lunes, 26 de julio de 2010

capitulo1 EL ENCUENTRO CON MI ANGEL DE LA GUARDA

Después de un mes sin parar de llover, de batir record por metro cuadrado de agua, salió un día perfecto, el sol brillaba con todo su esplendor, el cielo estaba completamente azul, no se veía ninguna nube en el horizonte.                                                               
Marian se puso el chándal , dio un repaso a su mochila para no dejarse nada y salió de casa, a las diez de la mañana ,como todos los días, para dar un paseo por los alrededores del pueblo, como llevaba haciendo todos los días durante los últimos cuatro años, cuando se había quedado completamente sola,.                                                                       
Se levanta a las siete de la mañana, hace sus tareas,  a las diez de la mañana sale a darse una caminata de dos horas, siempre el mismo recorrido.                                        
 Pero hoy no se encuentra bien, nota que tiene algo de fiebre, a su cuerpo le cuesta moverse, pero ella se empeña en seguir con la rutina que ella misma se ha impuesto, sale de casa dispuesta a darse su paseo. Le cuesta llegar hasta el pueblo, el aire no le llega a sus pulmones, su cuerpo se niega a obedecerla,  para un momento en el bar, se toma un café esperando que le siente bien remonte y poder seguir su camino. Va llegando a la última casa del pueblo cuando ya no puede más, el aire no le llega a los pulmones, su cuerpo se resiente. Como si le hubieran dado una paliza.- Si que me la he pillado- piensa. Se apoya en el muro de la última casa, pero sus piernas no pueden aguantar su peso, mira buscando un sitio donde sentarse y entra en el porche de la casa. Se le acerca el dueño de la casa, un hombre algo mayor que ella, se conocían de vista, en el pueblo todos se conocían. La ayudo a entrar en la casa
-Buenos días Marian-le saluda como todos los días-¿no te encuentras bien?
-no, necesito sentarme un momento, eso muy cansada, mis piernas no aguantan mi peso. Tenía que haberme quedado en casa, no sé porque me he empeñado en salir                   
- como todos los días-dice Manuel riéndose- recuéstate un momento en el sofá para ver si se te pasa.                                                                                                                      
Se siente desfallecer la cabeza no le va muy bien no puede respirar,- esto no es ansiedad,- piensa, -es algo más, el aire no le llega a los pulmones, estaba abatida - pensaba:- ¿qué hago yo en casa de este hombre? Pero sin entender el porqué le reconfortaba su presencia,                                                                                                                                  
-ponte el termómetro, me parece que tienes mucha fiebre –dijo Manuel que se asusto al ver el termómetro -voy a llamar al médico ahora mismo, te vas a acostar en la cama mientras  viene, ven.                                                                                                      
 - no, no en serio, no quiero molestarte mejor me voy a mi casa- intenta ponerse en pie, pero sus piernas se niegan a obedecla                                                                                                                         
 -¿te espera alguien en casa?                                                                                                 
 -no.                                                                                                                                             
 -entonces tendrás que quedarte y dejar que cuide de ti. Así que voy a llamar al médico,  mientras viene intentaremos hacer algo con tu fiebre.                                                                                                                                              
-no, de verdad, te lo agradezco pero he de irme.-
Volvió a intentar levantarse pero fue imposible, se asustó, no recordaba haberse sentido tan mal, el aire no le llegaba a los pulmones le costaba mucho respirar se estaba ahogando.  - ¿dios mio que hago en casa de este hombre al que apenas conozco? ¿Y si me hace algo? -                                    
 Pero no podía salir corriendo, su cuerpo no se lo permitía. Su cabeza estaba hecha un lió, por un lado se sentía a gusto con él , de hecho era un hombre que siempre le había llamado mucho la atención, lo consideraba un huraño, un solitario ¿igual que ella? Se pregunto. Siempre se había sentido atraída por su casa. ¿Y si no tiene buenas intenciones? No puedo salir corriendo –pensó-Dios mi ayúdame, pero su voz la reconfortaba, la calmaba, Realmente si sabia algunas cosas de él, que estaba tan solo como ella. No tenía más remedio que quedarse, esperar a sentirse mejor para poder irse, mientras confiar en él. La ayudo a levantarse, el contacto con su cuerpo le gusto, se sintió extraña, la ayudó a recostarse en la cama y a que se sintiera cómoda le dio un beso en la mejilla             
-tranquila, deja que te cuide hasta que estés bien, soy tu amigo, nada tienes que temer de mi-dijo.                                                                                                                        
Cerró los ojos y se quedo dormida casi al instante debido a la fiebre. Se despertó cuando el médico le tocó la frente, le hizo unas preguntas pero no tenía fuerzas para contestar, se sentía muy mal.                                                                                                        
 - tranquila-  dijo Manuel.                                                                                               
 Salieron de la habitación, el médico mostró su preocupación por el estado de Marian, aconsejo llevarla al hospital `.Manuel no se lo pensó dos veces,  la metió en su coche y la llevo al hospital más cercano. Después de hacerla las pruebas pertinentes el médico hablo con Manuel                                                                                                               
- tiene una neumonía grave ,hay que dejarla ingresada, para adminístrale el tratamiento oportuno                                                                                                                              
-conforme –dijo Manuel.-quiero lo mejor para ella, cualquier problema que surja quiero que hable conmigo                                                                                                                         
-¿ Es usted familiar suyo?                                                                                                                                                               - como si lo fuera, yo me hago cargo de todo lo que pueda necesitar.                                                                                                                                      
No se movió de su lado hasta que su salud  mejoro, para cuando empezó a sentirse mejor habían pasado dos semanas .le había hecho compañía todo ese tiempo, ella sabía que estaba ahí con ella, pero con el tratamiento no era muy consciente del tiempo que pasaba. Un día Manuel le dijo que tenía que pasar por su casa y darse una vuelta por su trabajo para ve cómo iban las cosas. Le dio un beso en la mejilla, y se fue. Marian dentro del  aturdimiento , intentaba resumir lo que había pasado, había conocido a un hombre que había dejado todo por estar con ella ,para cuidarla y asegurarse de que no le faltara de nada, estaba tremendamente agradecida, pero la situación de deberle algo a alguien no le gustaba ,estaba acostumbrada a valerse por sí misma. Pero por otro lado ya le echaba de menos. Solo estuvo un día sola en el hospital al día siguiente apareció  con un ramo de flores y con casas para ella, para que se cambiase de ropa, para su aseo personal...Había pensado en todo. Marian pensaba como era posible que aquel hombre con el que hasta entonces no había cruzado cuatro frases seguidas supiera lo que le hacía falta, se preocupase de ella de aquella manera, casi sabía lo que ella necesitaba sin pedírselo, a veces tenía la sensación de conocerle de toda la vida, le hacía sentirse tranquila Hacia mucho que no se sentía así con alguien.LLebaba muchos años sola ,pero estaba perfectamente, de vez en cuando quedaba con alguien para tomar un café, pero solo cuando a ella le apetecía,  rara vez. Se refugiaba en la intimidad de su casa, su único contacto con el exterior era su ordenador, que lo utilizaba para trabajar, para estar un poco al día de lo que pasaba en el mundo. Había buscado un trabajo en Internet para no tener que salir de casa, ni ver a nadie si no le apetecía, cada vez se distanciaba más de las relaciones con otras personas. Era cordial con todo el mundo pero no intimidaba con nadie. Estaba a gusto con la clase de vida que llevaba, se había acostumbrado a estar sola. Sus experiencias con las relaciones con los demás casi nunca habían salido demasiado bien así que estaba mejor ella sola .realmente nunca había tenido grandes amigas había pasado por el mundo, sin intimidar realmente con nadie. Con el único que había llegado a tener un poco de confianza era con su marido, pero tampoco consiguió tirar el muro que la separa de los demás, de todas formas su marido había desaparecido, Con lo cual se había quedado completamente sola. Ahora aparecía Manuel y hacia que se cuestionase su modo de vida. La cuidaba sin pedirle nada a cambio, parecía entender sus miedos y sobre todo la reconfortaba, su voz era como una música que le hacía sentirse tranquila. El día que salió de hospital él se había encargado que no le faltara de nada. La llevó a casa, no quiso entrar en su casa por más que ella  insistió.                                                                                                                                        
-no, estas cansada y debes descansar, mas tarde me daré una vuelta para ver si necesitas algo. Ahora descansa, tienes que acabar de recuperarte y cuidarte mucho ¿lo harás?-le dio un beso en la mejilla y se fue.                                                                                     
 Marian estaba confundida, de repente había aterrizado en su casa, volvía a estar sola que era lo que ella quería, pero echaba de menos su compañía. ¿Habré soñado con un príncipe que viene a rescatarme de mi soledad? Pensó en llamarle para agradecerle todo lo que había hecho por ella, pero tuvo la sensación de que al haberse ido, como lo había hecho, había marcado distancia con ella, no quería agobiarlo, ni caerle pesada, ya hablaría con el mas adelante. Le echaba de menos. Como todavía no se sentía muy bien se fue a acostarse. Se quedo dormida casi al instante. La despertó el sonido del teléfono.                                                                                                                                  
 -hola, ¿estabas dormida? Siento haberte molestado-oyó decir                                                
- no tranquilo ¿que hora es? - estaba totalmente despistada-¿es hora de cenar?                                                                                                                                      
 -si pero si no te encuentras bien me acerco y le llevo algo                                                
-mejor salimos a cenar algo por ahí, necesito salir, llevo mucho tiempo encerrada, me vendrá bien tomar un poco de aire- no quería despreciar la invitación de salir a cenar, además quería hablar con él.                                                                                            
En el tiempo que había estado en el hospital no habían hablado casi nada. -                    
-De acuerdo voy a buscarte- dijo Manuel                                                                   
 Se levantó y fue a ducharse y por primera vez en mucho tiempo, dudo que ropa ponerse hacia tanto que no se compraba algo bonito que no sabía que ponerse.Queria ir discreta pero a la vez atractiva. Todo era un poco raro, sentía que había vuelto al mundo. Así que se arreglo lo mejor que pudo. Su rostro reflejaba el resto de su enfermedad, así que se maquillo un poco para estar mejor. Cuando se asomo al balcón Manuel ya la estaba esperando, no le había tocado el timbre,  se sorprendió al verle. Se sonrieron al verse él le dio un beso en la mejilla                                                                                                      
 -  ¿qué tal te encuentras? He traído el coche por si no te apetece andar                            
- estoy bien, mejor vamos andando esta cerca,                                                              
  La cena fue tranquila como la de dos amigos que tienen muchas cosas que contarse, Marian tenía ganas de hablar, normalmente cruzaba muy pocas palabras con las personas con las que se cruzaba por casualidad, pero en aquel momento tenía muchas ganas de hablar, las palabras salían solas de su boca sin ninguna dificultad. Ella misma estaba asombrada de sus ganas de hablar. En el hospital a pesar de las horas que habían pasado juntos casi no habían hablado, pero ahora no podía dejar de hablar, no hablaba de nada importante, pero era como si todo lo que se había callado durante cuatro años lo quisiera soltar en ese momento. El la observaba y no la interrumpía, la dejaba hablar, asentía, se reía de las cosas graciosas que ella decía el ambiente era distendido, se reían los dos con ganas de las broma que se le ocurrían a los dos. Se pasaron la noche riendo,  parecía que no podía parar de reír, era como cuando era pequeña que le daban taques de risa. De repente se dio cuenta y se sintió ridícula, temía lo que él pudiera pensar de ella, y cambio totalmente, dejo de reír. Le pareció que él la censuraba con su mirada, sintió miedo de que el supiera cómo era ella realmente, y se asustó. Manuel no dijo nada ante su cambio de actitud y retomo la conversación, El sugirió que ya era hora de retirarse, que estaba todavía convaleciente, y debía de cuidarse. La acompañó a casa y al despedirse le dio un beso en la mejilla, como siempre. Cuando se quedo sola sintió el peso de su soledad, llevaba más de quince días sin separarse de él y ahora sin entender muy bien porque le echaba de menos. Estaba completamente sola porque ella lo había querido así, era ella la que se había aislado del todo el mundo, era ella la que había decidido crearse un mundo solo para ella, ahora que había sentido el apoyo de Manuel se daba cuenta de su soledad, aunque hasta ahora había estado la mar de cómoda, no tenia de dar explicaciones a nadie no tenia compromiso con nadie, pero ahora echaba de menos su compañía, de ese hombre al que había permitido entrar en su vida. Se fue a la cama pero no podía dormir, así que bajo a la cocina y se tomo un vaso de leche con una pastilla. Paso una semana sin que supiera nada de él, no la había llamado ni se había acercado a su casa para preguntar. Ella en este tiempo no había tenido ganas de salir de casa se paso la semana, tentada de llamarle, pero no lo hizo, quería escribir pero no le salía nada, su trabajo estaba totalmente atrasado pero le daba lo mismo, podía pasar una buena temporada con el dinero que tenia, así que le daba lo mismo, se paso los días sentada en el sofá compadeciéndose, pero sin hacer nada. Una mañana se levanto a las siete y se dijo -ya está bien,-y retomo la rutina que ella misma se había impuesto, años atrás. Volvía a hacer un día estupendo, así que decidió dar su paseo por los alrededores del pueblo como siempre hacia. Cuando llego a la altura de la casa de Manuel, deseó que él estuviera ahí para darle los buenos días como hacia  todos los días desde hacía mucho tiempo, pero no estaba y no había rastro de él, pensó en tocarle el timbre pero no se atrevió, así que siguió su camino. El día era explendido, hacia más de un mes que no salía a dar su paseo buscó un sitio donde sentarse, saco el libro, y le dedico una hora a la lectura, se sentía feliz con esa paz que le sugería el contacto con la naturaleza, ese silencio casi total, solo el piar de los pájaros. Dejo el libro y se tumbo en la hierba, disfruto del baño de sol que le ofrecía ese día tan esplendido, se encontraba en paz consigo misma. Hasta que todo cambio, siempre las mismas preguntas sin respuesta, echaba de menos la compañía de Manuel, pero tampoco quería agobiarlo, y ¿si esa relación se convirtiese en un compromiso, que la obligara a hacer cosas que no le apetecían?, quería tener el control absoluto de su vida, ¿por qué no podré tener una relación normal con alguien sin sentirme agobiada? Se preguntaba ¿porque siempre huía de cualquiera que quisiera algo más que un hola que tal y un hasta luego? Se hizo el propósito de intentar tener una relación de amistad , pasara lo que pasara, ahora la sensación era agradable volvía a disfrutar de estar en el entorno perfecto para ella. Pero cuando pasara algún tiempo él o ella harían algo que haría que ella se alejaría, como siempre ¿por qué no dejar las cosas como estaban? Era imposible se había creado un vinculo cuando menos de agradecimiento hacia él. No podía ser descortés, no podía ignorarle como hacia siempre que no quería vincularse con alguien, lo ignoraba, esa persona se molestaba y la dejaba tranquila, pero ahora esa opción no podía ser, mira que soy complicada, se dijo, algo no anda bien en mi cabeza, estaba claro que tenía un problema con las relaciones con otras personas. A veces quería retomar las sesiones con el psicólogo, pero para qué? después de muchas muchísimas sesiones, de gastar muchísimo dinero no había conseguido muchos progresos, y casi ninguna respuesta, es mas tenía más preguntas. Las respuestas las tienes tu, le decía Monse están dentro de ti,- no las veo-. Claro que tampoco había sido sincera con ella ,había algunas cosas que no le había contado, siempre o casi siempre se reservaba cosas que no contaba, pero es que no podía, le paso lo mismo que con todas las personas a las que había conocido no consiguió derrumbar el muro que le separaba de los demás seres humanos, temía manchar su imagen ,y no sabía porque esa era la gran pregunta ¿Qué crimen tan horrendo habré cometido para que me oculte de todo el mundo, para que siempre tenga esta carga de culpabilidad sobre mis hombros? Dejo el psicólogo pero estaba claro que necesitaba ayuda, si no, ahora no tendría esas dudas con respecto a Manuel, o si o no, pero lo tendría claro. Había parecido este hombre en su vida para desbaratar la pantalla que ella sola se había formado. Es mejor que mantenga las distancias se dijo es más fácil para mí. Esa sería la decisión de una persona desconsiderada, y ella no lo era, su imagen no quedaría bien parada si hacia eso,¡¡por dios, se había sentido tan a gusto con él, le había reconfortado su voz, se había sentido bien con él. Cansada de darle vueltas al tema se levanto y siguió su camino, se concentro en las cosas que veia,como hacia siempre que algo la atormentaba.habia veces que se imaginaba que era una persona que vivía en el bosque y se dedicaba a jugar con los animales que se encontraba ,bailaba con los pajarillos que cantaban para ella, se imaginaba corriendo detrás de los animalillos que se encontraba y volvía a sentirse bien.Cuando llego a casa le volvió a pesar su soledad, era muy peligroso que cayera en ese sentimiento, ya conocía sus efectos podía pasarse días enteros metida en la habitación del ordenador sin apenas comer, y sin parar de fumar, no podía dejarse llevar por ese sentimiento,se obligo a retomar su rutina. Se fue al pueblo a comprar algo para comer, entro a tomarse un café, y venció la tentación de comprar tabaco. Se fue a casa, se hizo la comida y se fue a comerla al jardín, disfruto de la alegría que le daban sus plantas, se habían convertido en una especie de familia para ella, las hablaba como si la entendieran, le hacían sentirse orgullosa de sus logros, se volvía a sentir en paz. Cogió su cuaderno y se puso a escribir lo hacía a modo de terapia, escribía lo primero que se le venía a la cabeza como hacía en las sesiones de psicología, pero ahora no se reservaba nada lo contaba todo tal y como le venía a la cabeza...
Publicar un comentario