viernes, 7 de octubre de 2011

¿PIENSA MAL Y ACERTARAS?


¿Qué hace? ¡Qué sonido más...no sé cómo definirlo! ¿Qué hará? Está en el baño, no quiero pensar mal, ya estoy con mis chorradas, la puerta está entre abierta, si estuviera haciendo algo indebido, siempre entre comillas, hubiera cerrado la puerta, digo yo, o a lo mejor no, y ¿si busca que le pille? ¿Será un pervertido? A primera vista no me lo parece, no lo conozco demasiado. Ayer estábamos cansados, no hubo sexo, pero tampoco tiene edad de estar pensando todo el día en ello, a saber, uff nunca se sabe. Me da no sé qué asomarme, tengo que salir de dudas, sea lo que sea tengo que saberlo. ¡Tengo unos despertares más extraños! Mi cerebro me bombardea pensamientos, uno tras otro, sin parar. Siempre me levanto divagando, a lo mejor hoy no, ¡madre mía! ¿Habrá llegado ya?....no, sigue, parece ser que no, podría ir a ayudarle, a lo mejor es eso lo que espera de mi ¡qué fuerte! ¡¿Le estará dando un ataque al corazón? Y yo aquí pensado mal. ¡Qué agobio! No me lo perdonaría en la vida… es que me da no sé qué asomarme. Lleva unos diez minutos dándole vueltas a lo mismo ¿qué hago? Tengo que mirar, me asomo un poco y luego decido qué hago, salgo corriendo o le ayudo ¿y si preparo la maleta por si tengo que salir corriendo? ¡Qué exageración! ¿A estas alturas me voy a asustar por eso? Asustarme no sé, pero que no me iba a hacer mucha gracia, eso sí lo tengo claro. ¡Un poco de respeto! Puedo llegar a entender que le apetezca y por no molestar, ¡pues ni así! ¿Para qué estoy yo aquí? ¡Joder! Me está haciendo sentirme fatal, estas cosas no me gustan. Puedo llegar a entender muchas cosas, pero siempre dentro de un orden, sin faltar al respeto, eso sí qué no se lo aguanto a él ni a nadie, por ahí no paso. Faltaría más.

Ha parado, momento ideal para asomarme, hago como que me acabo de despertar y ya está.

-¡hola! ¿Qué haces? Estás todo sudado y rojo como un tomate ¿qué postura es esa?

-hay que apañarse con lo que hay, el gimnasio no lo abren hasta las diez.

-ya.

-¿te animas?

-¿a qué?

-abdominales.

-no, gracias.

-¿una duchita juntos?

-bueno…



Hasta mañana. Agur.



MARIAN

Publicar un comentario