martes, 8 de marzo de 2011

SOY UNA BOCAZAS

Nekane y Nagore, se unieron a su sobre mesa. Nagore tenía la facilidad de congeniar con todo el mundo.
-vamos asentarnos un rato con los viejos, que seguro que ya están artos de tanto morrease.
-¡Nagore! – Recriminó Manuel – Que Nekane no te conoce ¡qué va a pensar!
-lo que hay, tiene que saber en qué familia se ha metido, están todos los viejos locos, sobre todo Fermín y este.- dijo señalando a Manuel.-el tío Joxetxo, desde que se ha separado, también anda un poco revuelto, en esta familia los viejos son los peores.
-Hoy no anda tu camarero por aquí, ¿a qué habéis venido? ¿No le habrás echado el ojo a otro? Hay uno nuevo. Tu eso ya lo sabes ¿no?- dijo Manuel provocando
-no pienso contestarte, no te inmiscuyas en mi vida privada, ya tengo bastante con Fermín.
-mira la mocosa esta, qué se habrá pensado, mira que siempre he sido discreto, pero se muchas cosas, se las cuento a Fermín en cuento le vea.
-bueno a lo que vamos, dice Nekane que mañana hay comida familiar ¡genial! ¿Ya has llamado a Haizea?
-no, luego la llamo.
Vaya por Dios, Nekane de discreta nada.
-ya la he llamado yo, vamos a buscarla.
-la comida es mañana.
-ya vendremos, tu tranquila.
-¿no pensáis aparecer en toda la noche?
-es posible, todavía no se qué haremos, depende de por dónde nos dé.
-dejamos lo de la comida para otro día, así podéis descansar.
- díselo a Fermín, ya se está frotando las manos.
Manuel la miró y rió. En vaya berenjenal me he metido por no tener la boca cerrada, ¡seré boba! A la, a organizar la comida de marras. Tendré que llamar a mi familia, no les voy a hacer el feo, ¡qué asco! Con lo poco que me gustan estas cosas. En fin ya no hay remedio. ¿Qué se supone que tengo que hacer con mi padre? ¿Saludarle? ¡Qué agobio! A veces tendría que cerrarme la boca con cremallera, ¡a la mierda con todo el mundo! ¡Con lo a gusto que estamos los dos solos... ¿por qué coño tengo yo que dar explicaciones de lo que hago con mi vida?  ¡Mierda!
-bueno nosotros nos vamos, ya puedes seguir marreándote con Marian.
-será posible, la cría esta de los huevos, ya no te pienso volver a dar paga.
-¿a qué te crees que he venido? ¿A ver cómo te morreas con ella? Suelta la manteca.
-¡vale ya Nagore! Te pasas, hija, es tu tío, un poco de respeto, cómo se nota que no está tu madre.
-ya estás tú para darme la chapa, haber si mañana cuando se junten los tres, después de darle al tintorro, me dices lo mismo, nos van a dejar en vergüenza, Nekane, ya verás las que lían.
-larga, descarada, que todavía terminas en casa castigada, estás tú un poco subidita, jodida cría de los huevos.
-¡Manuel! De verdad, como os pasáis. No les hagas caso Nekane, compiten a ver quien dice más burradas, cosa de esta familia de locos.
-Nos vamos, ya puedes marrearte con ella, que no miramos. Agur………..
-la jodida de ella hace conmigo lo que le sale de los huevos.
-culpa tuya es, no te quejes ahora. Está haciendo que Nekane te pierda el miedo, es tan jodidamente toca pelotas como su padre.
-¡nena! ¡Qué manera de hablar!
-la misma que tu, si te molesta que sea una mal hablada, a mí tampoco me gusta oírte hablar así, ¡a callar!
-¿estás enfadada?- dijo riendo
-un poco, así que no te metas conmigo. Voy a hacer las dichosas llamaditas, haber si con un poco de suerte nadie puede venir. Un terremoto sería lo mejor, una riada o, no sé, cualquier desastre natural que impida que los coches anden, todo el mundo metido en su casa ¡coño! Que nunca pasa nada. ¡ojalá llueva!
-te estás haciendo tu sola una película ¡increíble! ¿Tan malo es?, ya sabes que yo no soy muy familiar, mi familia eres tú, Fermín y ahora Nekane, a mi hermano desde que se ha separado , bueno, las cosas van mejor, los demás están ahí, ni fu ni fa, pero vamos tampoco hago un drama por tener que verlos, me mantengo al margen y punto ¿vas a llamar a mi hermana?
-lo que tu digas, a mi me da lo mismo, yo no tengo ningún problema con ella, si ella lo tiene con migo, allá ella. Lo único que me importa es lo que tú hagas si ella intenta manchar mi imagen, lo demás me da lo mismo.
-llámale.
-¡Jo macho! Mira que estás hoy mandón, llama tu, es tu hermana.
-es a la única que voy a llamar, solamente por como acabaron las cosas la última vez que nos vimos, no pienso llamar a nadie más.
-¡Qué pesado eres!
-y tu ¡qué guapa!

Publicar un comentario