miércoles, 13 de julio de 2011

NO SE LO QUE HA PASADO


Ya está el cara borde este mirándome. Si estás solo en mi cabeza, ya estás largándote, que no te he invitado, si estás en mi cocina, dime qué haces aquí, ¿porqué solo te veo cuando estoy sola? ¡Di algo hombre! ¿No piensas decirme nada?, pues tu mismo, cambia un poco la cara por lo menos, se hace desagradable ver tu careto cabreado. Salvado por la campana, alguien llama a mi puerta. Luisa.

-hola.

-¿Qué tal estás? Dichosos los ojos que te ven.

-ya sabes donde he estado ¿no?

-si claro, ordenes de tu maridito, que no vaya nadie que necesita estar tranquila, te  acapara demasiado, como siga así va a llegar el día que te va a encerar en una urna.

-ni mucho menos, son cosas nuestras, no lo entenderías.

-tú misma, pero a mí me agobiaría mucho un marido así.

-pues yo estoy encantada. ¿Cómo van las cosas?

-mal, solo un milagro me salva.

--lo malo es que los milagros son muy raros si es que existen.

-es la única esperanza que me queda.

-¿sigues sin poder hablar con Fermín?

-será mejor que no se entere.

-si no ocurre el milagro se va a enterar.

-sigo confiando en el milagro.

-vale, pongamos los pies en tierra un momento, ¿qué vas a hacer si el milagro no se produce?

-acabar con todo.

-¿qué significa eso realmente? Habla claro.

-ya te lo dije la otra vez, estoy a punto de hacer una tontería.

-¿hablamos de quitarte la vida? Si es así dilo claro.

-así es.

-está bien, le vas a dejar solo y con un problemón tremendo, sin comérselo no bebérselo, no me parece junto.

-es lo que hay.

-una cobardía por tu parte, perdona que te hable de esta forma, pero intento hacerte recapacitar y que veas las cosas de distinta forma. Siempre hay salida para todo, solo hay que buscarla.

-estoy en un callejón sin salida.

-siempre hay alternativas, aunque sean difíciles.

-no puedo ni quiero hablar con  Fermín, no sé qué explicación darle sobre este problema.

-inténtalo conmigo.

-tengo la cabeza tan mal, que ni yo misma me explico cómo he llegado a esta situación.

-di lo primero que venga a tu cabeza

Estrategias de mi Manolo.

-esto qué es ¿un juego? No juegues conmigo.

-es una forma de ayudarte y funciona, de verdad, suelta la primera palabra que venga a tu boca.

-mierda.

-sí que estás mal, sigue, lo que sea.

-muerte.

-sigue, no pares.

-manos atadas, odio, rabia, celos, envidia, sobre todo de ti, tienes todo lo que yo deseo, he llegado a odiarte, que lo sepas, toda mi relación contigo ha sido falsa, me caes mal, ¿cómo una pava como tú a conseguido a Manuel? Mierda. Imbécil, no se ser feliz dice, hace falta ser tonta, no te lo mereces. A mí no me engañas, estas con él por su dinero, eso es lo que pensamos todas que lo sepas, no sé lo que le has dado para que esté así contigo, follaras bien, porque si no, no puedo entenderlo, una tonta como tú que vive en no se sabe qué mundo, pon los pies en tierra, aprovecha hasta que Manuel se dé cuenta de lo tonta que eres y se largue, que llegará y yo lo celebraré.

-lárgate de mi casa.

-de la casa de Manuel, querrás decir.

-te he dicho que te largues.

Necesito un cigarro ahora mismo, ¡ya! No se es lo que ha pasado ni sé lo que siento en este momento.

-tenias que haberla cortado antes, la envidia es muy mala.

-tu cállate, nadie te ha dado vela en este entierro. Desaparece tú también con tu cara de odio.

-¿estás enfadada? Eso está bien.

-¡QUE TE LARGUES!
Publicar un comentario