sábado, 17 de marzo de 2012

ESPECULANDO


Me voy una semana fuera con Nekane, hay un evento sobre hoteles que nos interesa. Lo malo por llamarlo de algún modo es que es en Alemania, todavía no tengo muy claro qué demonios pintamos allí, para empezar el idioma, pero bueno me he dejado convencer. Espero no arrepentirme, aunque tengo mis dudas al respecto. Miguel no ha querido ni hablar de la posibilidad de acompañarnos, iría más a gusto si él viniese, habrá que conformarse, no puedo desmontarlo y meterlo en la maleta.

Nekane está ilusionadísima, está haciendo tantos planes que ya estoy estresada y cansada solo de escucharla, creo que nos van a faltar horas. Una cosa digo, a las diez en la cama, que no piense que voy a salir todas las noches, porque ese es el plan que lleva, conmigo que no cuente, que yo soy como las gallinas. Además que quede claro que vamos por trabajo, que ella quiere aprovechar a divertirse, en edad de ello está, a lo mejor conoce a alguien. No tiene pareja conocida, es más, que yo sepa y lo sé casi todo, sus relaciones no pasan de ser amistosas, ahora que lo pienso es un poco extraño ¿tendrá algún problema con eso? A lo mejor tengo que empezar a preocuparme del tema, voy a observarla de aquí en adelante. Ya estoy especulando, a lo mejor es que es muy discreta y no quiere relaciones duraderas, es extraño, sí, lo mejor es que la observe, a lo mejor si hay algún problema y hasta ahora no me he dado cuenta, pues llegó la hora de saberlo. ¿Será lesbiana? No creo, ¿y si lo fuera? Pues no pasaría nada, sí, tengo que observarla.

-Miguel, ¿a ti te paree que Nekane es lesbiana?

-¿de dónde has sacado eso?

-es solo una idea, yo nunca la he visto con un chico.

-¿con alguna chica?

-Pues no. Sin más solo especulo.

-deja de hacerlo y si realmente necesitas saberlo, pregúntaselo.

-¿cómo voy a preguntarle si es lesbiana? ¡Tienes cada cosa!

-lo mismo que le preguntas otras cosas, que yo no digo nada, pero vaya paciencia que tiene contigo con las preguntitas que le haces a veces.

- Hay confianza, ella tampoco se corta a la hora de preguntar.

-pues ya está, pregúntaselo.

-no pienso preguntarle eso. Voy a observar.

-miedo das, ya me contarás que concusiones sacas de tu observación.

-voy a aprovechar estos días para ver si saco algo en claro.

-tú misma, mientras luego me lo cuentes.

-¿a ti que te importa?

-me has dejado con la mosca, ahora quiero saberlo.

- ¡hace falta ser cotilla!

-mira quién va a hablar.



Hasta mañana. Agur.



MARIAN

Publicar un comentario