miércoles, 2 de marzo de 2011

NEKANE

-¡pero qué dices Fermín! ¿Qué está en tu casa? Todo esto me parece irreal, no puede ser. Hoy me entero de que tengo una supuesta hija, cosa que tendré que comprobar, ¿pretendes que la meta en mi casa esta noche? Olvídate del tema, no haberla traído.
-No ha habido más remedio, no la iba a dejar en la calle.
-¿no tiene casa? ¿De dónde cojones a salido?
-La he sacado de una comisaria, me debes tres mil euracos, que es lo que he tenido que pagar.
-no la conozco y ya me está sableando, ¡venga hombre! Haberla dejado allí ¿Por qué estaba detenida?
-atraco a una tienda.
-¿quieres que la meta en mi casa? ¿Qué pretendes que cuando nos vayamos a trabajar nos desbalije la casa? ¡No jodas Fermín!
-es lo que hay, para mí ya es de la familia, te guste a ti o no.
-te estás equivocando y encima me estás tocando los cojones, macho, eso es decisión mía.
-Ya está bien de discutir, vamos a conocerla y punto, Manuel, luego se verá.- cortó Marian – adelantaros que luego vamos nosotros, nos vestimos y vamos.
-no me importa que esté una noche en mi casa, pero esto lo arreglas, no me toques tu a mí los cojones, que lo he hecho por ti.
-eso lo tenía que haber decidido yo, te has metido donde nadie te  llama.
-Luego nos vemos, os esperamos en casa.- dijo Luisa
-si es que os ha dejado algo.
-Manuel………
Ya se iban, cuando Fermín se dio la vuelta.
-a ti también te tuve que ir a buscar a una comisaria, la historia se repite. Serán los genes. ¡No te jode el tío!
-no me toques los cojones Fermín.
En cuanto escuchó la puerta cerrarse subió a ducharse, Manuel entró con ella en el baño.
-¿te parece esto normal, nena?
-pues, no, pero es lo que hay.
-Lo lógico es que hubiera ido yo, si había que hacerla venir, lo hubiera hecho yo ¿no te parece?
-sí, sí,…….
-es que, vamos a ver, nena, ¿cómo coño se le ocurre traer a una delincuente aquí? Parece mentira, le ha parecido que es de la familia, ¡ala! Que me la llevo a casa.
-ya.
-para él la familia es lo primero, está bien, ¡coño! Pero habrá que saber si es ¿no te parece, nena?
-sí, claro.
-El ve a la familia como algo idílico, todos tenemos que estar contentos y felices, mi concepto de familia, no tiene nada que ver con el suyo, y él lo sabe.
-ya.
-haber ¿de qué me ha servido tener a mi hermanos si siempre he estado más solo que la una? Para mi él es la única familia que he tenido durante muchos años, así que ahora no venga tocándome los cojones! ¿No es así nena?
-ya.
-el único que ha estado cuando lo he necesitado ha sido él, no me puede imponer familia, es decisión mía.
-¿te vas a duchar?
-sí.
Salió del baño y él detrás.
-¿tu qué opinas, nena?
-que dejes de darle vueltas, estás mezclando churras con merinas, vamos a conocerla, cuando Fermín la a traído, será porque sabe lo que está haciendo. Dúchate y vámonos.
-¿te estás poniendo de su parte?
-no, me estoy poniendo de parte de esa niña, No te estás dando cuenta, pero estás retrasando verla, Venga, ¡ya!, te espero abajo, si en diez minutos no bajas voy sola ¿vale? Pues arrea.
Está nervioso y me lo está pasando a mi ¡qué pesado! ¿Dónde andará mi Manolo? Este no es, la madre que lo parió, ¿qué tendrán que ver sus hermanos en esta historia? ¿Por qué le dará tanto miedo conocerla? Ni que se lo fuera a comer, parece que hemos cambiado los papeles ¿no suele ser él, el que tira siempre de mi? Pues ahora me va a tocar a mí, haber si lo hago bien. ¡Pero qué indecisión! Me lo ha cambiado ¿Dónde andará mi Manolo? ¡Vaya día más largo! ¡Por favor!
-¿te parece conveniente meter una delincuente en casa?
¡Jode.!
-¿ya estás?
-¿así voy bien o me pongo traje y corbata?
-estás guapísimo – dijo abrazándolo y dándole un sonoro beso en la mejilla –Vamos guapo que aquí mandas tu.
-pues cualquiera lo diría.
-para poder decidir tienes que tener información, luego decides lo que sea, yo estoy contigo.
-¿no nos podemos quedar en casa y mañana voy a informarme? Tenemos algo pendiente.
-no, eso luego, ahora nos vamos.
-¿andando?
-en coche, que se llega antes. ¿Si tú nunca quieres andar? ¡Será posible!
-y si vamos hasta allí y luego no hay sitio para aparcar, hoy es viernes.
-pues desmontas el coche y me lo meto en el bolso.-                                                                                              ¡qué agonía! ¿Dónde andará mi Manolo?
Fueron todo el camino sin abrir la boca ¡por fin! ¡Gracias Dios mío! Pero estaba muy nervioso, y no le gustaba nada verlo así, se sentía impotente al no ser capaz de tranquilizarle, pero bueno es normal que esté así, hay que ponerse en su pellejo, tela con la historia que tiene, agradable no puede ser, y menos como fue concebida esa niña, que de niña ya no tiene nada, ya es toda una mujer, a saber la vida que ha llevado, si mis cuentas no fallan está sin madre desde los cinco años, ¡pobre! en fin, no adelantemos acontecimientos,  a lo mejor a estado con unos padres adoptivos estupendos y ha salido rebelde.
-ya verás como todo va a ir bien.
-no sé ni cómo estoy, que es la hostia, nena, me estoy poniendo cardiaco, si esta es mía, dos hijos he tenido, nena, pero ninguno de los dos a estado conmigo, a ninguno de los dos he podido cuidar, podía haberse ido, que me daba lo mismo, dejar los niños conmigo, si ella no quería al niño, solo se lo llevó para joderme la vida, un niño que podía haber vivido bien conmigo, no le hubiera faltado de nada, hoy estaría vivo, nena, David tendría treinta y un años, cariño, todavía me duele, la mala vida que le dio, lo tenía en un burdel, nena por Dios, con lo bien que podía haber estado ese niño conmigo. Y ahora me entero que tuvo una hija, que se supone que es mía, ¡joder! ¿Pretendéis que me lo tome como una buena noticia? No puedo, nena.
-es normal, mira para adelante, estás a tiempo de ejercer de padre, es muy joven, se es padre desde que nace hasta que te mueres, que es lo lógico, lo ilógico es que ellos desaparezcan antes que nosotros, pero ya no se puede hacer nada, solo tirar para adelante, perder un hijo es algo que no se olvida, sin meternos en la la forma en que hayan desaparecido, nunca se te va a olvidar, es imposible, si encima se dan tus circunstancias , menos, pero hay que tirar para adelante, esa niña necesita una explicación, tiene que tener muchas preguntas, solo tú puedes contestarlas, no sabemos qué vida a llevado, tenemos que preocuparnos de ella, nunca es tarde, lo demás es pasado, cariño. Para adelante. ¿Vamos? tu hija te está esperando, yo estoy ilusionada, perdí una, no está en mi mano recuperarla, pero te juro que por esta niña voy a hacer lo que haga falta, si está falta de cariño, ya no le va a faltar, quizá sea difícil, al principio, ya es una mujer, pero si se parece a ti, todo es cuestión de quererla, ¿no te parece?
-no sé qué haría sin ti, nena. ¿Por qué no te conocería con diecisiete años? Todo hubiera sido distinto.
-llama.
Luisa abrió la puerta.
-están en la sala.
Padre e hija se quedaron mirándose, sin saber ninguno de los dos que decirse, duró poco. Manuel volvió a ser él.
-encantado de conocerte –miró a Marian y sonrió- Esta es Marian, mi mujer.
-Encantada Nekane, Eres idéntica a tu padre.
-es igual que mi hermana, parece que la estoy viendo a ella, Está claro, que eres de la familia. ¿Qué me dices Fermín?
-el viejo se está emocionando – dijo Nagore en su tono jocoso de siempre.
-Nagore, deja a tu padre en paz.- amonestó Luisa.
Publicar un comentario