martes, 25 de octubre de 2011

MUÑECA DE PORCELANA


-¡a levantarse!

-¿qué hora es?

-la hora de vivir.

-¡no ha amanecido aún!

-vamos a presenciar el amanecer de tu nueva vida, vamos, muñeca de porcelana.

-más quisiera yo, pero gracias por el piropo.

-no es un piropo, si no todo lo contrario.

-¡tu de qué vas! ¿Me llamas mujer decorativa?

-nooooo, lo que te digo es que vas de chica dura, pero eres muy frágil, a la mínima te agrietas.

-¿qué tal si me dejas dormir un rato más?

-¡a levantarse! Te levantas o te levanto.

-¿tu no duermes?

-lo necesario, me gusta la vida y quiero vivirla contigo, pero antes tengo que convertirte en una cama elástica.

-si puedo elegir, prefiero ser una muñeca de porcelana, cuando me agriete, como tu dices, un poco de “lotite” y resuelto.

-eso es lo que llevas haciendo toda tu vida, ya llegado el momento del cambio.

-¡qué cambio ni qué coño! ¡Que yo solo quiero dormir un rato más!

-una lástima, iré yo solo. Pero te diré algo, la próxima vez que te lastimes, no pienso parchearte.

-no te enfades, ya voy.

-no me enfado, me da pena que no hagas nada por salir de tu sufrimiento, parece que te gusta sufrir.

-ni mucho menos. Perdona que te diga, a mi no me gusta dar pena, que lo sepas.

-pues a mí me la das.

-me estás fastidiando  ¿lo sabes? Mal vamos, que lo sepas.

-haz algo para darle la vuelta a tu vida, dices que quieres vivir, pero no haces nada para lograrlo, vives por inercia eso no es vivir.

-se que tienes razón, llevo toda mi vida viviendo para los demás cumpliendo objetivos ajenos, haciendo lo que los demás esperan de mi, ahora que tengo plena libertad de de hacer lo que yo quiera, no sé hacerlo, no sé lo que quiero, no sé qué hacer con mi vida, siento que la estoy malgastando, no sé que tengo que hacer para cambiar las cosas. Si que estoy triste, mucho, muchísimo. ¡No se qué hacer con mi vida, con mi tiempo! Simplemente dejo pasar los días esperando no se qué.

-déjate guiar hacia el cambio, es normal que estés así. Cuando me separé de Blanqui, me sentí igual, no me gustaba la vida que llevaba, pero era la que conocía. Busca dentro de ti, siéntete como una niña que tiene toda la vida por delante, sueña, aprende a hacerlo. Eres un lienzo en blanco, píntalo a tu manera.





Hasta mañana. Agur.



MARIAN

Publicar un comentario