decirle, “pero arranca, ¡no le des tantas vueltas a todo!”Voy pasando del miedo al enfado, a la impaciencia. ¡Me pone negra su parsimonia, su forma de actuar conmigo algunas veces!

-suéltalo, Miguel, lo que sea, me pones nerviosa.

Me mira, se me hace una eternidad, no se definir su mirada, vuelve el pánico, no sé si le estoy dando lastima, si me va a mandar a hacer gárgaras, si su mirada es de amor….los nervios no me dejan ver.

-dime lo que sea, pero dime algo.

-¿quieres casarte conmigo?

-¡JODER, MIGUEL! ¡JODER!, ¡JODER!, ¡JODER! ¿TU ERES TONTO O QUE TE PASA? ¡Que yo pensaba que ibas a dejarme por imbécil!  ¡Que estaba acojonada perdida coño! Me había hecho el propósito de no ser tan cascarrabias, lo estoy cumpliendo a la perfección a qué sí. Abrázame y rebobinemos. Acabamos de salir de casa ¡con el mal rato que he pasado! ¡NO ME HAGAS ESTAS COSAS! ¡COÑO! En pocos minutos he pasado por un montón de estados, he sentido pánico, un miedo atroz a que me dejaras, si así fuera, sé que tendrías razón, luego me he enfado ¿quieres hacer el favor de besarme para que deje de decir chorradas? Deja de mirare con cara de alucinado y besame.

-¿has acabado?

-eso creo, todo es cuestión de que me vuelva a dar el yuyu.

-no me has contestado.

-no pienso casarme, dejemos las cosas como están, no quiero perderte.

-no es más que un trámite, ¿qué problema hay?

Dice con voz de cansado. Que no me extraña.

-me he casado dos veces, las dos me he quedado sola, no pienso volver a pasar por lo mismo, vasta que firme algo para que las cosas se tuerzan, no. Mírame, soy gafe, no quiero perderte, no quiero que desaparezcas de mi vida, ni de esta vida, no, por favor. Así estamos bien. Abrázame. Mira, si te vas, pero sin morirte, lo aceptaré, sufriré pero ya pasara, si te mueres como los anteriores, me voy contigo ¿me estás escuchando?

-atentamente. Te faltaba la pena, ahí está. ¿Hablamos ahora de amor?

-me falta la autocompasión.

-no, te falta dar las gracias por vivir, por amar, por desear, por tener sentimientos, por tener a alguien que te quiere a tu lado, por la vida confortable que llevas…..

-vale, vale, pero sin firmas.



Hasta mañana. Agur



MARIAN

Publicar un comentario