miércoles, 16 de marzo de 2011

TE ENGAÑA, NO ES QUIEN TU CREES

            El despertador la molestó con su zumbido estridente, le puso la mano encima para callarlo. Odiaba ese chisme molesto que la sacaba de unos de los mejores placeres que tiene la vida, ¡dormir! Cualquier día lo tiro por la ventana según suenas ¡zas! A la mierda tú y tú molesto zumbido. Algún día lo haré, lo juro.
Desde que convivía con Manuel sus despertares habían mejorado mucho, ya no se levantaba tan mal humorada como antaño, que hasta que no se tomaba el primer café era más aconsejable no mirarla a la cara y que a nadie se le ocurriese hablar. Su vida había cambiado completamente, hubo un tiempo en el que vivía estresada, se levantaba con el tiempo justo, no le sobraba ni un segundo, en diez minutos ya estaba circulando a toda velocidad, que no se le ocurriese a nadie, hacerle alguna pifia al volante, porque lo dejaba sordo a bocinazos, ¡qué cosa ¡ cómo me desquitaba aporreando la bocina. En fin, pasado, que no olvidado. Ahora hasta se levantaba de buen humor, con ganas de vivir, pero hoy no, nota cómo el mal humor se va apoderando de ella...
-¡nena!
-¡QUE!
-¿no te levantas?
Vuelve a escuchar el zumbido del despertador y le pega un manotazo.   
-¡como hay un Dios, cualquier día este sale por la ventana!- murmura
-¿quieres que la abra? ¡No hay huevos!
-no me provoques que me he despertado con el cable cruzado, hacia mucho que no me pasaba.
-¿no va a ver sonrisitas en el desayuno? ¡Qué pena!
-bueno como tú no tienes la culpa, intentaré echarte alguna, pero poco.
-¿Quién es el culpable?
-el trasto este con su asqueroso zumbido.
-tíralo por la ventana, mujer, no te cortes, ya te la abro, ¡que se joda el cabrón!
-tampoco es eso, realmente no tiene la culpa.
-que si, hazme caso, tiene la culpa de todo.
Rió a su pesar.
-prefieres que la pague con el trasto, antes que contigo.
- si puede ser…………., ya te abro la ventana, no pasa nada, compramos otro. Si me tiras a mi por la ventana ¿Dónde vas a encontrar otro como yo?
-no te falta razón.-dijo haciendo el esfuerzo de sonreír.
-¿Quién te va a calzar a ti mejor que yo?
-a mi no me hables así, tonto del culo.
-cachorrita…….
-¡qué! ¡Pesado!
-¿no te apetece hacer calceta?
-no estoy de humor.
-¿me dejas que te haga cambiar de opinión?
-llevas rato intentándolo, o te has creído que no me he dado cuenta. Se nos ha metido un bicho en la cama. Algo se mueve por ahí abajo.
-mete la mano, a ver que es, pero con cuidado, no le pegues un manotazo eh, no vaya a ser que sea la aguja para la calceta y te pinches. Toca la puntita con cuidado.
-¡qué tonto eres!
-¿tú crees?
-sí y mucho ¿sigues queriendo calzarme?
-no tengo otra cosa en la cabeza.
-con discreción, se te olvida que ahora, en casa somos tres.
-no se me olvida, nena, pero ya tiene edad para saber ciertas cosas, no creo que se asuste si por casualidad nos oye.
-ella no se asustará, pero a mí me da apuro que se dé cuenta.
-si ahora no voy a poder follar en mi casa.
-que no hables así, ¡joder! Se folla con las putas.
-vale, cachorrita, olvídate de lo que he dicho.
-me voy a levantar no estoy para nada. Lo siento
Cuando bajó a la cocina, después de la ducha, se encontró el desayuno preparado, Manuel se había ido. Ahora además de su mal humor añadió  el sentimiento de culpa. Entendía que se fuera para evitar ser dañado, algún día se va a ir para no volver, yo creo que ya no me aguanta. No sé porqué me comporto así, mi vida ha sido siempre justo al revés, la que aguantaba el mal humor de los demás era yo, la que se comía los marrones, aunque no le perteneciesen era yo. Otro mal día, me espera, otro más de los muchos que voy acarreando, lo malo es que ya no estoy sola, no debería comportarme así, soy la persona que siempre he evitado ser. Siempre he controlado cada cosa que he dicho o hecho, me mordía la lengua antes de dar una mala contestación, si recibía un mal trato lo asumía, lo mereceré ¿Dónde está el punto medio de las cosas? ¿De las emociones?
Nekane entró en la cocina, no tenía muchas ganas de ver a nadie.
-¿has desayunado?
-si. ¿Manuel?
-se ha ido.
-en tres días me voy
-¿pasa algo?
-si, que no se qué pinto aquí, tu debías de hacer lo mismo, vas a acabar mal
-¿eso a qué viene?
-te engaña, delante de ti es una cosa y detrás otra, no es quien tú crees.
-mira bonita, no hay nadie que conozca a Manuel mejor que yo.
-Gema, lo conoce mucho mejor que tu.
Se le atragantó el desayuno.
-es un hijo de puta, te dejará tirada cuando menos lo pienses. Miente, sabia de sobra que yo existía, lleva muchos años mandándome dinero por medio de Gema.
-¿Cuánto hace que no te manda dinero?
-algo más de un año.
-ahí tienes la prueba, la que miente es Gema, que no te vuelva a oír insultarle, ni hablar mal de él, no le conoces.
-no es quien tú crees, porque ahora esté bien contigo, no es motivo para olvidarse de lo que deja detrás.
-la que no tiene ni idea de quién es eres tú, me pillas en un mal día, dejamos aquí la conversación, me voy.
Publicar un comentario