jueves, 16 de febrero de 2012

¿PORQUÉ NO ME HACEN CASO?


Le explico, pensando que a lo mejor no me hace ni caso, ¿porqué no me va a hacer caso? Tiene que hacerme caso.

-quizá sean cosas mías, pero vamos, no nos cuesta nada acercarnos.

Pone cara de no entender nada, da lo mismo. Vamos y punto, ojalá sean cosas mías, ya aguantaré el chaparrón. No puedo quitarme la imagen de esa chica rodeada de sangre.

Por el camino intento relajarme, no voy a ser de gran ayuda si me pongo histérica, pase lo que pase he de mantener la calma, me hago el propósito de no mezclar su historia con la mía, que sin saber muy bien el motivo  lo he hecho.

Llegamos a la casa, el coche no está, por lo menos no a la vista.

-voy a llamar a la puerta.

-son las ocho de la mañana, estarán durmiendo.

-da lo mismo.

El timbre no funciona aporreo la puerta. Sé que está tendida en el suelo, no sé porqué pero lo sé.

-hay que abrir esta puerta.

-no podemos hacer eso.

-llama a la guardia civil.

-¿qué les digo?

-lo que te dé la gana. Diles que hemos escuchado un grito en la casa y que no abren la puerta.

Así lo hace, pero por no discutir sin convencimiento.

Cuando llega la policía, Miguel se pone serio, no puede contarles algo que no ha ocurrido. Intento convencerles de que yo si he oído un grito de socorro, empiezo a ponerme muy nerviosa ante la impotencia de que no me hagan caso, estoy convencidísima de que esa chica está tendida en el suelo, pero no tengo una explicación lógica para ello.

La policía se va, Miguel insiste en hacer lo propio y yo me desespero, pero entiendo la situación, así que volvemos al pueblo.

Intento hacer mi trabajo lo mejor posible, pero mi cabeza está en otro lugar. A media mañana Miguel me llama.

La chica ha aparecido asesinada en su domicilio.

Me hundo.



Hasta mañana. Agur.



MARIAN

Publicar un comentario