lunes, 30 de mayo de 2011

SIN TI NO SOY NADA



Iba mirando por la ventanilla del coche, de muy mal humor, sin saber muy bien que hacia ahí, a qué demonios tenía que ir ella a Burgos a pasar un mal día, con lo a gusto que se hubiera quedado en casa.

-un poco más adelante hay una área de descanso donde suelo para siempre que vengo por aquí ¿te apetece que paremos a tomar un café?

-como quieras, mira que eres aburrido ¿porqué siempre haces las mismas cosas? Cambia un poco chico.

-no sé porqué, tengo mis costumbres, así siempre sabes dónde estoy a ti eso te gusta ¿no?

-¿a qué viene eso?

-simple comentario, sigue mirando por la ventana.

-no te metas con migo.

-ni tu conmigo guapetona.

Entró en el área de servicio observando cada detalle, sobre todo quien había detrás de la barra, que por cierto era una mujer entrada en años, muy simpática y agradable, pero ella no estaba de humor para galanterías, estaba claro que no iba a ser un buen día.

-¡Buenos días señor Manuel!-saludó amablemente- ¡Cuánto tiempo!

-¡Buenos días Bea! ¿Dónde anda Pedro?

-está fuera colocando las mesas.

-luego voy a saludarle. Sácanos un café para mi mujer y para mí lo de siempre.

-ahora mismo va. Encantada de conocer a tu señora, nos hemos preguntado muchas veces si estabas casado o soltero, como siempre eres tan reservado, yo siempre decía que tenías pinta de estar casado.

Me está cayendo bien la tal Bea, si, si, voy a intentar caerle yo bien.

-Esta es Marian la que me tiene amarrado.

-encantada.

¿Por qué siempre tendrá que ir de graciosillo? Tengo que relajarme, el café está buenísimo.

En cinco minutos ya estaban en la calle, saludando al tal Pedro, un hombre muy agradable, que casualidades de la vida tiene un gran parecido con un primo mío que también se llama Pedro, mi primo es más joven, pero se parece muchísimo, por cierto cuando éramos pequeños decía que se iba a casar conmigo ¡qué gracia! Hace unos cuantos años que no le veo, vive en Valencia, creo que va llegando la hora de hacerle una visita, hacia mucho que no me acordaba de él, con su hermana ya tengo algo más de contacto por lo menos telefónico. ¿porqué habrá salido esto ahora? Voy a dejar de divagar, aunque ahora que me he acordado de ellos, tendré que ir ha hacerles una visita, un día de estos.

-¿qué piensas?

-nada en especial.

-ya vale, nena, no tienes motivos para estar enfadada.

-vale perdona, no puedo evitarlo.

Ojala me hubiera quedado en casa, no tenia que haberme dejado convencer. El día va a acabar mal, ¡qué estrés! Hicieron todo el viaje sin abrir la boca, cuanto más cerca estaban peor se sentía, no iba a ser capaz de enfrentarse a Gema ¿porqué me tengo que enfrentar a esa? ¿Pero qué coño pinto yo aquí?

Manuel paró el coche a la entrada de la ciudad. Sin mediar palabra la atrajo hacia él cubriendo su cara de besos, atrapando su boca transportándola a a su cerebro, fortaleciéndola con su amor, su apoyo, su pasión, su deseo. Separándose de su boca para mirar sus ojos, mientas acaricia su mejilla, volviendo a atrapar su boca, sellando un pacto no hablado, pero entendido por los dos, de amor, de apoyo mutuo.

-si he sido capaz de transmitirte lo que siento, tiene que servir para fortalecerte, para darte confianza, ¿por qué lloras?

-porque te quiero y me quieres.

-Te quiero más que a mi vida, entérate, hasta que tu has entrado en ella, estaba muerto, mi vida no tenía sentido, no eres consciente de cuanto has cambiado mi vida, en todos los aspectos. Tu eres la protagonista de mi vida, vivo para ti y por ti, lo que sea que hagamos lo haremos juntos de la mano, entre nosotros no hay cabida para nadie más. No sigas llorando, cariño, me vas ha hacer llorar a mí, tú has sentido mi amor, yo siento el tuyo en cada cosa que haces, en tu forma de mirarme, me has dado la vida, la ilusión por vivir. Cuando me fije en ti, estabas con Oscar, le pertenecías a él, no tienes ni idea de los celos que sentía cuando te veía pasear con él por el pueblo, nunca te he contado estas cosas, me moría de celos, cuando te veía sola, pasaba a tu lado solo por ver tus ojos, para que me mirases. Quizá tu relación con Oscar no fue perfecta, pero educasteis juntos a esa niña, estuvisteis juntos hasta el final, yo intente crear una familia con la persona equivocada, no tenía que haber pasado nada de lo que ha pasado, un polvo cambió mi vida, uno solo, nena, lo hicimos la primera vez y no la volví a ver hasta un mes más tarde, cuando vino a decirme que estaba embarazada, la acepte, hice todo lo que pude para que las cosas fueran bien, cuando desapareció dejándome con el niño no me importó, los cinco años que tuve al niño conmigo fuimos felices los dos, no hay día que no recuerde la risa de ese niño, la sensación de llevarlo de la mano. No tenia que haber vuelto, pensó que con cuatro chorradas la perdonaría, la odie con todas mis fuerzas, pero otro puto polvo mal echado y vuelvo a dejarla embarazada, manda cojones. No se llevó al niño, porque lo quisiera, se lo llevó para joderme la vida, por venganza. Desde que ese niño desapareció de mi vida, dejé de vivir, tu has hecho que recupere mi vida. Entérate ya de una vez, nena, voy a luchar por esta relación con uñas y dientes, no voy a permitir que nada se meta en medio. Mírame, te quiero más que a mi vida, sin ti no soy nada.

-gracias. Que sepas que lo que siento por ti, lo que yo he vivido contigo, no lo viví con Oscar, lo quise pero no tiene nada de qué ver con lo que tu y yo tenemos, ojala te hubiera conocido a ti primero, es muy triste que nuestras familias se hayan destruido para que podamos estar juntos, pero ya es pasado, no se puede hacer nada, no se si crees en estas cosas pero pienso que tu y yo estábamos destinados a conocernos a querernos. Ahora nos queda luchar por Nekane, ella es tan víctima como tu, más diría yo, tenemos que hacer lo que haga falta por ganarla, tienes que dejar que te conozca, gánatela, Manuel, vendremos las veces que haga falta hasta que consigamos que nos acepte y no por el dinero, sino porque es lo que corresponde, no podemos seguir viviendo en el pasado, hay que corregir errores ya ha llegado el momento. Lo único que no soporto de este tema es a Gema, tienes razón cuando dices que no tiene nada que ver contigo.

-vamos a picar algo antes de ir, tenemos tiempo, seguimos hablando. Bésame.

-ya has estado tu aquí antes.

-sí, pero los dueños han cambiado, no conozco a los nuevos. Tanto besito, nena, te haría el amor ahora mismo.

-tú estás enfermo, lo tuyo no es normal.

-no soy de piedra, esa forma tuya de besar, me vuelve loco.

-para un poco con esas manos, que pareces un pulpo, ¿conseguiremos pasar desapercibidos?

-a mi me da lo mismo.

-para quieto ¡hombre! que me pillas con las defensas un poco bajas y a la mejor te dejo.

-podíamos ir al baño.

-a ti se te va la olla.

-si por ti, venga tonta, ve tu primero luego voy yo, no se si es por los nervios, pero tengo unas ganas.

-no me lo puedo creer, estás diciendo esas cosas porque sabes que te voy a decir que no, pero ten cuidado haber si te vas a llevar una sorpresa.

-venga, no se va a enterar nadie.

-no que va, como que la gente es tonta.

-venga, tienes tantas ganas como yo.

-que no, estate quieto, estamos dando la nota.

-¿lo has hecho alguna vez en un baño público?

-no, y no te voy a preguntar si tu lo has hecho.

-mírame, no, pero ahora me apetece muchísimo, seria una buena forma de relajarnos.

-¿estás seguro? yo no lo tengo tan claro.

-hazme caso, ve que yo te sigo.

-que ¡no! estate quieto.

-mírame a los ojos y dime que no te apetece.

-estas siendo malo conmigo.

-todo lo contrario, tienes tantas ganas como yo, mírame y niégalo. Estas ardiendo por dentro, se te nota.

-me da apuro.

-solo es un juego, venga cachorrita. No se va a enterar nadie.

-me da vergüenza.

-déjate llevar por el momento, aquí no nos conoce nadie.

-¿con qué cara salimos?

-con la más alta y orgullosa que te salga, así voy a salir yo, ve que te sigo.


Publicar un comentario